Presentación

9 0 0


C = La historia de Chris. 

A = La historia de Alan.

D = La historia de Diego. 

O = La historia de Omar. 

Y = La historia de Aylin. 

R = Historia de Roberto. 

K = Historia de Karen. 

C

-¡Hermano! ¡Un caracol!

-Eso no es un caracol Chris, eso un cangrejo. Los caracoles viven en conchas.

-Hermano, eres muy listo. 


A

-Niños, es hora del recreo. Todos salgan.

El silencio de la clase se comenzó a convertir en un sonido bullicioso y los niños empezaban a salir a clases animados y casi eufóricos. Un grupo de niños llevaba consigo una pelota. Unas niñas iban tomadas de la mano, contando chistes y chismes de cosas que vieron el fin de semana.

Al final del grupo iba Alan. Su mirada tímida incomodaba un poco a los presentes, e incluso su lento andar desesperaba un poco a la maestra.

A ese niño no le importaba mucho ir al recreo. El solo quería salir de ese lugar llamado escuela. Que aunque estaba lleno de niños contentos, parecía que solo lo odiaban.


O

El frío que tenía aquella mujer era penoso, verla acostada en la lluvia con solo unos harapos rotos y viejos cubriéndola ya de por sí era una imagen muy deprimente. Pero la gota de derramaba el vaso era verla con ese estómago, cualquiera diría que estaba esperando a un bebe.


D

Suena el timbre, es hora de ir a casa.

-Adiós Diego, I see tomorrow.

-Adiós André.

D salía de la escuela con pasos lentos y perezosos. Veía como el sol se tornaba a un hermoso color naranja formando el crepúsculo. El paisaje del cielo hermoso, terapéutico, relajante, pero por alguna razón D temblaba, no quería llegar a casa.   


Y

Estaba sonrojada.

Estaba enamorada.

Estaba besando.

Estaba sonriendo.

Estaba llorando.

Estaba sonriendo.

Estaba enamorada.

Estaba mintiendo.


R

Estaba triste, y aunque tenía a su amigo no quería mortificarlo con sus problemas.


K

Era domingo por la noche, y K se había terminado de despedir de su amiga. Tenía que volver a casa, sabía que no tenía ningún problema en ir a casa pero quería caminar. La noche era estrellada, pero solitaria. 


El Viento Sopla¡Lee esta historia GRATIS!