Narra Zayn

No sabía que hacer, ni que decir, ni nada. El tiempo parece haberse detenido, las personas han desaparecido y solo somos nosotros. Helen, Brenna y yo, frente a frente. Pero ninguno se atrevió a decir nada.

<<Qué demonios hacía ella aquí>> pienso

"Qué haces aquí?"- finalmente me atrevo a preguntar.

"Vacaciones"- responde ella. No digo nada, pero no puedo evitar fijarme en su atuendo, sigue igual que siempre, la única diferencia es que su cabello estaba mas rubio. Llevaba unos short, con una camiseta más grande que su talla, botas rojas y mallas negra. Me fijo en su mirada y me doy cuenta de que ella mantiene su mirada en Brenna, llevo mi vista a mi chica y me arrepiento en ese momento de haber preguntado, y no solo irme y ya.

<<Olvidas que con la chica que acaba de aparecer, la engañaste>> me dicen los demonios de mi cabeza

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

<<Olvidas que con la chica que acaba de aparecer, la engañaste>> me dicen los demonios de mi cabeza. Brenna parece que romperá en llanto en cualquier memento, ella se muerde el labio inferior, soy consciente que es una forma de contenerse, me mira y luego a Helen. Esto es incomodo, muy incomodo.

"Siguen juntos"- susurra ella. Y yo solo asiento, en ese instante siento como la mano de Brenna aprieta la mía, vuelvo mi mirada a ella, pero Brenna solo mantiene su mirada en Helen, casi llorando. Dios ella no está bien.

"Lo siento"- dice Helen, literalmente le está pidiendo disculpas, pero al parecer Brenna está lo suficientemente aturdida, y triste como para articular palabra alguna. Es indescriptible la manera en la que Helen la mira en éste instante, ella baja la mirada por dos segundos para luego mirarme, y ahí es cuando veo sus ojos llorosos.

"Lo siento"- dice casi en un susurro inaudible, pero ésta vez se dirige a mi, y una lagrima se resbala por su mejilla antes de que emprenda su camino lejos de nosotros.

Brenna suelta mi mano y se sienta en el bordillo de la calle, seguido de eso lleva sus manos a su cabeza, solo pude escuchar un sollozo.

"Bren.."- voy a su lado y acaricio su espalda.

"No puedo respirar bien"- dice ella entre lagrimas.

<<Joder, no sabia que esto la pondría tan mal>> pienso.

"No, no, no, tranquila, respira conmigo, vamos"- la animo, y ella hace lo que le digo, inhalo y exhalo, para que ella haga lo mismo, y se mantenga tranquila.

"Estás bien?"- le pregunto limpiando las lagrimas que se deslizaban sin parar por sus mejilla, su nariz había adoptado un color rojizo, lo cual la hacía ver vulnerable y tierna a la vez.

"No, claro que no lo estoy, la chica por la que alguna vez me dijiste que no me preocupara, pero que resultó que si debí preocuparme. Acaba de aparecer de la nada, y, entonces...y"- balbucea ella.

Scape | Z.M ©¡Lee esta historia GRATIS!