Reto número 3

476 7 7

-Empieza una historia con: "Estoy de pie en mi cocina...". Debe ser una historia de suspense.

Estoy de pie en mi cocina, mirando hacia todos lados, mis ojos tratando de localizar un objeto. No me muevo, no escucho nada; hay una atmósfera pesada en el ambiente. Por fin logro reaccionar, ¿qué estoy haciendo en ese lugar? ¿cómo llegué ahí? Mi último recuerdo es estar bajo la lluvia, estaba dando un paseo por el parque, era una lluvia ligera y por ello el cielo no estaba completamente cubierto de nubes. Me sentía muy feliz, me sentía en paz. ¿Qué había sucedido?

Seguía mirando a mi alrededor, pero no había sentimientos dentro de mí, me limitaba a estar sobre mis pies.
Luces... había visto luces en el parque, eso era lo que había llamado mi atención. Cualquier otra persona hubiera seguido su camino, pero yo no, mi espíritu aventurero me decía que fuera tras esas luces, que habría algo excitante si las seguía. ¿Lo había hecho? ¿había conseguido atraparlas?
A mi derecha, en el cajón de los cubiertos algo se removía; lo abrí sin pensarlo. Nada, no había nada dentro de él; pero mis dedos seguían buscando algo, mi cuerpo era consciente de algo que mi mente no. Era un cajón de doble fondo, mis cajones no eran así ¿dónde estaba?
Sacó una fotografía, no la reconozco, pero me aterra lo que hay impreso en ella ¿que sucede?
El silencio se rompe por una risa, alguien se burla de mi, de los espasmos que me han empezado a recorrer. Tengo miedo. Mi respiración se acelera, quiero salir de ahí, quiero irme de ahí. La fotografía se resbala entre mis dedos en mi prisa por salir de aquel lugar; vuelta a la izquierda y después a la derecha, la salida debería estar justo frente a mí ¡y lo está!
Corro, corro con todas mis fuerzas, corro tan fuerte que me doy de lleno con la puerta y caigo desmayada.
Cuando mi consciencia regresa de a poco a mí, lo primero que escucho es esa risa, esa odiosa risa que me crispa los nervios. Trato de moverme pero es imposible, estoy atada a una cama, y el aroma que me envuelve es el de un hospital, detergente y medicamentos.
-Doctor, la paciente ha despertado.
¿Paciente?
-Muy bien, señorita, esto solo dolerá un poco.- el hombre se acerca con una gigantesca aguja.
Mi grito es tan fuerte que me ha despertado. Sigo en el parque, la lluvia sigue sobre mí y aquellas luces que perseguía están frente a mí. Es un grupo de ciclistas, me he estampado de lleno con ellos; el golpe me había causado una contusión, según me explican.
Reviso mis manos, llevaba entre ellas un libro y la portada, que era escalofriante, fue lo que había visto en la fotografía, solo que estaba yo en el lugar de la protagonista, era yo quien era asechada. Estoy a salvo, Solo fui victima de un sueño.

.....Ok esto es sumamente random, pero de verdad lo habia olvidado y casi no tengo pila. Prometo algo mejor la proxima vez.

52 retos de escritura 2016¡Lee esta historia GRATIS!