¿Donde está?

1.4K 90 4

Las palabras de Scott retumbaban en mi cabeza.
Mykeila, no te voy a hacer daño y Derek tampoco.- dijo Scott.
No es eso lo que me importa Scott.- le dije.
¿Estás enfadada conmigo?- me preguntó preocupado.
No, pero necesito tiempo para asimilar todo esto.- dije mientras me iba.
Cuando llegué al parking de coches para irme, alguien me cojió de la muñeca y me giró hacia él.
¿Que haces?- dijé enfadada y apartando su mano de mi muñeca.
Sentí tus látidos, sabía que algo iba mal- me dijo.
Ah, asi que ahora no eres solamente una especie de tipo al que le salen garras y colmillos y tiene superhabilidades si no que tambien oyes los látidos de la gente- le grite agobiada por toda la situación.
Oír los látidos de la gente es una de las superhabilidades- me dijo un poco enfadado.
Como que me importa una mierda las superhabilidades- grite y el me cojió de los hombros.
Calmate- dijo sereno.
¿Que me calme? Te conviertes de repente en lobo, me mientes sobre lo que te pasó aquella noche ¿y me pides que me calme?- grite dando por zanjada la conversación. Me fui corriendo a casa.
Tire los libros sobre la cama y me fui a trabajar.
Cuando volví, subí a mi cuarto y me encerré allí, pusé música y subí el volumen lo más alto posible, me senté en mi mesa y saqué mi cuaderno personal, empezé a dibujar, no sabía que estaba haciendo hasta que lo terminé, era Derek.
Apagué la música y me fui a dormir.
Al día siguiente no quise ir al instituto, llamé y dije que estaba enferma y que no podría ir hoy, luego hizé la misma llamada al trabajo. Me quedé en la cama todo el día.

Narra DerekAl aparcar la moto, supé que Mykeila no habia venido, su coche no estaba, y no notaba ni su olor, ni sus látidos

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Narra Derek
Al aparcar la moto, supé que Mykeila no habia venido, su coche no estaba, y no notaba ni su olor, ni sus látidos.
Quise ir a su casa ayer, pero sabía que si iba me echaría o ni siquiera me abriria.
A la hora de comer vi a Stiles con Scott, el sabría donde estaba.
¡Stiles!- le grité el solo se giró y puso cara de asustado.
¿Donde está Mykeila?- le pregunté.
No sé- dijo quitandole importancia.
Te lo preguntaré una vez más.- me acerqué a él- ¿DONDE ESTÁ?- grité, el se asusto.
No lo sé Derek, de verdad que no- me dijo aún más asutado.
¡YA ME HAS CANSADO STILINSKY!- le estampé contra la pared
Te juró, que no lo sé, no hablo con ella desde ayer, porfavor, no lo sé- dijo casi llorando.
Y le solté.

Me fui de allí lo más rápido que pude, podía escuchar sus latidos, los de Mykeila

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Me fui de allí lo más rápido que pude, podía escuchar sus latidos, los de Mykeila. De repente alguien me agarró el brazo.
Dale tiempo Derek, no la lastimes- dijo Scott muy tranquilo.

Me fui lo más rápido que pude, cada vez oía mas fuerte sus latidos, estaba en su casa, subi al tejado y me asomé por la ventana, la ví, estaba dormida, se la veía tan relajada, tan dulce

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Me fui lo más rápido que pude, cada vez oía mas fuerte sus latidos, estaba en su casa, subi al tejado y me asomé por la ventana, la ví, estaba dormida, se la veía tan relajada, tan dulce.

Que El Tiempo Lo Decida (Derek Hale) #Libro1¡Lee esta historia GRATIS!