Reto número 37

87 0 1

-Reto número 37:  Escribe una historia con los siguientes elementos: orejas, bufanda, sonajero y guirnalda.

Hacia frío, la nieve había comenzado a caer ¡Era un perfecto día de invierno! Jeremy  y yo estábamos muy emocionados; Ambos amábamos este clima y todos los años esperábamos que llegará la nieve para poder salir a jugar. Mamá y papá seguían dormidos, Ross había llorado toda la noche, esta vez ¡enserio que yo no le hice nada! Es un bebé muy lindo, me gustan sus mejillas sonrojadas y sus ojos azules. Ella siempre nos está mirando y a mí me da pena que no juegue con nosotros. Pero Jeremy tiene 6 años y yo 8, Ross apenas tiene 6 meses y mamá está algo paranoica con respecto a ella, dice que es muy frágil y aún no puede hacer todo lo que mi hermano y yo hacemos. Aprendimos de mala manera a dejar de incluir a Ross en nuestro juegos, como la vez que tomamos su sonajero y tratamos de hacer música con él, Ross se reía y aplaudía, pero mamá dijo que iba a tener que tirar ese y comprar otro, porque ahora la bebé no podría usarlo sin enfermarse. Después, cuando ayudábamos a papá a decorar la casa de navidad y jugábamos a ser momias, envolviéndonos en las guirnaldas, Ross comenzó a llorar porque nos pusimos enfrente de ella e hicimos sonidos de momias, agitando los brazos frente a ella; esa vez mamá se enojó con papá más que con nosotros, le dijo que era un insensato (no sé que es eso, pero creo que es algo malo), que Ross podría desarrollar una alergia al polvo o tener pesadillas.
Así que hoy sería día de nieve solo para mi hermano y para mí. Avisamos a papá y nos pusimos todo el montón de ropa que era obligatorio para salir (según las reglas de mamá) Ya habíamos hecho guerra de bolas de nieve y ángeles de nieve, cuando vimos a mamá detrás de la puerta del jardín, estaba cargando a Ross y nos señalaba. Jer y yo nos acercamos a la puerta, pero mamá nos hizo señas de que no debíamos entrar. Ross tenía las orejas y nariz roja; yo me veo así cuando estoy resfriada, quizá por eso mi hermanita había estado llorando toda la noche. Entonces a mi hermano se le ocurrió una idea, podíamos jugar con la bebé desde el otro lado del vidrio, eso creo que estaba bien para las reglas de mamá.  Ella se sentó en el piso y puso a Ross entre sus piernas y aunque estaba dentro de la casa, papá le puso una bufanda alrededor de su cuello, también un gorrito. Al final del día parecía que todos estuviéramos jugando en la nieve. Papá había traído una caja con bolitas blancas y cada que nosotros arrojabamos nieve contra la puerta, papá y mamá le arrojaban las bolitas a Ross. ¡Ella estaba muy divertida! Ojalá y el próximo invierno mamá haya olvidado sus reglas para Ross (por lo general solo tiene esas ideas por un tiempo y luego cambia, a mamá le gusta cambiar. Dice que si no lo hace ella se volvería aburrida. Mi mamá jamás podría ser aburrida.)Mi hermanita crece todos los días, yo sé que pronto jugaremos los 3 juntos. ¡Seremos los 3 mosqueteros!

52 retos de escritura 2016¡Lee esta historia GRATIS!