Capítulo 24

1.6K 119 3

Narra Matt:
-----------------------------------------------------
Al irse Val, Tess y Kenn nos preparamos de comer. La madre de Val la llamaría para decirle cuándo vendría, no le importaba que nos quedáramos y nuestros padres les gustaban que estuviéramos fuera tras años encerrados en nuestro cuarto jugando y estudiando sin amigos, comimos espaguetis y tras eso Kenny y Tess se quedaron durmiendo en el salón. Intenté quedarme despierto hasta que volviese, pero no pude.

Me desperté por un ruido de la puerta, mire y no había nadie. Fui a la entrada y escuche algo en el sótano.

Baje y era ella. Iba a tocar otra vez el piano. Me senté sin hacer ruido en las escaleras y no deje de mirarla.
Levantó la tabla y abrió el banquillo y saco unas partituras. Tenía polvo, parecía que no tocaba esos papeles have años.

Se sentó y empezó a tocar, tocaba dulzura. Y entonces pasó, canto.
Canto una canción con letra en inglés que me encantaba.
Tenía una letra preciosa, hablaba de una pérdida y dolor. Me encantó su voz, era preciosa.

Me encanta su rostro, su cuerpo, su cabello, sus ojos. Era la chica mas guapa que haya visto y la más peligrosa.

Me quedé ahí viendo como lo la chica que creía ser mala, una persona sin sentimientos. Podía estar cantando esa canción con tanta pasión. Cuando la conocí admito que le tenía miedo. Pero en estos momentos, me di cuenta, no era la chica que todos piensan.

Quería tener a alguien a su lado, quería tener a alguien con quien confiar. Quería sencillamente tener a alguien.

Al terminar, me miró. No puso cara de sorpresa, parecía que sabía que estaba.

- ¿Porque siempre apareces cuando estoy en mis momentos más personales? Ya sabes a lo que me refiero, en una de mis carreras, en mis fiestas, en mi cama y ahora cuando toco el piano...

Me levanté y me senté a su lado.

-Tocas muy bien y tienes una voz preciosa. ¿Porque no lo sabe la gente?- le dije.

-Como te has dado cuenta, me hace ser débil. Y por donde voy, eso es muy malo. No se lo digas a nadie- me dijo.

-Lo prometo.- le sonreí y le acaricie la mejilla- pero deberías sacar lo dulce de ti.

-Y tu deberías sacar lo malo.- dijo.

Le cogí la cabeza con las dos manos, su piel era suave y quería besarla, pero no estaba seguro.

-Matt, se que me quieres besar - hizo una pausa y baje los brazos.

-Te apartaste cuando lo hice.- dije serio.

-Eso es por que no me lo esperaba. Además, no me gusta que un pardillito como tú me guste.- dijo tocándome la nariz cuando dijo pardillo.

-Se que lo soy, pero...- me corto porque me beso. No me lo esperaba. Me rodeo con sus brazos y se sentó sobre mi.

Pero se quite de golpe, callendo al suelo. Su respiración estaba acelerada. Se levantó y se quito el polvo. Me miró con cara de miedo.

-No se a que mierda juegas - dijo señalandome con el dedo- pero esto no puede ser.

Después de eso, subió por las escaleras y empezó a gritar los nombre de Kenny y Tess.

Y ahí me quedé plantado, esperando entender que había pasado.
------------------------------------------------------

Quedate Junto A Mi...¡Lee esta historia GRATIS!