Aquella Noche

6.7K 173 1

Capitulo 4


No podía creer lo que estaba pasando,tenía a una mujer desnuda encima de mi con su coño demasiado cerca de mi rostro. Erika se quito la camiseta que tenía puesta quedando así totalmente desnuda, una de sus manos llegó hasta su vagina y empezó a tocarse, yo podía ver tan maravilloso espectáculo, poco apoco uno de sus dedos fue entrando, luego el segundo y así empezó a moverlos cada vez con más velocidad.


Un sonido húmedo se podía apreciar cada vez que entraban y salían sus dedos. De pronto una gota de lo que parecía agua cayó en mi rostro, al ver eso Erika río, y fue aún más rápido. Cada vez más mi rostro estaba empapado de el fluido de su vagina, una de las gotas se derramó hasta mi boca, saque mi lengua y probé aquel néctar, era salado pero adictivo. Los gemidos de Erika se empezaron a escuchar en mi habitación, su mano derecha la que estaba en su coño de detuvo por un momento, podía verlo todo, ella lo estaba disfrutando, y yo había descubierto mi lado masoquista ya que también lo estaba disfrutando. Erika toco mi rostro con su mano la derecha, esta estaba húmeda.



- Cuando yo quiera te puedo hacer enloquecer - Eran palabras muy francas, y aunque no lo quería admitir Erika estaba diciendo la verdad, yo estaba a sus pies, estaba loco por ella, pero no quería que ella lo supiera; moviendo mi rostro hacia los lados quite su mano de mi cara y estire lo mas que pude mi cabeza, saque mi lengua lo mas que pude y toque el cielo.Sentí algo húmedo, la sensación de estar probando una fruta dulce y amarga a la vez, una suavidad que no podía comparar con nada, los gemidos de Erika me hicieron saber que estaba probando su vagina.Poco a poco fui moviendo mi lengua aún más rápido, sentía como su coño se humedecía cada vez más, era tanto su excitación que me hacia pensar que estaba en un parque acuático, como si mi vida dependiera de lamer aquella vagina no podía parar, cada vez más rápido, cada vez más se podían escuchar los gemidos de Erika, la estaba llevando al éxtasis. De un momento a otro Erika soltó un gran grito de placer, al mismo tiempo ni rostro se vio empapado por el fluido que salía de su vagina, había echo venir a Erika, retire mi rostro de su coño y caí en la cama, ella también cayó encima de mi, podía sentir su calidez, sus pechos en mi pecho, su húmeda vagina haciendo contacto con mis pantaloncillos, su rostro exhausto en mi hombro, yo no tenía nada que decir. Aquella noche termino así,Erika dormida encima de mi cuerpo y yo excitado completamente pero sin la valentía de seguir adelante con el show, así termino el primer día de nuestro juego.

Juego, Pasión Y Amor¡Lee esta historia GRATIS!