Capítulo 3| Editado.

14.2K 854 10

—Iré a dar una vuelta —avisó la chica y salió de su casa dirigiéndose al lago. Aún no podía creer lo que acababa de suceder días antes.

A medida que iba avanzando el cielo se volvía oscuro y tenebroso, el viento chocaba con su cara. Cerró el cierre de su campera y frotó un poco sus manos. Encontró a lo lejos y en la oscuridad una gran roca para sentarse.

Necesitaba estar sola, pensar en todo lo que había ocurrido. Todo estaba patas para arriba, por así decirlo, su sobrino no quería digerir alimentos al ver a su padre en mal estado: llorando y encerrado en su cuarto.

De repente, una señora se le presentó en el bosque interrumpiendo su tranquilidad.

—¿Quién eres y que haces en mis tierras, bruja? —Gia miró seria por todas partes.

—Tienes un futuro largo y lleno de dolor, Franchesca Dark —dicho eso, una cabellera rubia se hace notar en medio de la oscuridad—. ¿O debería decir, Gia?

—Ah eras tú. Pero para tu información los únicos que tienen permitido decirme así son los de mi sangre —apretó sus puños.

—Lo sé. Pero no estoy aquí para pelear. Se acercan guerras contra los vampiros -le advirtió la bruja con preocupación.

Se volteó con brusquedad mientras tomaba a la bruja del cuello.

—No mientas —dijo entre dientes—. Si haces esto para asustarme no lo estás consiguiendo.

—Morirán gente importante para ti. Te traicionaran —dijo apenas mientras buscaba aire—. Morirán personas que amas.

—Eso no pasara mientras esté alerta.

—¡No puedes controlar todo tú sola!

—¿Piensas qué no sé? —gritó—. Además, ¿por qué debería creerte? Me traicionaste una vez, no volverá a pasar dos veces.

—Estás ciega —negó con la cabeza—. Sólo quiero ayudarte como en los viejos tiempos.

Gia no escuchó a su antigua amiga y partió de nuevo hacia su casa.

Maldita bruja. Quería saber sola lo que pasaría.

Su Luno © TERMINADA.¡Lee esta historia GRATIS!