UN VIAJE POR LO INEXPLICABLE

115 8 4

Me duele la cabeza; es un fastidio despertar cada mañana, y atormentarme con los mismos recuerdos. Lo sé es estúpido de mi parte, pero es involuntario, me acostumbré a estar doblegado ante mis vacuos pensares. La migraña se ha acrecentado en los últimos meses. Quizà el hecho de consumir café y chocolate seguido ayude. En este punto de mi vida, nada tiene sentido y nada me afecta, si muriese hoy daría lo mismo, partiría sin remordimiento, sin pena, sin gloria.
Al salir el sol, mi expresión taciturna y mi falta de cuidado, muestran a un hombre demacrado que sufre por no saber vivir adecuadamente.
Hace cinco años, a las once del día, de aquel 15 de noviembre todo cambió.
En aquel entonces, mis sueños estaban a flor de piel, amigos, familia, trabajo, expectativas, todo convergía en un mismo punto; y ella, con su sonrisa inusual, sus dientes perfectos, sus ojos color miel, cabello azabache y mirada penetrante hacían de mi, ese tipo de persona que siempre quise ser.
Viajemos amor solía decir con frecuencia, conquistemos el mundo gritaba con voz de mando, y yo le dedicaba una sonrisa y un... lo que desees amor. No entendía cómo ni por qué, pero al final se hacía dueña de mi voluntad. No reclamaba, siempre atenta, y con esa personalidad arrolladora, me ponía de rodillas ante su petición.
La amaba y admiraba, no hubo momento en el que no sientiera ganas de dar la vida por hacer realidad alguno de sus sueños.
Pero la vida es injusta saben, yo que nunca tuve vida propia, que mataba mi cerebro y cuerpo con alcohol y drogas, que no tenia sueños, ni ganas de vivir, yo un pobre diablo sin futuro prometedor, aún respiro, pese a mis futiles intentos de abandonar la tierra, de hacerme uno con ella, de querer volver a verla, me levanto, cada día, recordando aquel fatídico momento en que ibamos de la mano, y de un momento a otro, sin previo aviso, la muerte te reclamó.
El terror que sentí al verte llorando, intentando en vano respirar, no lo olvidaré amor. La luz de tus hermosos ojos se apagó, y de inmediato el azul cielo, se torno en un grisaseo de aspecto fantasmal.
Mis manos temblaban y mi voz trémula, ni un te amo alcanzó a esbozar. Lloro en silencio, en medio de recuerdos, entre sabores y olores, entre imàgenes y terrores, lloro por que ese día aquel auto te estrelló a ti, pero nos asesinó a ambos.
Respiro pero no vivo, mis ojos también han perdido su brillo, los pocos amigos que me quedan, insisten en su eterno lema de "la vida sigue" pero comprendo, no entienden que mi razón de existir eras tu, y que mi vida estaba ligada a la tuya.
Soy un cobarde que no acepta las cosas, que se excusa entre letras, y que solo espera el día en que la muerte lo reclame para su lado. Haz sido paciente amor, pues morir ya lo hice, lo que falta es dejar de respirar, ten calma, el día llegarà, y entre besos y amor, de nuevo renaceràs, juntos estaremos una vez màs, y esta vez, yo te juro amor, que nadie nos podrà apartar.

HISTORIAS BREVES¡Lee esta historia GRATIS!