Larga Noche

6.8K 161 2

capitulo 5


Al día siguiente mi cabeza dolía y mi miembro erecto me hacia recordar lo que había sucedido la noche anterior, lentamente abrí mis ojos y al hacerlo me encontré en mi cama sólo. ¿Donde estaba Erika?, no había rastro alguno de ella, "tal vez estaba en la cocina", al menos eso pensé, pero la verdad era que se había marchado sin dejar rastro alguno.

En ese momento estaba realmente confundido, en mi mente maldije a Erika más de mil veces, no podía creer lo que había pasado; sin más que pensar me levanté de la cama y me dispuse a salir. De camino a la universidad reflexione un poco, Erika no venía conmigo, su madre me dijo que había salido un poco antes pero eso a mi me daba igual, no estaba como para verle la cara en ese momento. Al llegar al campus recibí un mensaje, no le puse atención alguna pensando que sería ella, pero luego de que mi celular timbrara varias veces lo saque de mi pantalón y revise los mensajes, estos no eran de Erika si no se Jessica, en ellos me decía que desde hoy vendría a la universidad ya que una de sus materias no la podía estudiar a distancia. Jessica era una buena amiga la cual conocí cuando pedí una pizza hace ya más de dos años, en ese momento era hasta penas un recién graduado y ella igual, desde hay nos empezamos a ver cada vez que pedía una pizza y así nos volvimos amigos, una forma rara de encontrar la amistad pero eso no importa, lo que importa es que ella ha estado recibiendo clases en línea, pero como estamos a mitad de semestre tiene que presentarse para recibir algunas clases que no puede ver desde su casa, pero eso a mi me alegraba pues tendría con quien pasar el día.

"¿Enserio? Eso es genial" le respondí, y ella a mi.

"Nos vemos en el salon"

Al leer ese último mensaje me dirigí al aula de clases, pero antes de cruzar el último pasillo para llegar a este me encontré de frente con Erika, ella no estaba para nada maso vestida. Al verme dijo.

-Lo que pasó anoche, no se que me ocurrió pero no volverá a suceder, en ese momento me deje llevar por la excitación y no pude espiar bien, así que esta noche nuevamente me toca a mi espiar-

¡Que mierda! Como era posible que dijera eso luego de que irrumpiera en mi casa anoche, en serio no lo creía.

Me dio tanta rabia en ese momento que seguí mi camino sin siquiera responderle. Al llegar al salón de clases vi hacia la entrada y allí estaba Jessica, estaba vestida con una mini falda rosada y una camisa blanca muy a su estilo pues dejaba al descubierto sus hermosas piernas, dignas de una morena. Al verme Jessica se abalanzó hacia mi y me dio un gran abrazo el cual llamó la atención de todos a nuestro alrededor, al ver como todos tenían sus miradas en nosotros aparte a Jessica de mi y la saludé debidamente, juntos tomamos asiento y escuchamos la clase hasta finalizar el día. Así pasé todo mi día en la universidad, a la hora de salida Jessica me invito unas cervezas, dije si, después de todo no quería llegar a mi casa. Al llegar al bar pedimos unos tragos y estos se alargaron, fue tanto lo que tomamos que Jessica no se podía mantener de pie, al verla así le dije.

-Es mejor irnos a casa-

-Si, es lo mejor- respondió Jessica.

Ella metió su mano dentro del bolso y mostró un rostro de preocupación, al verla le dije.

-Tranquila yo pago-

-No es eso, lo que pasa es que no encuentro las llaves de mi casa- al escuchar a Jessica no pude quedarme hay sin hacer nada. De pronto a mi mente llegó una idea, "Si llegará a mi casa con una mujer Erika no me espiaria" Enserio era una muy buena idea así que invite a Jessica a mi casa.

-Si no tienes como ir a casa quédate en la mía, hay una habitación de huéspedes allí puedes dormir, ya mañana con más calma vemos que podemos hacer-

Al escucharme Jessica aceptó, y así nos dirigimos a mi casa. Al llegar ayudé a Jessica a bajar del taxi, ella venía más tomada que yo así que entró primero, yo me quedé pagándole al conductor y echándole un vistazo a la casa de mi vecina, lentamente camine hacia la puerta de mi casa y cuando estaba a punto de entrar escuché una voz familiar.

-Tienes una invitada, que bien- al voltear pude ver a Erika, estaba en la entrada de su casa usando la misma camisa con la que irrumpió en mi casa.

-Así es, es una amiga que tomó más de lo debido y olvido las llaves de su casa, pero yo no tengo porque darte explicaciones a ti ¿O si?-

-No para nada, es más te agradezco, pues pensé que sería una noche aburrida- al escuchar a Erika no le contesté en lo absoluto, es más entre a mi casa y cerré la puerta, subí a mi habitación luego de acomodar a Jessica en el cuarto de huéspedes, pero había algo que me tenía preocupado, era Erika pues ella aún tenía intenciones de espiar aún sabiendo que habia alguien más en mi casa, ¿Acaso creía que algo podía llegar a pasar?, mientras pensaba en el porque de las palabras de Erika sentí algo acercándose a mi habitación, en ese momento pensé que sólo era mi imaginación, así que me voltee y quede mirando hacia a ventana en donde vi una sombra acercándose a ella, claramente sabía que era Erika pero estaba vez no haría nada, ni siquiera tenía razón para masturbarme, pero de repente algo de abalanzó encima mío, al mirar lo que era pude ver unas lindas tetas; Jessica estaba encima mío y podía sentir su respiración muy cerca a mi cuello, esto era malo pues allí estaba Erika espiandome. Aún así Jessica no se quitaba de encima, no sabía que hacer, esta sería una larga noche...

Juego, Pasión Y Amor¡Lee esta historia GRATIS!