ya quisieras

35.9K 1.2K 20

Hey chicas(o) quiero decirles que si este capitulo recibe 10 votos, y mas de 5 comentarios les pondre dos capitulos seguidos.

Y se que el capitulo que viene les va a encantar (tengalo por seguro) espero sus votos =)

Besos

*MariLu*

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

— ¿Y que te dijo?— me pregunto Catlin refiriéndose al Director
—Dijo que si volvía a tener problemas llamaría a mis padres…— reí —Aunque no creo que los encuentre— la risa de Catlin se unió a la mía 
—Pero alguien más puede venir…— me dijo mientras que con sus cejas me indicaba que volteara para atrás
Sin que se viera obvio volteé, y me encontré a Justin recargado sensualmente en el cofre del auto, tenía sus brazos cruzados, y unos obscuros lentes cubrían sus ojos, pero al ver la malvada sonrisa que formo en su rostro, podría jurar que me miraba.
A pesar de eso no pude evitar mirarlo, portaba una playera color rojo, que le quedaba magnifico con su color de piel, pero lo que mejor le lucia, eran esos jeans negros ajustados perfectamente a sus bien torneadas piernas.
Después de analizarlo por completo, regrese a mi conversación con Catlin.
—Lo siento Cait…— reí —Ahora iremos caminando— le dije y ella me miro sin entender —Ni loca me voy con el— le explique y soltó una carcajada recordando lo que le había platicado, sobre mi lucha de en la mañana
—Mari creo que deberías doblar un poco tu orgullo— rio —Después de todo, pasaras mucho tiempo con el…— levanto sus cejas 
— ¡Ja! Eso está por verse…— le dije mientras comenzábamos a caminar de nuevo —No… Cait… ¡vámonos por allá!— le dije ya que no quería pasar por donde estaba Justin
— ¡Pero caminaremos el doble!— se quejo 
— ¡Cait!— alargue en tono de suplica
— ¿Tienes miedo de que te cargue?— soltó una carcajada
—Catlin…— la fulmine con la mirada —Claro que no le tengo miedo y no es eso…— me defendí
— ¿Entonces?— me conocía bien, me estaba retando, sabía que si lo hacía por mi orgullo no podría evitar hacerlo
—Hay olvídalo…— le dije mientras comenzaba a caminar hacia donde estaba Justin
Pase con Cait a lado mío, y solo escuche un chiflido -Idiota- pensé, aunque las ganas de gritárselo en la cara eran infinitas.
—Hey hey hey… ¿a dónde vas?— escuche su voz
—A la casa…— le dije cuando volteé a verlo
—Sube al auto…— me indico haciendo un movimiento con su cabeza
—No…— le dije fría y volví a caminar
—Entonces no quieres tu auto de vuelta…— escuche como agitaba las llaves, Cait solo me miraba divertida tratando de no reírse. Justin rodeo el auto y abrió la puerta del copiloto y seguía agitando las llaves.
La oferta del auto era demasiado tentadora —Ven Cait…— le dije caminando hacia el
Sonrió victoriosamente cuando llegue a su lado, tendí mi mano para que me entregara mis llaves, las puso en mi mano, pero cuando estaba por tomarlas, las quito.
—No tan rápido…— rio —Sube al auto…— 
—Cait…— le dije para que también subiera
—No... Yo me iré caminando— me dijo sonriente
—Sube no es problema nosotros te llevamos…— le dijo Justin, Esta sonrió pero se volvió a negar
—Catlin sube…— le dije mirándola con suplica
Finalmente acepto y subió en la parte trasera del auto
— ¿Y tu eres?— le pregunto Cait – ¡Como te adoro!- pensé feliz al escuchar a mi amiga preguntarle eso.
— Mari no te ha hablado de mí?— le pregunto mirándome yo solo solté una carcajada
—Ni que fueras quien para que yo hable de ti…— le dije sin voltear a verlo
—Soy Justin… y soy el niñero…— rio —…De esta malcriada niña— la risa de Cait se unió a la de él.
—Da vuelta aquí…— le indique para que entrara a la calle donde vivía Cait
— ¡Gracias!— dijo Cait mientras bajaba del auto
—No es nada…— le contesto Justin 
—Nos vemos mañana— me despedí, entro a su casa y el auto se puso de nuevo en movimiento — ¿A dónde vamos?— le pregunte cuando vi que no conducía hacia la casa
—Te invitare a comer…— me dijo mirándome
— ¿Y quién te dijo que quiero ir?— le pregunte fría 
—De hecho no lo pregunte, y la verdad no me interesa…— sonrió y regreso la mirada al camino —Llegamos…— me dijo mientras aparcaba el auto en un restaurant de comida rápida
—Wow… pero que espléndido— le dije sarcásticamente
—Lo siento…—rio mientras bajaba del auto —Pero no te has ganado algo mejor…— me dijo cuando llegue a su lado —Además comoquiera te hubieras quejado… como lo haces con todo— me dijo mientras caminábamos 
—Ya te dije que nada me molesta, solo tu existencia en mi vida…— entre al establecimiento, escuche su risa detrás de mí.
— ¿Quieres algo?— me pregunto mientras caminaba al mostrador para ordenar
—No tengo hambre…— le dije y camine a una mesa, me deje caer en el acolchado sillón.
Observaba con detenimiento la silueta de Justin alejarse, -Si lo hubiera conocido en otro lugar, nunca lo habría tratado mal…- pensé divertida, ya que si fueran otras las circunstancias, habría hecho hasta lo imposible para conquistarlo.
— ¿Que tanto me ves?— Salí de mis pensamientos al escuchar eso
— ¡Ja! ¡Ja! ¿Yo? ¿A ti?— reí sarcásticamente —Ni en tus sueños Bieber…— le dije 
—Acéptalo te vuelvo loca…— me guiño un ojo, y dejo el pequeño cartel con el numero de su orden, se recargo en el sillón y cruzo sus brazos...
— ¡Quisieras!— le dije riendo
—Entonces dime que tanto me veías…— se recargo en la mesa — ¿O en que pensabas?— levanto pícaramente una de sus cejas
—Pensaba en cómo es posible que en tan poco tiempo, se puede llegar a detestar TANTO a una persona— mentí, claramente no pensaba en eso
—Sabes…— me dijo pensativo

El niñero¡Lee esta historia GRATIS!