CAPÍTULO 26~ Corazón desembocado.

1K 175 17

Entreabro los parpados y mi corazón acelera sus latidos. Involuntariamente, mi vista desciende hasta sus húmedos labios. No es que desee tomar a JungKook y darle duro contra el muro. Claro que no. No tengo pensamientos impuros... Claro que no.

-No te estaba buscando. Y estoy fuera de clases porque justamente me dirigía a ellas—

Mis palabras han sonado como murmullos temblorosos, aparte que siento que el sudor corre por mi frente y mis piernas tiemblan. ¡Estoy enferma! JungKook me ha contagiado de una enfermedad incurable. ¡Me ha chupado el diablo!

-¿De verdad?—Murmura empujándome contra la pared. Mi cuerpo ahora esta ceñido entre la pared del interior del gimnasio vació y él-- ¿Y por qué estas temblando?—su voz susurra en mi nuca y su aliento me acaricia la piel. Trago saliva.

Vamos, Dan. Levanta la puerta y patéale allí en su regalo de Dios. Así se apartará de ti... Pero quizá espero un momento más—

-No tiemblo.... Hay temblor—Un gemido escapa de mis labios cuando sus labios se fruncen sobre mi piel. Mis manos suben rápidamente hasta sus brazos, ejerciendo un poco de presión. Muerdo mi labio inferior y jadeo.

-¿Temblor?—Susurra nuevamente y esta vez su boca se está dirigiendo a la mía. De inmediato cierro los ojos y presiono muy bien mis labios. Mi cuerpo no deja de temblar—Te aseguro que si hubiera terremoto no lo distinguiría—Susurra justo en el borde de mis labios—Yo si te voy a confesar por qué estoy aquí...-- Un jadeo escapa de mis boca entreabriendo los labios—Estaba esperándote Dan—

Sus labios se fruncen con los míos y mis manos suben con rapidez a su pecho, delineando el borde de su mandíbula que ejerce presión contra la mía. Su cuerpo se ha inclinado hacia mí y sus manos hacen en mis caderas, arqueándome contra él—

Intento respirar pero no puedo. JungKook me besa desesperado, pero pronto se aparta apoyando su frente sobre la mía.

-¿Estas bien?.. Susurra contra mi boca.

Mis ojos están cerrados, pero aun así percibo su presencia tan vivida así como el temblor de mi corazón. ¿Por qué lates tanto?—

-Estoy enferma...-- Murmuro—Mi corazón está demasiado alterado—

Él suelta un suspiro contra mi boca y reposa un beso---

-¿De verdad? Quizá yo puedo ayudarte a acompasar su ritmo... ¿Me dejas intentarlo?—Susurra y mi corazón acelera aún más sus latidos. "Creo que estoy a punto de morir"

Su boca es ansiosa conmigo. Sus manos posan en mi cintura, empujándome contra él con necesidad. Mi ropa se ciñe contra mi piel siendo apenas capaz de mantenerme en pie. Nuevamente estoy entre la pared y su cuerpo, ansiosa de devorar sus labios antes de caer. Su lengua se adentra en mi cavidad bucal explorando cada centímetro, deleitándome con caricias, masajes y jugueteos con mi lengua. Mis manos están nerviosamente sujetas a sus hombros ansiando deslizarlas por su nuca, rostro y cabello, indagando más.

No soy capaz de respirar. Creo que he olvidado como hacerlo, por lo que termino cortando el beso para tomar una enorme bocanada de aire. JungKook desliza sus labios por la comisura de los míos mientras me ciñe el cuerpo con los brazos.

-¿Cómo estás?--

Trago saliva y cierro los parpados. "Sé que debería darle un golpe y largarme de allí" Quien me gusta en Jimin, no JungKook—

-Mi corazón está aún más inquieto—Confieso en un murmullo—

Su risa se escucha contra mi oído, provocando estallidos dentro de mí.

-¿Y por qué esta tan inquieto, Dan?—Su aliento fresco entra por mi boca y me veo tentada en devorar nuevamente sus labios.

Trago saliva cerrando los ojos para no tener que verlo y seguir fantaseando con él—

-Porque... porque estas abusando de mí—Creo que ha sido la excusa más tonta que he dado.

El vuelve a reír y besa mi mejilla seguido por mi cuello y mi nuca.

-Entonces me gusta abusar de ti, Dan—Esta vez emito un suspiro que no he podido silenciar. Mi cuerpo presenta espasmos y mi rostro se asemeja a un tomate muy maduro. "No quiero que JungKook me vea así"

Empujo su cuerpo lejos de mí pero él se resiste por unos segundos y luego me libera. Ni siquiera he tenido que esforzarme demasiado y quizá él ha decidido dejarme ir por alguna razón. No me detengo para preguntarle, sino que me abalanzo echando a correr como alma perdida. Mis piernas apenas dan pasos firmes. El resto de mi cuerpo tiembla y mi corazón no deja de latir con fuerza.

Sin pensarlo dos veces irrumpo en mi aula de clases ganándome todas las miradas de los alumnos y maestro.

Trago saliva y contengo la respiración al instante que distingo a Jimin entre las tercera fila, sonriéndome cálidamente.

-Señorita Monterrey, pase y deje de hacer tanto escándalo—Me reprende el maestro.

Asiento sin decir más y me dirijo a las últimas mesas que están desocupadas, prestando atención a la puerta de entrada. JungKook pasará por allí tarde o temprano. Sin embargo, durante toda la clase no lo hace.

Al final, por poco, me he quedado dormida del aburrimiento cuestionándome donde rayos se ha metido JungKook. ¿Es que se lo ha tragado la tierra?—

Me levanto de mi mesa mientras todas se marchan, disponiéndome a hacer lo mismo.

-Hola preciosa—Escucho una voz masculina, pero sé muy bien de quien se trata.

Dirijo mi atención hacia mi derecha—

-Hola, Jimin—Me obligo a sonreír. "Vamos corazón, es hora de latir desembocado"

-Ayer huiste de mí ¿No es así?—Me lanza un guiño-- ¿Qué harás hoy? Tengo muchas ganas de salir y estar contigo...

Trago saliva y respiro hondo. ¿Ganas?

-Cariño—Escucho la voz que me eriza el bello de todo el cuerpo mientras pasa su brazo por mi nuca. JungKook ha llegado posicionándose justo a mi lado-- ¿Nos marchamos?—

Parpadeo perdiéndome en aquel rostro masculino. Aquel gesto encantador y risa coqueta.

Sin embargo mi mundo de nubes no dura demasiado.

-¿Qué coños creo que haces con mi novia?—Reclama Jimin atrayendo la atención de JungKook. El me dedica una mirada fría y luego la regresa hasta él—

-¿Novia? ¿Dan es tu novia?—Me he quedado en silencio sin saber cómo intervenir. "Creo que he salido fuera de mi cuerpo" No sé por qué mi corazón late tanto por el tonto de Kook.


MANUAL PARA UNA DAMA¡Lee esta historia GRATIS!