—Papá, Mamá, ella es Camila.— una sonrojada Morena se abrió paso extendiendo su mano.

—Un gusto conocerlos, señores Jauregui.— Camila se portaba educadamente nerviosa, eso le provocó una inmensa ternura a Lauren quien al ver la reacción de sus padres pudo ver que sentían lo mismo que ella.

—Oh, vamos. No nos llames así, él es Michael y yo soy Clara, llámanos por nuestros nombres, cariño.— Camila soltó un suspiro de alivio, había superado la primera prueba. Debía hacer su próximo movimiento ahora mismo.

—Bien. Ahora que nos presentamos quisiera pedirles formalmente que me dejen salir con su hija.— al terminar Lauren abrió los ojos como platos, no se esperaba aquello, sin embargo, se acercó y tomó la mano de su sonrojada futura novia.

Los padres de Lauren también fueron evidentes en mostrar su sorpresa. Se miraron al mismo tiempo y sonrieron.
—Camila, jamás en toda nuestra vida Lauren nos había presentado a alguien que no fuera una simple amiga. Estamos felices por ambas y, tienen nuestra aprobación absoluta.

Lauren estaba por hablar pero unos toquidos se escucharon por toda la casa. Mientras que alguien gritaba el nombre de la chica mayor. Camila frunció el ceño. ¿Quién podría ser capaz de venir a casa de SU chica y llamar a la puerta de esa manera?

La respuesta era más que obvia, los Jauregui junto con Camila abrieron la puerta, la latina sólo pudo rodar los ojos con molestia: Dinah Jane venía a alborotar la calma.

—¿Qué haces aquí, Dinah?— la manera en la que Lauren se dirigió a Dinah hizo más que feliz a Camila, por otra parte los Jauregui fruncían el ceño al escuchar aquella voz llena de furia de su hija mayor.

—¿Qué hace ella aquí?— la rubia atacó. Camila actuó rápido cuando todos la miraban, había puesto cara de confundida en lugar de su cara de irritación.

—No te permito que le hables en ese tono.— Lauren levantó un dedo amenazando a Dinah quien ni se movió. —Hazle un favor al mundo y lárgate de mi casa.

Los ojos de Dinah se llenaron de lágrimas, ésta dirigió su mirada a Camila quien sonreía de medio lado, furia eran sus ojos ahora.

—Lo, no puedes hacerme esto. ¿Cómo puedes preferir a eso en lugar de mi?— Camila estaba más que harta de la presencia de esa chica, pero se alegró internamente porque no le faltaba mucho para desaparecer.

—Se llama Camila y es mi novia, tiene todo el derecho de estar aquí.— la furia de Lauren crecía a medida que se dirigía de esa manera a su Camila. —Y no voy a permitir que llegues a mi casa de esa manera a decirle 'Eso' a mi novia.— dijo haciendo comillas con los dedos.

—No entiendes, debemos hablar. Ella no es lo que parece.— un poco de miedo invadió a Camila, pero tenía que saber sobrellevar el tema.

—¿Pero que estupidez dices, idiota? Lárgate de mi casa ahora mismo.

—Lauren, no trates de esa manera a Dinah, por favor. Ella es tu amiga y te conoce antes que yo, creo que yo debería irme.— se hizo la víctima provocando una mirada de pena de los Jauregui, obviamente que Dinah no se creyó nada de lo que dijo.

—Camz, tú no te vas. Ella sí.— termina de decir Lauren mientras la abrazaba.

—Ay, por favor. ¡Se está haciendo la víctima! Ella es una puta ase...— no terminó de decir la frase porque una mano impactó en su mejilla provocando un gran ardor. Abrió la boca en forma de O mientras ponía su mano en su propia mejilla para tratar de aliviar el dolor.

Lauren le había pegado.

—No te quiero volver a ver en mi puta vida, Dinah.— dijo para después cerrar la puerta, Camila comenzó a llorar diciendo que ella tenía la culpa de arruinar su amistad a lo cual Lauren negó.

Dinah se subió de nuevo a su coche pensando en otra manera de decirle a Lauren la verdad, Camila tenía que parar. Encendió su coche y éste comenzó a avanzar un poco lento hasta que después de unos kilometros se quedó parado, justo en medio de la nada. Pisó de nuevo el acelerador y pasó.

El carro explotó en llamas.

Chicos tengo una nueva novela con la que estuve trabajando mucho, está casi terminada e iré subiendo poco a poco. No es nada parecido a lo que ya haya escrito antes, pásense por ella.

Trastorno Obsesivo-Compulsivo «Camren»¡Lee esta historia GRATIS!