CAPÍTULO 34 ~ Excitación ~

1.2K 182 26

********************Comentar y etrellita*¨¨¨¨¨*************************

Lo primero que hago es mirar a todas partes y preguntarme qué debería hacer.

"Dan, eres una niña buena. No puedes permitir entrar a tu novio a altas horas de la noche, y más cuando estas casi desnuda y sus ojos te están mirando de pies a cabeza mientras parece devorarte"

Dirijo mi atención hasta él, observando sus amplios hombros, sus brazos apoyados en el cristal y sus labios entreabiertos.

"A la miércoles la decencia, yo dejaré entrar a mi novio a altas horas de la noche"

Trago saliva y sin pesarlo más o intentar cubrirme, me dirijo hacia la puerta que da al balcón y la abro. JungKook se acerca lentamente cerrando la puerta tras suyo. Hay una corta distancia entre ambos, pero nuestros alientos colisionan entre sí una y otra vez.

-¿Por qué estás solo en camiseta, Dan? – Arquea las cejas y traga saliva-- ¿Intentas provocarme? ¿Dónde está ese juguete tuyo?—

Niego con la cabeza reteniendo el aire en mis pulmones—

-Claro que no. Solo era una pequeña broma ¿Por qué debería hacer eso?—

JungKook baja su mirada desvergonzadamente por mis piernas desnudas, y se acerca hasta quedar a mi lado, colocando sus manos en mis caderas que apenas son cubiertas por mis bragas.

Todo mi cuerpo experimenta una oleada que me estremece en el instante que toca mi piel desnuda.

-Entonces... ¿Puedo tocarte?—Cuestiona inclinando la cabeza hasta milímetros de mis labios.

Trago saliva llevando mis manos a su pecho y tratando de tranquilizar mi respiración, pero me es casi imposible.

Cierro los ojos y es cuando percibo su lengua reposar lentamente sobre mis labios, humedeciéndolos. Sus manos lentamente empiezan a pasar por mi cuerpo, tomando mis glúteos entre ellas y dando pequeña presión.

-ahhh—gimo pero él calla en su boca al posarla sobre la mía—

Subo mis manos con rapidez hasta su nuca, y lo rodeo con los brazos. Él inclina su cuerpo hacia el mío y me fricciona contra él. Mi cuerpo se ha curvado contra él, y mis rodillas parecen estar a punto de fallarme en cualquier momento.

Mi camiseta se ha subido un poco al levantar los brazos, y JungKook la está siguiendo con las manos, delineado mis curvas con sus manos hasta dejarlas en mi cintura. Parece obsesionado con aplastarme contra él.

Rápidamente regresan sus manos a mis glúteos, mandándome olas explosivas de excitación.

-Me tienes loco—Murmura—Demasiado loco por ti, Dan— Me sujeta con fuerza y sé que es esa la señal para levantarme hasta sus caderas y rodearlo con las piernas.

Camina unos pasos y pronto lo siento inclinarse hasta reposarme sobre mi cama, dejándose él caer sobre mí.

Todo el peso de su cuerpo ejerce sobre mí. Sus caderas entre mis piernas, ejercen ficción y un gemido ahogado nace de mi garganta,

Una de sus manos me toma por la cintura, arqueándome contra él mientras que la otra se desliza por mi cintura, mi cadera, mi glúteo, mi muslo y a lo largo de mi pierna.

Su lengua se halla acariciando sedienta la mía, relamiendo mis labios hasta que abandona mi boca y desciende por mi barbilla, mi cuello y mi clavícula. Empieza chupar lentamente esa parte de mi piel, provocando que gemidos pequeños abandonen más rápido mi boca.

-ahhh—gimo y empujo mis caderas contra las suyas, provocando un gruñido ronco de la garganta de él.

Un pequeño golpecito y luego un gemido ahogado lleno de consternación nos sobre exalta.

-Maldición—La voz de mi padre es tan gruesa y llena de estupefacción.

Rápidamente JungKook rueda de mi cuerpo y yo me cubro con las colchas mirando hacia la puerta mientras escucho pasos apresurados venir. De pronto distingo llegar a mi hermana y mi madre al mismo tiempo, abriendo los ojos de par en par al vernos a JungKook y a mí.

Miro de JungKook, que se ha parado junto a mi cama con uno de sus brazos a los lados y el otro pasándose por el cabello, inquieto; hacia mi familia.

Mi madre parece asimilarlo más rápido; así que pronto está ocultando una carcajada para que mi padre no la escuche. Mi hermana parece hacerme preguntas con su mirada, las cuales me niego a responder. "No. No lo hemos hecho" Nos acaban de interrumpir ¿Es que no lo ve?

Es ahora que mi padre mantiene el rosto completamente serio, los brazos cruzados y la vista mirando fijamente a JungKook.

Mi padre levántala vista y la dirige hacia mí—

-Los espero en cinco minutos en la sala—Nos señala—A ambos.

Y diciendo eso empuja a todos fuera, dejándonos a JungKook y a mí solos, nuevamente.

Trago saliva ante el temor de lo que nos espera.

-Lo siento—Susurro—Olvidé cerrar la puerta con seguro—

JungKook gira hacia mí y se deja a caer a mi lado, subiendo su mano hasta mi mejilla y presionando sus labios sobre los míos con una leve sonrisa e satisfacción en ellos.

-Ha valido la pena—Bajo su mano acariciándome nuevamente los muslos—Estas preciosa, Dan. Pero creo que tu padre va fusilarme hoy, así que supongo que deberíamos aprovechar mejor estos cinco minutos ¿No crees?—

Mis mejillas se tornan de rojo, así que rio nerviosa—

-¿solo cinco minutos son necesarios?—Él asiente y yo me sonrojo aún más—Pero no tengo ningún preservativo a la mano y...

JungKook arquea las cejas y sonríe inclinándose a besar la puntita de mi nariz—

-Hablaba de darte un beso, Dan—Susurra vacilante-- ¿En qué estás pensando?—

Mis mejillas se tornan de un color más intenso; así que lo empujo exigiendo que me permita vestirme.

-Eres un tonto, Jeon JungKook—Me quejo levantándome de la cama para tomar mis pantalones— Calla. Es mejor que no vuelvas a aparecer por mi ventana o juro que te arrojaré por el balcón.

La risa de él se distingue justo a mis espaldas, por lo que me detengo quedándome fría al tener mis pantalones ya colocado, más no abrochados.

-Vamos, no te enojes—Ríe en mi oídos descendiendo sus manos en mis caderas, empujándome contra él. Rápidamente distingo algo duro aprisionando en mi espalda. Trago saliva al distinguir de lo que se trata. "Una erección"

-Sabes que me gusta bromear contigo—Murmura en mi oído—Me gusta hacer muchas cosas contigo, incluso cosas que aún no hemos hecho—Muerde con ligereza mi oreja. Suelto un suspiro llevando las manos a mi pecho. Mi corazón está acelerando su palpitar.

-¿Cómo qué cosas?—Mi voz es apenas un gemido, pero eso a JungKook parece divertirle—

-Exactamente lo que estas imaginando, Dan—

Entreabro los labios y gimo muy despacio cuando sus dedos se deslizan por los lados de mis pantalones.

-Dímelo tú—Jadeo y empujo mi cuerpo contra él. JungKook gruñe en mi oído y presiona sus labios en mi cuello-

-Hacerte mía—Murmura y mis rodillas fallan.

*********************************************************

MANUAL PARA UNA DAMA¡Lee esta historia GRATIS!