Capítulo 27 -El Fin

3.1K 327 122


La puerta se cerró tras Vince y solo quedaron él y Paul en la habitación.

-¿Qué significa esto?- Vince estaba desconcertado e irritado, no le gustaba que le tomaran el pelo. Paul guardó su teléfono y colocó las manos en los bolsillos.

-Esta es mi empresa, es todo. Aunque en realidad he tenido que usar bastante asesoría externa para ello. Como sabes no es mi área- Vince frunció el ceño, la empresa era pequeña pero aún así, en dos años había hecho un excelente trabajo creciendo por su cuenta.

-¿Por qué?- gruñó- Ésta es mi área Paul ¿no tienes suficiente demostrando que eres mejor en la empresa con papá?- Paul se desanimó un poco ante las duras palabras.

-No es lo que pretendía- murmuró, pero el enfado de Vince no parecía disminuir- ¿Quieres sentarte para que hablemos?- Vince sin embargo solo se cruzó de brazos y negó.

-Estoy bien de pie, gracias- Vince era perfectamente consciente de lo consentidor que era Paul con él, y como consecuencia, en presencia del rubio no era nada más que un niño malcriado.

-Por favor, siéntate conmigo- Paul insistió señalando el pequeño juego de sala en una esquina de la oficina y Vince aceptó a regañadientes caminando hacia éste y dejándose caer sin ningún cuidado. Paul se sentó en el sillón en perpendicular.

-¿Me dirás qué significa todo esto?- Vince gruñó al parecer olvidando de momento el asunto del colgante.

-Siempre he sabido que no formarías parte de la constructora ni sus subempresas- sonrió y Vince solo frunció más el ceño, insistía en tomar lo peor de las palabras de Paul.

-¿Porque no soy tan bueno como tú?- pero Paul no se ofendió.

-Porque tienes talentos muy diferentes y extraordinarios- Vince le giró el rostro, intentando seguir enfadado con él, pero Paul siempre le ponía difícil el asunto- de cualquier forma la parte de la empresa de tu padre eventualmente pasará a ti- continuó- si dependiera de mí, podría trabajar tu parte y darte las ganancias correspondientes sin ningún problema- Vince rodó los ojos.

-Ya he escuchado eso- recordaba la conversación que por cierto Lucía también había escuchado- Eres el perfecto y generoso hombre de los sueños de cualquiera ¿qué más?- lo apresuró, Paul suspiró pacientemente.

-Vince no tienes que estar a la defensiva, hice esto porque quería que tuvieras un lugar para desarrollarte al máximo, para brillar por tus talentos- le confesó y sólo entonces Vince lo encaró.

-Me molesta que creas que necesito que me abras camino- le reclamó mirándole a los ojos- Soy perfectamente capaz de valerme por mi mismo, ¡no necesitaba de la empresa de papá y desde luego que tampoco necesito la tuya!- se sentía ofendido y siendo sinceros profundamente herido, sentía que Paul le trataba de igual forma que su padre lo había tratado antes.

Paul permaneció serio, ligeramente decaído y triste.

-¿Y qué si lo hice por mi?- Vince le miró sin entender.

-Tú jamás tocarás la empresa de tu padre y eventualmente yo tendré todo el poder sobre ella. No digas que es mentira, sé que aunque heredes tus acciones sólo me dejaras hacer lo que yo quiera- Vince levantó una ceja.

-Creí que no tenías ningún problema con eso- Paul apretó los puños.

-Con trabajar para ti no, pero también soy un hombre que quiere ganar sus logros- Vince frunció el ceño confundido y Paul continuó.

-De la forma en que ambos lo vemos, yo tendré con tus acciones poder absoluto de decisión, un poder que no me corresponde, es como si estuviese tomando ventaja de ti- Vince rodó los ojos.

Una Adicción Peligrosa¡Lee esta historia GRATIS!