Capitulo 48.

63 1 0

CAPITULO 48

Pareciera que con Angie nos llevábamos bien sin ningún esfuerzo: repasamos juntas con nuestros apuntes, y reímos mucho con cualquier idiotez que se nos pasaba por la cabeza; y de por sí ya era bueno haber hecho otra amiga. Era muy sencilla y libre, no tenía prejuicios para nada y simplemente era ella misma; lo cual me pareció una personalidad increíble.

Entre tanto, entra un profesor con anteojos redondos, un traje beige y una corbata violeta: parecía ser muy divertido y dinámico.

-Conozco a todos aquí, menos a este profesor.-dice murmurando, luego de darme un codazo.- Debe ser nuevo.

-No te preocupes, podrás soportar eso.-contesto sonriendo, ella también lo hace y  vuelve la mirada hacia adelante. El profesor saca de su maletín un montoncito de hojas y  luego dice:

-Buenos días a todos.- empieza con voz muy ronca, pero clara y un tanto graciosa. -Soy el profesor Drek, nuevo aquí. Voy a ser el tutor de las personas que aprueben. No van a verme muy seguido, pero cada vez que me necesiten en algún lugar me encontrarán: cuando tengan algún problema, yo los ayudaré, ya sea personal o sobre temas de la universidad, que, después de todo, también es personal.- hace una pequeña pausa y suspira. -Bien, ahora, los exámenes. Resuélvanlos despacio, no es nada difícil. Suerte a todos.

Toma las hojas que estaban en el escritorio y empieza a repartir. Cuando ésta llega a mí, completo los datos que me pedía y decido empezar. Doy un vistazo general a las dos hojas en las que consistía el examen, y a la hora y media ya estaba terminando. No me había resultado difícil, al contrario, fue muy fácil; quizás era todo lo que había estudiado y lo segura que me sentía.

Me levanto para entregar, dejo la hoja sobre el escritorio, y me quedo mirando como el profesor Drek la examina. Al cabo de un momento, dice:

-Pareces ser muy inteligente…-hace una pausa muy misteriosa.- Sam Riddle. Espero con ansias verte en septiembre.

Yo solo sonrío de manera muy amable sin decir nada, mirándolo muy fijo; no quería entablar una conversación cuando todos escuchaban. Veía algo raro en Drek, sentía como que sus ojos me eran terriblemente conocidos y no podía descifrar de dónde provenían. Acto seguido vuelvo a mi banco a tomar mis cosas, le dirijo una mirada a Angie y le susurro que la espero afuera. Salgo del salón, vuelvo a la sala de espera y me siento en el mismo sillón que antes. Decido mandarles un mensaje general a los chicos y también a las chicas.

“No fue difícil y creo que me fue bien. Mañana por la noche juega Miami Heat, es mi favorito, ¿vienen a verlo al departamento? Prohibido entrar sin comida. Sam.”

A los minutos, ya había obtenido respuesta: mañana todos tenían todo el día libre y vendrían, excepto Danielle, que no está en la ciudad, sino en Estados Unidos en “The X Factor” factor por unos días. Me sentí mal por no poder volver a verla, ya que quería que habláramos de la salida del viernes, como también quería volver a preguntarle sobre su relación con Liam. De Harry no recibí respuesta, lo cual fue algo esperado. Justo en eso sale Angie.

-¿Y?-pregunto ansiosa, mientras me guardo el IPod en el bolsillo.- ¿Cómo te fue?

-Creería que bien.- responde mientras se sienta a mi lado.- ¿A ti?

-Genial.-contesto con una sonrisa.

-Mejor así. Las rubias murmuraron mucho y Drek las miraba, seguro les bajara puntos. Por suerte a mí no se me ocurrió nada de eso.

-Deja de preocuparte por ellas, ¿quieres?-digo riendo por su total preocupación, mientras me levanto. -¿Por qué no nos vamos juntas? ¿Dónde vives?

-Vivo en el edificio que está en frente de Pizza Cook, ¿tu?

-¡¿Tú vives ahí?!-digo emocionada, poniendo los ojos en blanco.- ¡Yo también! ¿Cómo puede ser que nunca te vi?

-Tranquila amiga.-responde riendo, viendo mi exaltación.- Me mude hace unos días, mis padres lo rentaron para mí. La segunda cuota ya está a mi cargo, así que aprovecho y a la mañana trabajo en Pizza Cook.-hace una pequeña pausa y sonríe tristemente. -Pero no puedo ir contigo Sam, tengo que esperar a Theo. Pero la próxima vez iremos juntas y te invito una pizza, ¿qué dices?

-¡Claro!-respondo sonriente.- Te veré mañana cuando busquemos los resultados.

-Exacto. Adiós Sam, mañana te cuento más novedades.

-largo una carcajada y grito mientras me alejo-: ¡Adiós!

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!