-¡Para mi no fue ninguna perdida de tiempo, lo disfruté mucho!.-Sonrio conteniendo sus lágrimas.

Él pelinegro quedó sorprendido ante las palabras de Naruto.

-De hecho lo volvería a repetir.

La habitación quedo en silencio durante unos minutos, Naruto rogaba que Sasuke dijera por lo menos una palabra, pero no sucedió.

-Perdón por molestarte, ya me voy.-Hablo él rubio levantandose de la cama y dirigiéndose hasta la puerta.

-Na...Naruto...

-¿Si?-Hablo  sin darse vuelta.

-No...nada...

Naruto abrió la puerta del dormitorio de Sasuke, saliendo de allí y caminando hasta su habitación.

Al llegar a su cuarto él rubio se tiro en su cama boca a bajo conteniendo sus lágrimas.

-Prometí nunca mas llorar... No romperé mi promesa.

-Naruto ¿Puedo pasar?-hablo Deidara tocando la puerta.

-Pasa.

La puerta del dormitorio se abrió y inmediatamente, Deidara camino hasta la cama sentándose al lado de Naruto.

-Oye Naruto ¿estas bien?

-¡Estoy perfecto! ¿Por que debería no estarlo?-Hablo dandose vuelta de modo que ambos quedaran cara a cara forzando una sonrisa.

-A mi no me engañas-Hablo acariciando su cabello.

-Por favor Deidara, dejame solo, necesito descansar.

-Ahg esta bien.-Hablo levantandose de la cama en direccion a la puerta- Espera, Hinata quiere hablar con tigo.

-¿Hinata?

-Si, ¿Quieres hablar con ella o no?

-Esta bien.-Suspiró tapando su rostro con la almohada.

Deidara salio de la habitación de Naruto he inmediatamente, Hinata entro al dormitorio de Naruto.

-¿Na-Naruto-kun?

-¿Que sucede?

-Per... perdón por lo que paso en la fiesta...-Hablo con la cabeza agachada.

-Fiesta...fiesta... ¡ah! Esta bien, eso paso hace 4 años, no importa.

-¿En...entoces, po podriamos ir a tomar algo?

-Estaria bien despejarme...-Susurró inaudible-Bien, vamos...

-¿De de verdad?

El rubio se levanto de la cama y caminó hasta Hinata estando a centimetros uno del otro.

-¿Q...que pasa Na Naruto-kun?-Dijo Hinata roja como un tomate.

-¿Vamos?

-Cla claro...

Ambos salieron del dormitorio bajando las escaleras hasta llegar a la planta baja dónde se despidieron y salieron de la casa, comenzando a caminar hasta el restaurante mas cercano.

Una vez allí, se sentaron en una de las mesas del lugar, esperando a que el mesero los atendiera.

-M- me hace muy fe feliz que haigas aceptado esta cita, Na Naruto-kun

-¿cita?-Hablo confundido.

-S-si...

-Naruto! !Hasta que tienes una cita con alguien que no sea un hombre! Estoy anonado.

Yo Te Protegeré (Hermanos) (SasuNaru)¡Lee esta historia GRATIS!