La reina Isabel

148 19 3

Cuando llegamos a casa Sebastian me tocó la mejilla donde me pegó Matilda

-La tienes ardiendo- me dijo mirándome preocupado

-No es para tanto...- le quite importancia, pero me dolía bastante, Matilda usó todas sus fuerzas

-Si es _____... Te han hecho daño y yo no he hecho nada para ayudarte, estoy arrepentido, por favor, espera a que traiga hielo...

Yo solo asentí hasta que al segundo Sebastian venía con una bolsa de hielo en las manos, la cual me la puso en la mejilla

-Déjate esto así- me dijo con tono de padre

-Si papa...

-No me llames papa- me miró coqueto- soy tu novio

Me besó y yo le seguí el beso
Nos tuvimos que separar por culpa del aire (Bueno, Sebastian no necesita respirar así que...)

-Te amo- le dije

-Yo más- me abrazó

*Din don...* (no tenemos presupuesto para un timbre de verdad :3)

-Voy a abrir- se levantó- quédate aquí

Yo asentí mientras Sebastian abría la puerta, vi cómo se asombró

¿Quién es?

-____, este hombre es Aleister Chamber, ha venido por órdenes de la reina

 -Oh! Es verdad lo que me dijeron!- dijo en una voz aguda y muy gay- eres muy bonita, como un diamante al cual lo extrajeron con el más sumo cuidado! Oh~! Qué preciosidad!- dijo haciendo caras de asombro

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

-Oh! Es verdad lo que me dijeron!- dijo en una voz aguda y muy gay- eres muy bonita, como un diamante al cual lo extrajeron con el más sumo cuidado! Oh~! Qué preciosidad!- dijo haciendo caras de asombro

Sebastian se puso a mi lado muy serio queriendo decir que era suya, cosa que no me gustaba pues yo parecía su juguete el cual no quiere compartir

-Bueno a lo que iba- se aclaró la voz- a llegado a los oídos de la reina que eres un ángel

-... Como...?

-Nadie importante- corto el- lo que quiere es que vayas a hablar con ella

-Cuando?

-Ahora mismo

-Ahora?!

-Si, pero tú no tienes por qué preocuparte, solo un vestido bonito y ya- hizo una reverencia- mi labor aquí ha terminado, adiós Diamante

-No vayas...- me susurró Sebastian al oído

-Por qué...?- me interrumpió

El ángel caído (Sebastian Michaelis x ____)¡Lee esta historia GRATIS!