CAPÍTULO 22~ Viaje en bus ~

1K 172 21

***********************MARATÓN 1/2************COMENTAR Y ESTRELLITA********

Me he quedado parada en la entrada principal, combatiendo conmigo misma.

¡Largo de aquí, Dan! Debes regresar a casa. ¿Por qué esperarlo? No vale la pena. No es que necesites pasar tiempo con él porque extrañes la atención que en ponía en ti.

Adelanto un paso dispuesta marcharme de allí y no caer en el pecado que JungKook atribuye en mí, no obstante, en último segundo, volteo para corroborar que JungKook no esté regresando, hallándolo retornando hacia mí.

Allí esta JungKook. Con las manos a los bolsillos y su atención fija en mí.

-¿Nos vamos?—

Asiento inmediatamente mientras trago saliva. Su cabello esta mojado, eso quiere decir que ha pasado por los servicios higiénicos antes de venir. Su rostro luce tranquilo y sus labios están húmedos. "La idea de que hace unos minutos haya besado a mi hermana, me enfada"

Llega junto a mí y empezamos nuestro camino. Miro de reojo hacia él sin saber qué decirle.

Piensa en algo.

-¿Y en qué nos marchamos?—

Es lo más tonto que se me haya podido ocurrir.

-Pues ¿En bus?—Ladea la cabeza—No traje mi Skate—Mira la mía que anda colgada en mi espalda-- ¿Prefieres ir aparte?

Niego con la cabeza—

-En bus está bien.

Asiente mientras aceleramos el paso para tomar el último bus en la parada. Y como este está casi lleno, nos acercamos justo al final, en donde solo un asiento se halla desocupado.

JungKook no me cede el asiento y toma su lugar allí, provocando que me sienta incómoda. De alguna manera siento que me ignora, e increíblemente mi pecho se empieza a encoger—

-Dame tu mochila y Skate—Pide JungKook. Accedo sin oponerme. JungKook las coloca a un lado del asiento y luego regresa su atención hacia mí.

-Ven aquí—Da palmaditas a su regazo—

Trago saliva y miro hacia mi alrededor, hallando a unos asiento a Maryse, una compañera que obviamente ha puesto sus ojos en JungKook porque me esta taladrando de pies a cabeza.

Ladeo la cabeza y sin pensarlo me acerco a JungKook, me acomodo y tomo asiento en su regazo.

Al principio solo me importa enfadar a Maryse, pero cuando las manos de JungKook pasan por mi vientre, apretándome contra él, me quedo completamente estática. Mi piel se eriza y comprimo el vientre.

"Delgada, delgada, no dejes salir la pansita., Dan" No lo permitas.

El bus arranca echándonos hacia atrás, contra Kook y dejándome sentir su aliento contra mi nuca.

Trago saliva y mi cuerpo se tensa aún más.

Intento no rosar mi cuerpo demasiado con el suyo, porque me siento demasiado tensa.

-Pareces una roca—JungKook murmura repentinamente en mi oído con un tono burlón, tensando absolutamente todo mi cuerpo-- ¿Nerviosa?—

-Es el viaje—Respondo sin pensarlo—Los buses me ponen nerviosa—

Su risa resuena en mis oídos, sacudiendo mi cuerpo.

-¿De verdad?—Sus brazos me pegan aún más contra él, ciñendo su pecho con mi espalda. Estoy sudando"—Tuve la ligera ilusión de provocártelo yo.

-Creí que tenías novia—Murmuro. Lamento de inmediato mencionarlo—

-Y yo creí que morías por estar solamente con Jimin—Suspira contra mi nuca—Pero ya vez, a veces nos equivocamos ¿Tú qué crees?—

-Creo que todos nos están mirando—Murmuro encogiéndome de hombros—

El ríe silencioso y se aparta un poco de mi cuerpo sin decir una palabra más. "Un gran alivio" Pero ¿Por qué sudas tanto Dan?

Trago saliva y encojo los hombros. "Tampoco sé la respuesta"

-Hace mucho calor—Murmuro demasiado bajo para mi gusto.

Escucho la risa burlona de JungKook pero no me animo a responderle o retarlo. Tengo las mejillas tan sonrojadas que me hallo sofocada.

En el camino a casa de JungKook hay bastante tráfico por lo que el bus tarda treinta minutos en llegar a la parada en donde debemos bajar. Cuando lo hacemos, descubro que cierta víbora trepadora ha bajado con nosotros—

-Hace calor ¿No Kook?—Le habla Maryse. Mando los ojos a rodar.

-Hace calor—Respondo por JungKook quien dirige su atención hacia mí—Así que mientras más lejos estés, menos nos sofocaremos—

Muerdo mi labio inferior y fulmino a la víbora que quiere quitarle el novio a mi hermana. "Yo defenderé su honor"... No es que yo también planee quitarle el novio. Claro que no. Lo nuestro son solo negocios.

-Regresa con tu manada, salvaje—Murmura Maryse. Resoplo—

-Regresa por donde viniste—La fulmino—Y amarra muy bien ese cabello si no quieres perderlo—

Un paso hacia ella y la mano de JungKook me está sujetando de la muñeca mientras tira de mí para avanzar a arrastrones—

-Te dejaré calva—Le grito a Maryse—Vas a desear no haberte metido conmigo—Aruño tratando de liberarme—

-¡Salvaje!—Me grita ella-- ¡Cavernícola!—

-¡Zorra! ¡Lame pollas!—Grito cuando JungKook se detiene. Detengo mis insultos y giro hacia él, quien me observa vacilante.

Bueno, no es que él haya presenciado alguna vez una de mis peleas. "No a todo el mundo le caigo de maravilla"

-¿Lame pollas?—Cuestiona él levantando la ceja izquierda.

Rio nerviosa y me encojo de hombros—

-Pues...-- Aprieto los labios sin poder evitar que mis mejillas se sonrojen—Supongo que fui muy grosera ¿No?—

JungKook sacude la cabeza y continúa tirando de mi brazo mientras Maryse prosigue su gritería atrás.

Doblamos la esquina y continuamos caminando, y es cuando me pregunto a dónde me esta llevado ¿Y si pretende llevarme aun lugar cerrado en donde nadie me pueda escuchar y así poder aprovecharse de mí?

"JungKook, apresura el paso. No hay tiempo que perder"

¿Qué diablos dices, Dan? El sol te está calentando la cabeza.

JungKook se detiene, así que yo también lo hago mientras toma las llaves de su bolsillo y abre el seguro de una reja frente a una casa de un color blanco azulino. La puerta es de madera y tiene un pequeño jardín de bienvenido.

Ingresamos y luego JungKook abre la puerta de la casa, dirigiéndonos a una pequeña sala color blanco perlado y muebles de un color azul océano.

-¿Kook?—La voz de una mujer se asoma por la puerta frontal, y segundos después una mujer adulta de cabello negro y gesto amable aparece.

-Buenas tardes madre. Solo vine a dejar algunas cosas—Dice Él alejándose.

Parpadeo confusa. ¿Dejar qué? Si el muy ocioso no lleva absolutamente nada a clase.

-¡Eres Dan!—Grita la madre de JungKook haciéndome dar un brinco. Camina de prisa hasta quedar justo delante de mí. Sube las manos a mi rostro y me toma de las mejillas para quitarme la gorra y empezar a inspeccionarme—

-Cabello corto, nariz pequeña, ojos saltones y hermosos, boca de muñeca. ¡Eres Dan! ¿No es así?—Trago saliva ante su descripción. ¿JungKook me ha descrito así?—

**************************************************************


MANUAL PARA UNA DAMA¡Lee esta historia GRATIS!