Capítulo 9

3.4K 450 112

Así que la vida es esta cosa que Louis no llega a entender, con bordes agrietados, suelos tambaleantes, tonos de demasiados colores filtrándose y mezclándose y mareando a Louis, risas ruidosas y otras forzadas, sonrisas que no siempre son sinceras, la crueldad intentando vencer a la bondad, lágrimas sacándose en mejillas enrojecidas y cayendo de ojos cansados y tristes. Ilusión brotando de corazones esperanzados y otras apagándose en corazones ya rotos, abrazos que se sienten cálidos, cigarrillos inundando ceniceros en noches de insomnio, personas luchando, personas rindiéndose, paredes a medio pintar de lo que iba a ser la casa de tus sueños y termino en un pequeño piso alquilado, amores idealizados, amores realistas, amores tóxicos y grietas que pretenden representar a cada una de nuestras experiencias y heridas y cicatrices que nos recuerdan que estamos vivos.

Y ahí está Harry subido sobre la mesa de la cafetería en la que están sentados, y Louis piensa que Harry ama la vida completamente y que tampoco la entiende y que quizá si lo hiciese solo amaría partes diminutas de ella o estaría tan jodido como él. Pero Harry es ahora y parece haber convertido el ahora en un lugar para vivir, en una oportunidad para hacer algo grande, para reír como si mañana no lo fueses a hacer, para cantar tan alto que tu garganta duela, para ser tu mismo y que por una vez no importe si te miran. Porque Harry ama la vida, porque Harry ama los ahora y los durante y los después y puede que los para siempre mientras Louis lucha por ser capaz de soportar el ahora y poder llegar al después sin creer en un para siempre.

Y Louis no entiende a Harry así como tampoco la vida, y nunca nada fue tan terriblemente emocionante.

Liam a su lado observaba a Harry con curiosidad, y Niall frente a él luchaba por lucir avergonzado pero era delatado por la diversión y el orgullo mezclándose con la admiración que destilaban sus ojos. Harry carraspeo de nuevo y esta vez más alto ahora sí logrando la atención de los presentes.

El rizado sonrió y entregó los folletos que sostenía a Niall, y a continuación se preparó para hablar no sin antes dedicarle una mirada a Louis quien solo asintió con una suave sonrisa.

"¿Podéis escucharme un segundo?" pidió sin realmente esperar una respuesta, comprobó que todas las miradas estaban sobre él y se decidió a continuar. " Puede que muchos de vosotros tengáis complejos, inseguridades puede incluso que ni os gustéis a vosotros mismos. Quizá os miráis al espejo y no encontráis ninguna cualidad, quizá odiáis vuestra nariz o puede que el problema sean vuestras cejas o vuestros labios o sencillamente vuestros muslos. Y tal vez veáis a esa gente que aparece en televisión o en las revistas y penséis ¿por qué no puedo ser igual?"

Los presentes observaban con atención a Harry y Louis pensó que era imposible no mirarle, que Harry era brillante y que había nacido para estar delante de un público, para recibir toda la atención y jamás ser ignorado. Y tuvo que reprimir la sonrisa, porque aquel era su extraño mejor amigo. Sí, mejor amigo y Liam no tiene porque enterarse de que ahora él es solo uno de sus mejores amigos y Louis en su defensa solo puede decir que no pudo evitarlo porque Harry es Harry y tiene ese algo que logra atraparte.

"Y yo os digo, ¿por qué queréis ser como ellos? ¿por qué ellos son mejores? ¿por qué creéis que la belleza física es solo para unos pocos? ¿por qué os desvalorais? Y quizá no sepáis que sois igual de válidos, que la belleza es algo mucho más amplio, que la belleza se halla en multitud de formas, que la belleza no tiene que significar perfección, solo debe hacerte sentir algo" miró fugazmente a Louis y este solo sonrió de nuevo ". La perfección es solo un concepto inventado, porque no existe. Quieren que seamos algo que nunca seremos y que nunca existirá. Durante demasiado tiempo nos han estado diciendo que los defectos son malos, que las imperfecciones hay que ocultarlas. ¿Y sabéis qué? No lo hagáis, las imperfecciones también forman parte de vuestro cuerpo, son parte de vosotros y no hay nada de malo en eso. Y no diré que tenéis que aceptaros por como sois porque sois perfectos, no. Diré que tenéis que aceptaros tal y como sois porque por algo sois así, porque nadie puede decidir por vosotros si vuestro cuerpo es bonito o no, porque la belleza es subjetiva y no se encuentra en los ojos de quien la mira, porque habrá gente que no la vea. " suspiró y siguió hablando " Y de esto irá la obra de teatro que estoy preparando, así que si os sentís identificados, venid a verla." sonrió " Niall os repartirá los folletos con toda la información" el rubio asintió y se levantó de la silla dispuesto a obedecer entre tímidos aplausos por el discurso de Harry.

Rules of beauty ; Larry StylinsonDonde viven las historias. Descúbrelo ahora