Favor de avisar si hay errores ortográficos, gracias y disfruten.

Escucho como algo da en la ventana de mi cuarto haciendo que abra mis ojos. Todavía es de noche... Siento como alguien está apoyado en mí. Miro a mi lado y me encuentro con un Arco dormido con sus patas abrazándome. Otra vez el sonido, miro la ventana y observo como una mano toca de repente la ventana.

Me pego más a Arco por el miedo. -Iris, soy yo.- observo mejor la mano algo... parece que está hecha de arena. -Aurora.-

Salgo rápido de la cama y abro la ventana encontrándome con una Aurora seca -Oh por Dios ¿Qué te paso?- miro a Arco que sigue en el quinto sueño.

Miro la puerta pero estoy segura que lo despertara o atraeré la atención. Aurora respira con dificultad... salto por la enorme ventana sin hacer ruido. Tomo de la mano de Aurora con delicadeza y la llevo cerca del lago de la vida.

Cuando llegamos Aurora ríe -Ya se lo que sintió Arco.-

Tomo su rostro - ¿Tomaron tu poder?- esta niega.

Me enseña su brazo y veo una marca de luna menguante. -Es mi castigo por ayudarte, además ya no tengo poder. Todo fue transmitido hacia ti...- tose un poco. -Ya mismo perderé mi energía como guardiana.-

Tomo su brazo y niego. -Tenemos la misma energía, te puedo ayudar.- miro hacia la choza. -Arco también te pude ayudar.-

Aurora sonríe -No es necesario no puedo vivir para siempre.- se encoje de hombros, pero sus ojos brillan al mirarme. -Escuche que no permitiste que mataran a los que tomaron a Arco.-

Esta se sienta en el suelo y yo la sigo. -Bueno... creo que me arrepentiré.-

Aurora niega -Haz demostrado que eres una líder buena.- miramos el cielo forrado de estrellas. -Vine a decirte gracias.-

La miro sin entender -Luchaste por Arco, no seguiste mis pasos.- esta me mira curiosa.

Suspiro - ¿Qué?-

-Después de ver lo que sucedió hace miles de años ¿no me vas a hacer preguntas?-

Me conoce un poco -Los cachorros... ¿Luna los tomo?- desde que supe eso he estado pensando en los cachorros, tal vez quede familia de Arco.

Aurora se sorprende por la pregunta, pero niega. -Cuando me fui con Maximiliano tenían que tomar la decisión de mi vida o la de ellos. No tenía la fuerza suficiente para tenerlos, era mucho poder en mi beintre y más si eran gemelos.- Miro nuevamente las estrellas. -Peleamos yo quería tenerlos así que me escape del norte y llegue al centro.-

Mi corazón late fuerte al escuchar eso -Si los perdiste cuando eran niños es que Luna los mato por su poder.-

Esta niega -Nunca deja que los encontrara, pero murieron...- Aurora se toca el vientre. -No tuve la fuerza para tenerlos.- sus ojos se llenan de lágrimas. -Todos los lobos me estaban buscando así que me escondí entre las montañas. Los lobos de Luna blancos como la nieve me buscaban por todos lados, esos siglos me la pase escapando de sus garras.-

Miro mis zapatos -Entonces no quedo familia de Arco.-

Aurora me sonríe -Claro que no.- niega. -Pero si de mí estudiante.- la miro sin entender. -Una vez los lobos casi me toman y había una niña que me encontró. Una Luna...- Aurora me mira recordándose del pasado. -Pensé que me mataría pero me cuido, una loba que tanto temía si me encontrara. Una gran guerrera, poderosa, inteligente y justa. Era diferente a los otros lobos.-

Me concentro en su historia -Entonces un enemigo te salvó la vida.-

Aurora asiente -Me curo y no me entrego. Sabía que si me entregaba habría más muerte de lo que había para ese entonces. Muy madura para su edad...- siento su mirada en mí. -Te pareces mucho a ella.- algo en mi corazón se conecta a algo, pero no podía ser. -Vi en una Luna el bien y le enseñe parte de lo que se, la energía natural.-

Alfa Iris-Conexiones-¡Lee esta historia GRATIS!