Dulce venganza

39.7K 4.2K 831


~Capítulo 34~

{Isabella}

Había pasado los peores días de mi vida desde el viaje a Washington, todo con LuzBel siempre era como estar en una montaña rusa, una que salía de su meta, mas nunca regresaba; verlo a punto de matar a su hermana fue algo que me aterró, ella trató de sacarme del apartamento, pero al no recibir una buena razón me negué.

¿Ver que casi mataba a su hermana, no era una buena razón? 

Ese era un buen punto, sin embargo, no quise hacerlo, algo me decía que LuzBel sufría algún hecho pasado muy traumático para hacer eso, y claro que, el tener un bloque de hielo en el pecho en vez de corazón no ayudaba en nada. Ese ataque de furia me demostró que, en realidad bajo esa hermosa piel manchada de tinta se escondían muchos demonios que él intentaba mantener ocultos; nada justificaba lo que hizo, pero no era de las que juzgaban solo por hacerlo y eso me motivó a indagar más sobre él. Me gustó mucho la forma en que sus ojos brillaron cuando le dije que no le temía y la forma en la que trataba de controlarse conmigo solo me daba esperanzas de poder ser más que la chica con la que follaba y poder ser también alguien en quien pudiese confiar.

Pero sus secretos me estaban intrigando demasiado y lo que me dijo en el cuartel sobre la advertencia a Elliot solo hizo que mi curiosidad incrementara; Elliot por su parte evadió el tema diciendo que tenía que respetar algo que solo a LuzBel le correspondía decir. Curiosamente me pidió que mantuviera la mente abierta y que no lo juzgara sin antes tener todas las explicaciones de los hechos sucedidos en el pasado, me pidió también que pensara bien antes de actuar y suplicó que no cayera en las trampas que LuzBel me pondría —aunque en palabras más concretas me dijo que no la cagara —; me sentí muy mal al ser consciente que trampa o no, ya había caído en uno de sus juegos y no me arrepentía.

¿Cómo arrepentirse Isa? Más al pensar en esas perlas situadas en su...

Era bueno que mi conciencia aun tuviese un poco de cordura y no terminara aquel pensamiento porque aún no había terminado de asimilar todo lo que se refería a la anatomía de ese tinieblo y me sentía muy culpable de disfrutarlo tanto y amar a otro, porque sí, amaba a Elliot, aunque él creyera que no era lo suficiente y quizás tenía razón. Mis noches ya no eran tan placenteras porque siempre terminaba soñando con LuzBel, tal vez de habérselo comentado a alguien me habría dicho que sí era placentero, sin embargo, el placer se esfumaba al soñar con el físico de él, pero con el interior siendo de Elliot y eso me estaba volviendo loca.

Solo era la confusión de sentimientos por los que estabas atravesando.

Tal vez sí, pero si seguía de esa manera no terminaría para nada bien y eso me atormentaba demasiado; LuzBel se estaba clavando demasiado en mi cabeza y eso no era bueno ni conveniente para nuestro juego y el maldito se encargó de arreglar eso. Cuando estuvimos en aquel mugriento edificio sus palabras me calaron, pero la situación me hizo ignorarlas, para mí en esos momentos era más importante salvar a Elliot y Evan. En el momento que nos informaron que ellos habían sido secuestrados mi corazón casi se detuvo; perder a Elliot me aterraba a pesar de lo que estaba sucediendo entre nosotros, el dolor de saberlo en peligro atravesó mi corazón de una forma muy cruel y claro que también estaba Evan, el chico al cual quería mucho e iba a dar todo por ponerlos a salvo.

Por desgracia ya había asesinado y ese hecho aún me seguía torturando día a día, pero ver a LuzBel a punto de matar a esa chica fue como si alguien me hubiese inyectado agua nieve en mis venas y de ninguna manera lo iba a permitir, porque, aunque él la asesinara esa muerte también la iba a cargar yo. No podía entender qué le había sucedido a LuzBel con ese Derek como para querer matar a su chica, pero no lo lograría —por lo menos no, en mi presencia —y estaba dispuesta a evitarlo aún por encima de mi propia vida y vaya que temí por ella cuando lo vi tan enloquecido, sus ojos se habían oscurecido por la ira que lo embargaba y ya no actuaba de manera coherente.

Corazón de Hielo ® (18+)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora