Capitulo 62

10.4K 639 18

~11 DE AGOSTO~

Abrí los ojos sentándome rápidamente en la cama.

-¿Olivia? ¿Qué pasa?

-Yo... Tú... –Comencé a llorar tapandome la cara con las manos.

-Hey, cariño... –Dylan me atrajo hacia él para abrazarme. –¿Tuviste una pesadilla? –Asentí sorbiendo por la nariz intentando controlarme.

-Fue horrible... Los niños y tú... Y yo no podía hacer nada... Y... –Entonces, me dí cuenta de que Elyssa no estaba en la cama cuando el día anterior se había acostado en medio de ambos. –¡¿Dónde está Elyssa?!

Dylan me miró confundido para luego mirar la cama y darse cuenta de que la niña no estaba.

-¿Pipita?Se levantó de la cama para mirar en el baño y salir negando con la cabeza.

-¡Elyssa! –Me levanté de la cama para salir de la habitación y dirigirme a la de ella, pero tampoco estaba.
Bajé a la planta de abajo para buscarla en la cocina y en el comedor pero nada.

-A lo mejor está en el jardín, Livvy.

-¡¿Ella sola?! –Ambos fuimos al jardín trasero para ver como Anna y Elyssa desayunaban en la mesa de cristal tranquilamente. –¡Elyssa!

-¿Qué pasa, mami? –Corrí hacia ella para abrazarla.

-¡¿Qué haces aquí fuera tan temprano?!

-La niña llegó a la cocina diciendo que tenia ganas de comer y decidimos venirnos al jardín.Respondió Anna mirándonos confundidos. –Lo siento si la asusté por...

-No, no te preocupes, nana. Todo fue un malentendido.

-¿Por qué lloras, mami?

-No pasa nada, princesa. Sólo me asusté al no verte en la cama, es eso.

-Lo siento... Murmuró para acercar su nariz a la mía en un beso esquimal. –No llores más, mami.

-No lo haré. Besé su frente para ponerme de pie y mirar a Anna seriamente. –No vuelvan a meterme este susto así.

-Lo siento, señora.Asentí para darme la vuelta y volver al interior de la casa.

Tenía que borrar aquella horrible pesadilla de mi cabeza o me volvería loca.

-Livvy. –Frené para escucharlo. –¿Qué fue lo que soñaste?

-Que los habían secuestrado para hacerme daño...

-Cariño...

-No quiero volver a hablar de ello, Dylan. Por favor...

-Está bien, Olivia. ¿Te apetece desayunar? –Me encogí de hombros. –Son solo las ocho y cuarto, podemos ir...

-¿Me llevas el desayuno a la cama? –Sonrió tiernamente para asentir.

-Esperame arriba.

-Vale. –Dejó un beso en mis labios antes de esquivarme para entrar a la cocina.

•••

-¿Puedo contarte mi sueño sin que te sientes mal?

-Si...

-Soñé que nos habíamos casado y que luego habíamos viajado a la casa de la playa.

¿Me adoptas?¡Lee esta historia GRATIS!