Capítulo 4: bajo los efectos del alcohol

668 70 17


Midormia decidió llevar a la chica que estaba más que borracha a su casa y llamar a los otros para informarles de que había encontrado a Yue y que por muy sorprendente que pareciera (considerando lo borracha que iba) se encontraba perfectamente bien y no le había pasado nada grave a parte de recibir una que otra colleja por parte de Midorima causada por las tonterías que iba soltando la chica durante todo el camino hacia la casa de él.

- Yue, bajaré, ya llegamos- dijo Midorima cansado de cargar a Yue durante todo el trayecto hacia su casa

- Midoringoooo, esta no es mi casaaaaaaaa- dijo Yue alargando algunas de las letras mientras hablaba

- Claro que no idiota, ¿sabes porque no estás en tu casa, ehhh? Porque eres tan irresponsable que nisiquiera recuerdas donde vives después de beber sin control...- soltó Midorima con un tono de voz alto para regañar a Yue

- ¿yo...idiota? ¿Soy ....una ....Irresponsable....?- dijo Yue mientras empezaba a llorar por el comentario de Midorima

-¿Y ahora porque lloras?, ni que hubiera dicho una mentira...- Midorima seguía haciendo sentir mal a la chica con sus comentarios...

- ¿Soy una idiota? ¡Mamá, este niño me ha llamado idiota y Irresponsable! ¡Es un chico malo, regalale!- chilló Yue con un tono de indignación y con lágrimas en los ojos señalando al antes mencionado

- ¡Ya basta Yue, deja de chillar y hacer el tonto!-

-¿Ahora... también soy... tonta?- y otra vez empezó a llorar

-Dios, que alguien me mate- murmuró Midorima para si mismo

- ¡¡mamá!! Soy tonta.... - seguía chillando Yue mientras lloraba y se quejaba como una niñita de 5 años

- ¡Yue, deja ya de llorar! ¡Dios, si existes ayudame, haz que se calle de una vez!- seguía repitiendo Midorima que estaba desesperado por hacer callar a la chica

- Dios ayudalo, es un pobre seme, no ha hecho nada malo a parte de amar a su querido uke- ahora Yue se había unido a rezar con Midorima, pero esta se había subido encima de la mesa y había empezado a saltar mientras juntaba las manos para rezar

Midorima ya cansado de la tontería de la chica fue hacia una de las habitaciones que se encontraban lejos de él salón donde se encontraba Yue para poder llamar a sus amigos tranquilamente sin escuchar a la chica que se encontraba bajo los efectos del alcohol llorar, gritar o cualquier cosa estúpida que estuviera haciendo. Cuando Midorima acabo de explicarles a los chicos que había encontrado a Yue y que estaba en su casa siendo más que insoportable, escucho un fuerte ruido proveniente del comedor donde minutos atras se encontraba la chica rezando y saltando sobre la mesa. Cuando se acercó ara ver que es lo que había causado ese fuerte ruido vio que la mesa estaba partida por la mitad y que la chica había caído al suelo de culo, y por eso se lo estaba frotando.

-bebé, la mesa no me quiere, me ha dejado caer...

- o puede que tu la hayas partido de tanto saltar encima de ella- dijo Midorima rodando los ojos en modo de cansancio

- bebé, la he matado- dijo la chica poniéndose las manos en la boca e intentado juntar los trozos de mesa que había en el suelo para que mágicamente se arreglara

- es igual, no toques nada más y ven aquí que al final tendré de mudarme por el motivo de que una loca bebida me destrozo la casa en cuestión de segundos- dijo Midormia indicándole que se sentara en el sofá junto a él

La chica se estiró junto al chico de tal forma que su cabeza estaba encima de las piernas del chico, cosa que lo sorprendió al principio, pero no dijo nada, simplemente dejo que la chica se colocará de esa forma para que así no causará más destrozos en la casa que hasta ese momento siempre había sido tranquila.

- bebé Midorima, ¿tu me quieres?- dijo Yue inocentemente haciendo que Midorima se sorprendiera ya que saltara del sofá rápidamente

-¿pero que estás diciendo? veo que el alcohol te ha afectado las pocas neuronas que tenías antes- dijo bastante nervioso por la pregunta que la chica le había echo

- Entonces... ¿Crees que no soy... Linda?- pregunto Yue acercándose lentamente hacia Midorima y cojiendole las dos mejillas mientras lo acercaba hacia ella

-Mmm... Esto..... Yo no he dicho eso... Eres linda y eso..., pero...- Midorima empezaba a ponerse rojo

- ¿Entonces me quires?- chilló una Yue ilusionada con los ojos abiertos

-¡Yo no he dicho eso!- soltó Midorima rápidamente con un tono furioso

- Claro que si, yo se que me quieres- dijo la chica para acabar besándole

Midorima que antes ya se encontraba rojo, en este momento estaba del mismo color que un tomate, se podría decir que era el señor Tomato en persona, y aunque ese momento ( dentro de lo que cabe) se veia muy lindo, una vez más Yue acabo por estropearlo...

- Esto... Yue...- diijo Midorima que no sabía ni lo que decía de lo sorprendido que estaba de como de directa era Yue

-Espera, creo que no es un buen momento- contestó Yue tapándose la boca y volviendose de una color blanco (su cara)

- ¿Primero vienes borracha, te dejo en mi casa y chillas, lloras, me rompes la mesa, me preguntas que si te quiero, me besas sin mi permiso y ahora me dices que me calle?- chilló Midorima enfadado y muy confundió

- Te quiero- acabo por decir Yue antes de sacar la poca comida que tenía en su cuerpo y " devolverla " encima de un Midormia molesto.

Básicamente Yue vómito todo lo que había comido en la mañana encima de Midorima.

****************************

Hey! 🙌

Volví después de mucho, muchísimo tiempo😱, lo siento mucho, pero se me olvidó completamente que estaba escribiendo este libro y de que no lo había acabado😅😔, espero que les guste el capítulo, nos vemos!

Comenten que les pareció, y si les gusto voten!!!😝

La chica fujoshi [Midorima]¡Lee esta historia GRATIS!