algo inesperado

35.8K 1.3K 32

Capitulo O7 - El Niñero.

—Sabes…— me dijo pensativo —Me agradas…— rio mientras que yo me limitaba a verlo sin entender —Deberíamos llevarnos bien…— 
— ¡Ja! No lo creo…— le dije orgullosa
— ¿Por qué no?— me pregunto riendo —Tu obedeces mis órdenes y yo no te digo nada…— esperaba mi respuesta —Es mas… ten tus llaves— las puso en la mesa —Solo llega a las tres a la casa, has tus tareas y yo no te molestare— me acercaba aun mas las llaves del auto 
—Aun asi no me agradas…— le dije y tome las llaves. Soltó una carcajada.
Subimos a su auto, después de comer, ya que a pesar de que le había dicho que no comoquiera ordeno para mí. Pase la tarde haciendo mis trabajos del colegio, acabe cerca de las diez de la noche.
Me levante como de costumbre, entre a la ducha para después elegir una ropa cualquiera.
— ¡Llega a las tres!— me dijo antes de que saliera de la casa
—No te aseguro nada…— grite y salí
— ¡Hey! ¡Hicimos un trato!— escuche que gritaba desde adentro, solo solté una carcajada y subí a mi muy apreciado auto…
— ¡Tienes que aceptarlo! ¡Te encanta!— me dijo Catlin riendo
— ¿Qué?— le pregunte asustada — ¡Estas completamente loca!— le dije asombrada
— ¡No la loca aquí eres tú!— me dijo mientras tomaba los libros de su casillero — ¡Tienes a ese hombre enfrente! ¡Te pregunta que si te gusta! ¡Y le dices que pensabas en cuanto lo odias!— tomo su castaño cabello entre sus manos con desesperación 
— ¡Cait!— alargue riendo —Conozco a los chicos como el…— le dije mientras caminábamos hacia el salón —Solo porque son atractivos se creen mejor que los demás y que pueden tener a cualquier chica en sus manos…—
—Y como sabes… tal vez el es diferente y te mira diferente— me dijo sonriente
— ¿Diferente? — Pregunte extrañada
—Si… cuando íbamos en el auto, y volteaba te miraba… ah… no sé cómo explicarlo— dijo desesperada
— ¡Estas demente Catlin!— le dije riendo
Las clases como siempre pasaron rápido, excepto biología que como siempre tenía que soportar las miradas de Jasmine, pero no eran sus miradas las que me incomodaban, si no que no podía hacer absolutamente nada. Asi que tenía que reprimir las ganas de pararme y gritarle en su cara lo que se merece.
Después de dejar a Cait en su casa, me dirige a la mía, eran las tres con cinco cuando llegue a la casa, grite avisando que había llegado, pero solo estaban las del servicio, les pregunte por Justin y solo me dijeron que había salido.
Después de comer, subí a mi habitación ya que tenía tarea de todas las asignaturas, asi que debía comenzar lo antes posible si quería terminar temprano. Me cambie,
Tome mi celular para ver la hora, Nueve treinta de la noche, había pasado seis horas haciendo tarea, bueno seguramente menos, ya que me distraía haciendo dibujos en las paginas finales de las libretas, y además de que no podía dejar de pensar en lo que me había dicho.
Baje a la cocina, tenia sed y hambre, la casa ya estaba vacía, las de servicio salían a las ocho, asi que estaba yo sola en la casa, ya que no había señales de Justin.
Camine hacia el refrigerador para sacar una jarra con agua, la puse en la barra para poder tomar un vaso
-¡Ah… por que los ponen hasta allá!- bufe molesta en mi foro interno, ya que parecía que lo hacían intencionalmente, ponían todos los vasos en la última repisa del estante.
Me puse en las puntas de los pies, y estiraba mis brazos lo más posible para tratar de alcanzar uno de los vasos de cristal, estaba por alcanzarlo cuando dos manos en mi cintura me dieron el susto de la vida.
— ¡Ah!— me fue imposible no gritar 
— ¿Te asuste?— era la voz de Justin 
—No… solo que me gusta gritar con terror…— le dije sarcástica sin voltear a verlo
— ¿Necesitas ayuda?— me dijo cuando volví a intentar alcanzar el vaso
—No— le conteste seca 
—Entonces comoquiera te ayudare…— me dijo poniendo una de sus manos en mi cintura nuevamente, ahora no fue terror lo que recorrió mi cuerpo, si no un escalofrió. Apego su anatomía a la mía, solo basto con que estirara el brazo y alcanzo el vaso. —Ten…— me lo entrego 
—No necesitaba ayuda…— le dije molesta
—Hey… que dijimos de las peleas…— susurro sensualmente en mi oído derecho, yo solo me dedicaba a controlar mi ritmo cardiaco al igual que mi respiración, Se separo un poco solo para girarme sobre mis talones, pero automáticamente volvió a unir nuestros cuerpos, tanto que ni siquiera la mas mínima corriente de aire pasara entre nosotros.
Me aventure a mirarlo a los ojos, cosa de la cual me arrepentí, ya que su hermosa mirada color miel me hipnotizo por completo, su rostro comenzó a acercarse, nuestras respiraciones se mesclaban y sentía como su mentolado aliento acariciaba mis labios.
Hasta que finalmente nuestros labios hicieron contacto, era increíble lo que me hacían sentir sus suaves labios, que me fue imposible no seguir el beso. Sus labios succionaban los mios…

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

:O De seguro se quedaron así :O

Y QUIEN NO!!!?? Les dige que les encantaria y se que sí.

 comentarios y votos sí quieren el siguiente capitulo. Talvez se los suba el lunes, pero si comentan se los subo hoy mismo =)

espero les guste!!

Besos

*MariLu*

El niñero¡Lee esta historia GRATIS!