Capítulo 1.

2.4K 129 13

El atractivo peliblanco se encontraba en su oficina, como siempre firmando papeles, comprobando ventas y demás, se recargo en su silla y miro el reloj que se encontraba en su pared, que por cierto era una reliquia familiar, abrió los ojos sorprendido y se puso de pie haciendo un estruendo.

- ¡mis hijos!-grito pasando el brazo que estaba en su silla por sus brazos.

Al salir su secretario Sam se encontraba ahi, al ver su rostro supo de inmediato lo que había pasado, es como un tipo de rutina.

-lo cubrire, espero que sobreviva a la furia de sus hijos- dijo el castaño sonriendo.

-gracias.

Salio de la oficina a toda prisa, ignorando los saludos de sus empleados, fue al estacionamiento y enseguida subió a su Audi y enseguida arrancó. 

Se apresuró a llegar pero, al parecer los semáforos conspiración en su contra. Al llegar encontró a sus hijos sentados con caras de aburrimiento sentados en la vereda y a sus espaldas las puertas de la escuela cerrada y nadie más por ahi.

-hasta que llegas-dijo Annemarie poniéndose de pie mientras sacudia su falda.

-si papa-continuo molesta Lilian haciendo lo mismo que su hermana.

-lo siento-dijo Jack encogiendose de hombros- ya saben...

-el trabajo-interrumpieron sus cuatro hijos al unísono mientas rodaban los ojos.

Todos subieron al auto y Jack puso en marcha el auto.

-vez papá por esto te digo que me dejes conducir mi camioneta- se quejó Alex.

- no es tu camioneta, es de ambos-corrigió ambos.

-ninguno de los dos puede conducir, ya saben porque-contestó Jack con la vista al frente.

-¿¡porque!?-se quejaron los gemelos.

-callesen ruidosos-dijo molesta Annemarie.

-no te metas, fea- dijo burlón Alex.

- ¿cómo me llamaste? Maldita copia- siguió Annemarie.

- ya te he dicho que sólo porque seamos gemelos no nos hace iguales, tonta-explicó con molestia Alex.

- ya chicos no peleen- dijo Jack mirandolos por el retrovisor.

Ambos se cruzaron de brazos y sacaron sus celulares.

- fuiste de compras ¿verdad?-pregunto Andrew de memoria y Jack se golpeó mentalmente- no es novedad ¿sabes?

- jamás haces lo que que pedimos- murmuró Lilian jugando con sus pies que colgaban del asiento, sólo le falta crecer un poco más para tocar el suelo del auto.

- si ya saben como soy ¿para que me invitan?-bromeo Jack pero nadie rió.

- a los ancianos no les van los memes- dijo Alex con obviedad.

- no soy anciano, es de nacimiento-dijo Jack molesto de tener esta conversación siempre.

-anciano-dijeron los gemelos al unísono volviendo la vista a sus celulares.

-además pueden decirselo a las mucamas- dijo Jack haciendo cado omiso a las palabras de los gemelos.

- las despediste-dijo Andrew.

- ellas renunciaron por los acosos de Alex-corrigió Annemarie haciendo que Alex le de un puntapié- ¡oye!- se quejó adolorida.

- shhh.

- Alex- reprochó Jack mirándolo con seriedad.

- ahh si pero... no nos cambies de tema-se excusó Alex con nerviosismo.

-de hecho necesito ese uniforme para el equipo de basket-interrumpió Andrew.

-y mis vestidos se acabaron-añadió Lilian.

-pero tienes miles- dijo Annemarie con una ceja arqueada.

- pasaron de moda- se encogió de hombros Lilian.

- mis lentes necesitan un ajuste- agregó Alex tomando los lentes entre sus manos.

- y necesito reparar ese vidrio- avisó Annemarie.

- ¿rompiste un vidrio?-pregunto Jack mirándola por el retrovisor.

- te lo dije hace una semana jamás me escuchas y la chica de la ventana se queja que tiene frio-dijo cruzandose de brazos en el asiento la castaña.

- cuantas cosas... ¿creen que soy una fábrica de dinero?-pregunto Jack mirandolos mientras el semáforo estaba en rojo.

- obvio-contestó Andrew- tu empresa gana miles por meses- Jack maldijo la inteligencia de su hijo.

- lo se, como sea, haganme una lista y...

- ¿para que después la encontremos tirada por ahí? No gracias, no es más que un desperdicio de tinta y papel- dijo Annemarie con molestia.

Jack suspiro y se giró al oír las bocinas desesperadas de los autos, comenzando a poner en marcha el audi nuevamente.

-lo he pensado y... conseguiré una niñera- confesó Jack.

Sus hijos abrieron los ojos de sobremanera y se miraron entre ellos logrando entenderse.

- ¡no!-unieron sus voces al mismo tiempo.

- ¿porque?-pregunto con confusión el peliblanco.

- ya no somos niños bueno, Lilian si pero, Andrew, Annemarie y yo no- dijo obvio Alex demostrando su desacuerdo.

- saben que la necesitamos porque eso de las mucamas esta descartado-dijo Jack lanzando una rápida mirada a Alex.

-¿y que te hace pensar que con la niñera no sucederá lo mismo?-pregunto Annemarie arqueando una ceja.

-castigará a Alex-contesto Jack con simpleza.

- ¡oye!

- bien decidido, tendrán niñera- anunció alegre Jack entrando en su lujoso vecindario.

- ¡no es justo!-recrimino AnneMarie-se reiran de mi.

- ¿que no lo hacen siempre?- bromeo Alex ganadose un puñetazo en el hombro- ¡auch!

Jack negó riendo levemente, estaciono el auto en el garage y todos se apresuraron a bajar.

- no olviden bajar a comer, esta noche hay hamburguesas-informó Jack.

- jamás tenemos comida casera, eres un desastre-menciono Andrew mientras abría la puerta que daba a la cocina de la cocina de la casa.

- sabes que no se cocinar- dijo obvio Jack.

- lo sabemos de sobra-se unió Lilian comenzando a subir las escaleras hacia su habitación junto con sus hermanos.

Al escuchar las puertas cerrarse Jack suspiro y sacó su teléfono de el bolsillo de su traje, marco el número de Sam y espero que contestará.

- ah señor Frost, buenas noticias, la empresa Chatter aceptó nuestros terminó y mañana firmarán con nosotros.

- me alegra escuchar eso pero, no te llame para eso.

- ¿entonces?

-necesito una niñera.

- ya era hora que me lo pidiera, tengo un par aquí.

- pero como...

- lo conozco tarde o temprano me pediría que hiciera esto, mañana mismo tendrá sobre su oficina las seleccionadas

- bien gracias- dijo antes de cortar.

Jack sonrió al tener alguien tan competente como Sam con el, suspiro de alivio y marco el número de el primer restaurante de comida rápida que se le vino a la mente.

Una Familia [Jelsa] ¡Lee esta historia GRATIS!