No hay escapatoria 20

313K 5.4K 459

-Listo- Dije suspirando mientras me levantaba del piso con el trapo ya gris de la suciedad.  Mi padre con su silbato colgando de su cuello se acerco hacia mi- 

-¿Como va la limpieza Abby? - Su humor mejoro luego de explotar a Harry horas atras. El chico lo soporto increíblemente, no lo dejo ni respirar. Pegar, correr, lagartijas, cuerdas, pegar, pelea. Cuando pensé que el ruludo se desplomaría de tanto trabajo físico simplemente le dio una sonrisa retadora mientras respiraba con dificultad "-Tendrás que hacerlo mejor que eso Jeff-" le dijo a mi padre, quien le levanto una ceja y lo puso a pegarle a la bolsa nuevamente. Ahora había desaparecido en los vestuarios. -¿Abby?- Dijo mi padre, no me había dado cuenta que no le había contestado- Sabes va a ser mejor que te vayas a casa y descanses -dijo mientras el agarraba mi trapo, asenti- Te dejare en casa -hablo mientras se daba vuelta para caminar a buscar las llaves del auto-

-No, no te preocupes. Es de día todavía, no hay problema llegare en un segundo caminando. Estas ocupado - dije sonriendo, el me miro por unos segundos para luego acercarse a mi y abrazarme-

-Eres una gran hija - lo abrace devuelta- 

-Tu un gran padre- dije susurrando, mi padre no era de esas personas que demostraban afecto asi que tenia que aprovechar cuando se me ofrecia la oportunidad-

-Bien, apúrate antes que oscurezca asentí caminando hacia los vestuarios para agarrar mis cosas. Se escuchaba el sonido de una de las duchas andando, abrí mi locker para sacar las cosas -

-¿Hola hay alguien? - Escuche una voz conocida desde las duchas, el agua se apago dejando un silencio en todo el lugar. Mierda si me movía el me iba a escuchar. Me moví rápidamente poniéndome la corbata del uniforme- Oye hermano te estoy escuchando -dijo de mala gana, no conteste y termine de poner las cosas en la mochila- Que te jodan - dijo de mala gana, escuche como la cortina se abria. Agarre mi abrigo dispuesta a retirarme, pero un Harry completamente desnudo aparecio en la escena. Desnudo y mojado. 

-¡Mierda Abby! - Dijo llevando rápidamente sus manos a su entrepierna, pegue un grito finito tapándome la cara al mismo tiempo que me daba vuelta- 

-¡¿Acaso estas loco?!- dije con furia mirando el locker de metal-

-No hubiera salido si me hubieses contestado - dijo mal humorado- Pásame la maldita toalla que me la olvide arriba del banco -suspire mirando la toalla blanca que descansaba en el asiento de madera, apenas la agarre me di vuelta tirandosela con una mano todavía en mis ojos el trapo blanco impacto en su cabeza, el la agarro de mala gana luego de unos segundos ya la tenia enrollada en sus caderas. Todavía me seguía impresionando la musculatura de este hombre. Se dio vuelta mirándome, su cabello estaba caído para atrás completamente empapado, gotas de agua caían por su pecho fibroso decorado con distintos tatuajes- Parece como si me quisieras ver desnudo todo el tiempo - dijo burlón mientras agarraba una toalla mas pequeña y la pasaba por su cabello refregando lo-

-Como sea - Suspire-  Me retiro - Dije volviendo a agarrar mi abrigo y mi mochila que habían caído cuando me lleve la grata sorpresa. Camine hacia la puerta pasando por al lado de el pero su brazo se engancho en mi cintura tirándome adelante de el- 

-Me parece que me merezco algo luego de pasar este mal rato - Su rostro demostraba la diversion. Como era que no estaba cansado luego de todo el ejercicio que le habia hecho hacer mi padre -

-Llega a entrar mi padre y nos ve asi puede pensar.. - no segui ya que el rio-

-Por eso tienes que darme algo ahora o no te dejare ir - Dijo levantando las cejas, cambie el peso de una pierna a la otra.- 

-¿Que quieres? - dije ansiosa, el sonrió sin mostrar los dientes. Me hizo recordar a una sonrisa de un lobo a punto de comer su presa, tanto que me hizo estremecer. Acerco su rostro a mi, pude oler el jabón, shampoo y su típico aroma. Tan adictivo- 

-Un beso - dijo en susurro ronco. Todo paro, solo estaba nuestras miradas. Un silencio invadió todo el vestuario, levante un poco mas mi rostro por la diferencia de altura. Su rostro estaba completamente serio, no estaba jugando y eso me aterrorizaba. 

-Pensé que eras de los que los robaban, no los pedían - ataque, pero mi voz sonó baja al igual que la de el. Achino los ojos mientras daba una pequeña sonrisa- 

-Solo te estaba avisando, yo no pido las cosas - Su rostro volvió a ser serio y su mirada me hechizo por completo-

-No, claro que no- Escuchamos a mi padre del otro lado de la puerta, ambos nos miramos con ojos grandes. Agarro mi mano y me tiro hacia una de las duchas cerrando la cortina, Mierda eran demasiado chicas. Estaba por hablar pero su cuerpo me aprisiono contra la pared, llevo su dedo índice a mis labios callándome-

-¿Abby? - Dijo mi padre, sus pasos se sentían cerca- 

-Soy yo Jeff - Dijo Harry sin dejar de mirarme-

-¿Todavia no te fuiste? -Contesto mi padre del otro lado- 

-No, recién termine de bañarme -Mis piernas temblaban, si mi padre nos llegaba a encontrar no sabia de que era capaz- 

-¿Viste a Abby? - La voz de mi padre era delicada. Sabia que el queria saber donde yo estaba pero prefería que Harry no me halla visto. 

-Si - contesto, su mirada estaba fija en la mía, abrí los ojos con sorpresa mi respiración se corto- Antes de entrar a bañarme la vi agarrar sus cosas e irse. Estaba con su típico humor de perros - dijo mientras sonreía mostrando sus hoyuelos, la sangre volvió a mi cuerpo-

-Bien, tampoco encontré a Bob así que avísale que fui a entregarle los papeles al ministro -dijo suspirando- ya es hora que salgas de ahí y te vayas a tu casa. Deja a tu mano en paz - Bromeo  mi padre, Harry rió en silencio -

-Lo haré Jeff nos vemos mañana - El ruludo respondió todavía con una sonrisa y su cuerpo pegado al mio- 

-Adiós Harry - Escuchamos sus pasos alejarse y luego el cerrar de la puerta. Apenas me recompuse lo empuje aunque no llegue ni a moverlo -

-¿Estas fuera de mente no? - Dije sin poder creerlo, el rió. - Hacete ver por un profesional, idiota- dije volviendo a agarrar mi mochila que se había vuelto a caer. Apenas abrí la cortina para salir de la ducha sentí como  con un simple movimiento me atrapaba nuevamente contra la pared-

-No vas a escapar de mi tan fácil- Susurro para luego impactar sus labios con los mios-  

___________________________________________________________________________

Buenoooooooooo opa opa opaaaaaaaaa 

 ESOOOO BESOOO BESOOO

jajaj iba a hacerlas esperar un poquito mas... pero HARRY ME PUEDE... 

XOXO JG 

Las reglas del boxeador (Incompleta)¡Lee esta historia GRATIS!