PRÓLOGO

707 68 15

************************COMENTEN Y ESTRELLITA*************************

No creo en las coincidencias, creo fervientemente que cada uno construye su vida según sus decisiones.

El mundo que esta deparado para mí se estremece y me veo atrapada sin la capacidad de retroceder o renunciar a ella. Mi sueño es pesado, y lo único que me consuela es que mi hermano está allí siempre apara envolverme en sus brazos.

Aquellos ojos verdes avellanos cuya farsa fue revelada, me observan muy a menudo, pendiente de cada movimiento que hago.

Luhan quizá cree que con el hecho de respirar, voy a destruir por competo el mundo que intenta cuidar. El frio congela mi corazón, e inspiro intentando fingir que lo que hubo entre nosotros, una total mentira, no significó nada. No obstante, puedo engañar a los demás, pero no a mí misma. Alguna vez, cuando creí que él era aquel joven del que me había enamorado, llegué a quererlo hasta el punto de ser capaz de renunciar a mi mundo para quedarme con él.

No obstante, hay un detalle que aún no he descifrado, y es el hecho de su ofrecimiento a que yo viniera su mundo. Si Luhan creía que soy una amenaza para su raza, ¿Por qué me pidió que viniera con él? No logro descifrarlo. Quizá, lo que intenta es destruirme. Esa es mi única explicación.

Mi sangre hierve ante ese pensamiento repitiéndome que debo ser fuerte. Jamás debo ceder ante pensamiento suyos. Jamás debo darme por vencida frente a los demás aunque por dentro ya haya perdido todas las batallas.

"Si nadie me ve ser derrotada, entonces ¿por qué actuar como si lo estuvieras frente a los demás?"

Camino en silencio, y sé claramente que Kai me vigila y sigue mi paso. Él siempre está pendiente de mí. A Taemin le disgusta la presencia de Kai alrededor mío. No se toleran. Y el hecho que Kai sea un guerrero con la facultad de enterrar a Taemin de un golpe lo desespera aún más. No hablamos mucho. Kai es divertido, atractivo, pero mi corazón sigue anhelado lo que no tiene.

No he visto a Sehun, a excepción de aquella tarde que nos hallábamos al borde de tierra de elfos, a punto de entrar a tierras malditas. Logré escabullirme de Kai, y con ello, Sehun se hizo presente.

¿Mi primera reacción? Quedarme helada mientras lo contemplaba ¿Cómo reaccionas frente a la persona que te confiesa atrocidades y te niega la verdad? ¿Cómo reaccionar afrente a la persona que hace latir tu corazón a mil por segundo pero todos los demás tachan de un ser que no merece la vida?

-¿Por qué estás aquí?—Cuestiono sin inmovilizarme.

Sehun mira receloso tras mío. Quizá escucha algo que yo no.

Entonces es cuando acerca su paso lentamente hasta quedar justo delante de mí —

-Sabes la razón por la que estoy aquí...--

Mi corazón grita repitiéndose las palabras que quiere escuchar. "Que está aquí por mí, que todo aquello que los demás afirman de él son mentiras" Que me revelará la verdad.

-No lo sé. Dímelo tú que eres el que me metió en todo esto—

Sehun no ha tardado en subir una de sus manos hasta mi barbulla acariciándome gentilmente. Sus dedos dibujan la curva de mi barbilla y sienten mi piel suave mientras parece grabarse cada detalle de mi rostro—

-Eres preciosa, Lexi. Los vampiro no soñamos... pero tú me robas el sueño. Te he visto en cada uno de mis pensamientos, de mis visiones... tú estás siempre allí. No puedo escapar de ti y no quiero—Niega con la cabeza—Pero aun no es tiempo, Lexi. No es tiempo de que vengas conmigo...

-No iré contigo—Pronuncio ante sus palabras confusas e hirientes-- ¿Por qué debería hacerlo? No te comprendo. Todo el mundo menciona palabras que mis sentidos no descifran. No comprendo... ¿Qué debería hacer?—

Sehun extiende los brazos y me rodea con ellos, presionando mi rostro en su fuerte pecho. Mi pulso se acelera y mi cuerpo se pierde en su tacto. Rápidamente correspondo su abrazo y me envuelvo en él—

Un gemido lastimero sale de mis labios. Me hallo a punto de romper en llanto.

-Sehun—Gimo—

-Shhh—Sisea sobre mi cabeza—No digas nada. Yo te voy a cuidar. Si hay algo que te puedo prometer es eso. Que te cuidaré pase lo que pase.

Debería sentirme burlada o ridícula, pero es ahora que me siento más tranquila que nunca. Necesitaba escuchar sus palabras. Necesito que alguien me diga que las cosas están bien y que no soy quien destruirá todo aquello que tiene vida. Necesito que alguien me diga que soy la esperanza, no el perecer de un mundo.  

GUERREROS DE FUEGO - SUEÑOS DE UN FENIX¡Lee esta historia GRATIS!