41

146 16 3

Narra Naruto:

-Y bien, Si necesitas algo solo llámame...

-Claro claro... Bien, adiós.

Estaba a punto de irme cuándo Sai aferró mi brazo girandome hacia el.

Antes de que pudiera decir alguna palabra, Sai soltó mi mano para luego agarrar delicadamente mi cintura, pegandome a él y estampando sus labios con los mios.

Fue un beso corto, sólo fue el contacto de ambos labios haciéndome recordar aquéllos sentimientos que alguna vez sentí por él.

-Adiós.-Sonrió.

No podía hablar, había quedado en shock por unos segundos, cuándo reaccione él ya no estaba.

Sin gritar caminé hasta casa y al abrir la puerta pude ver a la misma chica de antes con una sonrisa en su rostro.

-Buenos días Naruto-Kun.

-Buenos días...-aquéllas palabras habían quedado en él viento, no sabía su nombre...

-Kiara.-Sonrió.

-Kiara-complete mi anterior comentario.

-La señora Mikoto lo esta esperando en la cocina.

-Gracias.

Caminé hasta la cocína y al llegar me encontré con Karin, Ino, Sakura y Hinata.

-Hola. -Hable lo mas frío y cortante que pude.

-Na...Naruto-Kun.

-¡Naruto! ¿Dónde estabas?-Hablo Mikoto levantándose de la silla y caminando hacia mi, abrazandome.

-Estuve en una fiesta...-Hable sin importancia.

-Naruto, Cuánto tiempo-Sonrio Sakura burlona-Si que cambiaste.

-¡Sakura-chan! Si que sigues igual de plana.

-Naruto! ¡No le hables así a Sakura! ¡Es una mujer!-Hablo separándose de mi.

-Si se puede considerarse mujer...-Susurré casi inaudible.

-Ya regreso niños!-Dijo Mikoto llendose de la cocina.

-¿Y Sasuke sigue contigo? Ah no espera... Esta con Dalen!-Hablo Karin sarcástica.

-Deja de molestar Karin.

Me di vuelta saliendo de la cocina y al entrar al comedor pude ver a Sasuke caminando hasta las escaleras con la cabeza agachada, se notaba que estaba llorando.

Me sentí realmente mal,mi mente estaba hecha un desastre.

Me decidí y caminé hasta las escaleras subiéndolas y caminando por él pasillo hasta llegar a la puerta de Sasuke.

Golpeé suavemente la puerta y desde adentró se sintió lo voz de Sasuke permitiendo que pase.

Abrí la puerta y observe a Sasuke sentado en su cama de espaldas.

Me acerqué a la cama sentándome en su extremo con la cabeza agachada eligiendo las palabras exactas.

Narrador

-Oye Sasuke...

-¿Que quieres?

-Perdón...

-No tienes por que pedirme disculpas...Todo quedo en él olvido, cada uno debe hacer sus propias vidas no? Después de todo, solo fue una perdida de tiempo.

Los ojos del rubio se llenaron de lágrimas, las palabras de Sasuke le habían dolido demasiado, solo se dispuso a contestar dejando de lado su orgullo.

Yo Te Protegeré (Hermanos) (SasuNaru)¡Lee esta historia GRATIS!