Victoria Sandoval, exitosa empresaria, manipuladora, sin escrúpulos y capaz de todo por conseguir lo que quiere. Oculta un gran secreto.

Dionisio Ferrer, hombre ambicioso, cruel, y altanero. Heredero de una gran fortuna, dueño de una de las más grandes empresas de exportaciones de lanchas de México.





|El precio para conseguir lo deseado, será bastante caro, pero nada impedirá desatar la guerra entre ambos por los mismos intereses.|

Oficina de Victoria.

Sandoval & Asociados.

7:30 AM.

*Secretaria*

- Disculpe Señora, la buscan.

- ¿Qué acaso no sabés tocar la puerta? - Con prepotencia.

- Disculpeme, el señor entró sin mi concentimiento y no dejó siquiera que lo anunciará

- Ya ya, ¿Quién es? ¡Que entré de una vez! - Ordenó

En ese momento un hombre, con gran porte, mirada seductora y voz estremecedora se paró frente a su puerta.

No es posible. Se decía Victoria a si misma, mientras se paraba frente a su escritorio, con una expresión de sorpresa en el rostro y algo de desconcierto.

- ¿No me esperabas cierto? - Le decía acercándose lentamente hacía dónde estaba ella.

- No, ¿Qué es lo que quieres aquí? - Respondio de manera fria.

- Tengo algunos puntos que tratar contigo - Sonrió irónicamente.

- Retirate Delia, luego te llamó, y que sea la última vez que dejas pasar a alguien a mi oficina de está manera - Se dirigió a su secretaria.

- Sí, con permiso.

Los dejo sólos y cerro la puerta.


- Déjate de misterios, ya dime que es lo que quieres Dionisio - Le decía mientras se sentaba en la silla de su escritorio.

- Quería comentarte, que no vas a poder ganarme está vez Victoria - Le dijo con algo de prepotencia en su voz.

- ¿De qué hablas? - Se hacía la desentendida.

- No finjas, me refiero al chantaje que estás haciendo con la empresa de Conceptos para conseguir la exportación de éste año.

- ¿Y tú cómo sabés eso? - Interrogó.

- Tengo contactos, pero ya dime porque lo hacés, ¿Tienes miedo de perder? Por eso juegas sucio.

- No tengo porque darte explicaciones de mis cosas, y desde ya te digo, que no son chantajes, sino negocios. Y tampoco tengo miedo, y mucho menos de alguien cómo tu - Le respondió desafiante.

- Soltó una risa fuerte. Pongamos que te creo, siempre fuiste una cobarde que ataca por la espalda, nunca de frente.

- Piensa lo que quieras, y si viniste sólo para difamarme en mi propia empresa, mejor lárgate, antes de que te saqué

The Poison Of Your Love †  [El Veneno De Tu Amor]¡Lee esta historia GRATIS!