[01]

13.1K 661 33

Ruedo los ojos con puro cansancio. Ya me hartaron con tanto bla, bla, bla...

-¡Bueno ya! -grito mientras me paro de la silla-. Los vampiros quedaran a cargo de mi manada -aviso a las dos especies; Vampiros y hombres lobos.

-¿Y nosotros qué? -chilla Junior.

Aprieto fuertemente mis puños, cada vez se vuelven más blanco.

-Señores, a ustedes les daré la oportunidad de callar sus rabiosas bocas paro no ocasionar una pelea de manadas, y sé que saben quien ganará si eso pasa -sonrío malévola.

Imbéciles.

Hace dos días, los vampiros, habían pisado mis tierras suplicando que los ayudará. Estos armaron una gran disputa entre todos por quien se haría cargo de ellos. Obviamente me negué pero mi beta me recomendó que era lo mejor aunque sabía que terminaría ganando.

-Eso estuvo genial, granada -gruño ante su apodo.

-Mina. Me llamo Mina -chasquea su lengua y aprieta mis mejillas-. ¡Dejáme! -chillo y le doy un manotazo en su mano.

-¿Qué harás hoy? -pregunta mientras entramos en la casa. Antes estábamos en la casa de reuniones que se encontraba a pocas casas de las mías.

-Iré al bar ¿y tú? -me quito la chaqueta de cuero y pongo Kiss.

-También -se lanza al sillón.

-Tengo ganas de encontrar a Liset y romperle el cuello por haberte rechazado -le digo mientras golpeo con mi puño izquierdo la palma de no mano.

-Ni me lo recuerdes -lloriquea.

-Anda -le pateo-. De igual modo la rechazarías, es una adicta y a ti te pondría los cuernos más grandes del mundo.

-Para -me lanza un cojín.

- Estúpido es la verdad.

Me acuesto en el otro sillón y pongo una película. Nemo.

-Nadaremos, nadaremos - canturreo.

-En el mar, el mar, el mar -dice David.

Suena el timbre cuando estábamos de lo más tranquilos viendo Nemo

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Suena el timbre cuando estábamos de lo más tranquilos viendo Nemo.

Me levanto con pereza mientras agarro una papa para el camino. Cuando la abro miro a ambos lados pero no hay nada. Un delicioso olor a frutos me impregna la nariz.

Mate. Dice mi loba.

Cuando miro abajo. No puedo no sorprenderme. Hay un hermoso bebé que me mira mientras se chupa el dedo.

¿Pero qué..?

¿Mate o Beta? © TERMINADA.¡Lee esta historia GRATIS!