NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

Capítulo 1

41 2 2

Se dice que los humanos con poderes mágicos son gente magnífica, gente con mucha suerte y cuya vida es mucho más fácil. Aun así, si en la sociedad en la que vives, ser distinto a los de más, por cualquier motivo te convierte en un ser en el que hay que desconfiar, un ser con poderes mágicos te convierte en un bicho raro, al que se teme, se desconfía y se evita.

- Se dice que los humanos con poderes mágicos son gente magnífica, gente con mucha suerte y cuya vida es mucho más fácil. Aun así, si en la sociedad en la que vives, ser distinto a los de más, por cualquier cosa te convierte en un ser en el que hay que desconfiar. Entonces, un ser con poderes mágicos se convierte en un bicho raro, al que se teme, se desconfía y se evita. Pero cuando descubres que tus mejores amigos poseen esa clase de "Don", si se le puede llamar así. Entonces bueno, digamos que las cosas se vuelven más... ¿cómo llamarlo...? caóticas.

¿? - O venga ya Rozo, nos adoras.

Rozo - con lo bien que me estaba quedando.

El chico, Rozo, es un chico de cabello rubio cenizo, ondulado y le llega a la altura de los hombros. Del centro de la cabeza le sale un curioso pelo para arriba en forma de antena acabada en una espiral. Va vestido con una camisa verde olivo de manga larga. Abierta y encima de una camiseta blanca. Unos pantalones vaqueros de color azul oscuro rectos y unas deportivas rojas. Tiene los ojos verde claro y una expresión de derrota en la cara.

¿? - jajajaja en el fondo nos quieres. Y lo sabes. Sin nosotros tu vida sería demasiado aburrida.

Rozo - Bueno, ni que estuvieseis haciendo algo del otro mundo. Jugar a las cartas. - dice irónicamente.

Se ve como el chico está en una sala, en la cual hay una mesa cuatro chicos: tres chicas y un chico, alrededor de ella jugando a las cartas.

Una de las chicas, de pelo castaño claro por los hombros y desenfadado con dos pinzas que sujetaban parte del flequillo, tenía unos grandes ojos azul grisáceo. Iba vestida con una camisa de manga corta beige y con un lazo granate en el cuello. Una falda de color granate también con bastante vuelo. Unas medias de color carne con rayas granates verticales, y unos zapatos marrones. A su lado derecho se encontraba el único chico de la sala, además de Rozo. De pelo corto negro, peinado de cualquier manera. Llevaba una camiseta de manga corta azul y unos vaqueros negros así como unas deportivas.

A la izquierda de la chica de antes, se encontraba una chica de pelo largo, castaño oscuro, y dos pequeñas coletitas en la parte superior ya que es resto le caía suelto hasta la mitad de la espalda más o menos. Llevaba una camiseta de color azul clarito con un pequeño helado sonriente estampado. Unos pantalones vaqueros y unas zapatillas negras. Por último enfrente de la chica se encontraba la última persona de la sala. Una chica de pelo castaño, no tan claro como la primera chica, pero menos oscuro que la segunda. Su pelo es recto, parece que es corto puesto que le llega por encima de los hombros pero es el efecto que hacen sus puntas, ya que están hacía afuera, desafiando a la gravedad. Lleva una camiseta larga de color lila con un gran bigote en el medio. Una falda color negro por la mitad del muslo y unas medias lilas también. De calzado una unas zapatillas totalmente negras. Al cuello una llave como colgante.

Chica de las coletitas - es cierto Rozo, nos adoras con todo tu heart.

Rozo - si ya, Shira, lo que tú digas.

Shira - por supuesto, todos sabemos que YO siempre tengo razón.

Chica de ojos grandes - Eso es mentira. Todos sabemos que tú eres a la que NUNCA hay que hacer caso. Siempre fallas.

Chico - Hana tiene razón. Eres una... - dijo sacando una carta y dejándola encima del montón central. La chica que tenía las puntas para afuera alternaba su mirada entre su mano de cartas y las cartas de la mesa.

Shikatsu¡Lee esta historia GRATIS!