Primer dia

531 18 32

Vale Maria, no te pongas nerviosa, tienes que parecer segura de ti misma a la hora de entrar al box, demuestrales que tomaron la decisión correcta al escogerte.

Me llamo Maria, 22 años.
Gallega y mas que orgullosa de gritarlo por él paddock. Siempre me he sentido muy orgullosa del lugar donde nací.
Como iba diciendo, soy la nueva ingeniera de pista del equipo Red Bull.
Al parecer quieren que un alemán, un tal, Sebastian no se que, casi consigue su primer titulo el año pasado y querían darle una nueva voz este año ya que el equipo pensaba que seria lo mejor para el.

Nada mas llegar al garaje me sorprende la cantidad de ruido que hay alli.
Tenía la musica a todo volumen pero era de esa que te anima y te dan ganas de comerte él mundo.
Él coche estaba allí, era precioso.
Los coches de F1 eran una de mis cosas favoritas en este mundo.

-Que haces aquí? Quien eres?-dijo un chico rubio con unos ojazos azules impresionantes a mi lado.

-Solo miraba él coche-dije yo

-Bueno, apartate, tengo que trabajar-dijo él

-Pero sera idiota-dije a regañadientes acercándome a mi puesto.

-Perdona? Que me has llamado?-dijo él dándose la vuela.

-Idiota, que eres un idiota. Te crees que puedes ir tratando a la gente como te de la gana? Quien te crees que eres?-grite yo.

-Lo mismo te digo, guapa...

-Que pasa aquí?!-grito Christian acercándose a nosotros.

-Él rubito que tiene mucho ego-dije yo

-Pues anda que tu, bonita.

-Bueno, pero esto que es? Sois dos adultos o dos niños? Podéis empezar a comportaría como personas normales?
Laura, Sebastian, nuestro nuevo piloto.
Sebastian, Maria, tu nueva ingeniera de pista.

-COMO!?-gritamos los dos al mismo tiempo.

-Él que tenga alguna queja, que venga a mi despacho y hablamos detenidamente sobre cualquiera de vuestros contratos-dijo Christian

Ambos nos miramos con cara de pocos amigos y nos fuimos cada uno por nuestro lado.
Menudo primer día.

"Me oyes?" M.

"Por desgracia si" S.

"Tampoco es una alegría para mi" M.

"Bueno sea como sea, tu no quieres perder tu trabajo y yo tampoco él mio. Además si queremos que esto funcione, tenemos que trabajar juntos, vale?" S.

"Vaya, estoy de acuerdo contigo en algo.
Bueno, te comento, vamos a salir ahora con él compuesto mas blando.
Vueltas rápidas, para probar clasificación. Podrás con ello? M.

"Hablas con Sebastian Vettel, por supuesto que si" S.

Le indicaron cuando debía salir y hizo vueltas completamente perfectas hasta que hizo un trompo que lo hecho fuera de la pista y le dejo él morro destrozado.
Lo que me faltaba.

"Sebastian, estas bien?" M.

"Si, no ha sido nada. Todo bien" S.

Llego al box con cara de pocos amigos y se acerco a mi lado.

-No te estreses, no pasa nada.

-Que no pasa nada? Como que no pasa nada!? Como pude cometer ese fallo?-grito él cubriendo su cara con las manos.

-Es tu primer dia-dije yo.

-Precisamente por eso, y además, me caes mal, porque hablo contigo?-dijo él.

-Sebastian, eres mi piloto. No me favorece que estés mal o de mala hostia-dije yo.

-Tiene sentido-dijo él

-Lo has hecho guay, en serio. Mira los tiempos-dije yo mostrándoselos en la pantalla.

Él empezó a hacer preguntas, a proponer estrategias, proponer mejoras y nos tiramos allí dentro todo él día.

-Bueno alguna duda mas?-dije yo.

-No, no por ahora-dijo el

-Me gusta tu manera de pensar, somos bastante parecidos en ese sentido-dije yo.

-No había otra persona en él mundo a la que me pudiera parecer, no, tenias que ser tu-dijo él riendo

-Callate-dije dándole un codazo.

-Se ha hecho tardisimo-dijo él.

-Si y que ganas de andar con esta lluvia-dije yo.

-Yo te llevo. Me has aguantado toda la tarde y, aunque me caigas mal, eso tiene mucho merito-dijo él

-Gracias, supongo-dije yo riendo.

Salimos fuera con la única protección de un paraguas que Sebastian había cogido del interior del box.
Él me rodeo con su brazo y me atrajo hacia él para que estuviera mas protegida de la lluvia.
Llegamos a su coche, muy moderno, y fuimos directos al hotel.

-Y este coche?-dije yo sorprendida.

-Infiniti es uno de nuestros patrocinadores-dijo él.

-Ah, sabes donde esta mi hotel?-dijo él.

-Todos los miembros de equipo nos hospedamos en él mismo hotel-dijo él

-Sabes muchas mas cosas que yo-dije yo.

-Date tiempo, eres la nueva-dijo él riendo.

-También tienes razón-dije yo sonriendo

-Y que? Porque esta locura?-dijo él.

-Soy fan desde muy pequeñita y tengo bastante experiencia. El año pasado estaba en un equipo pero tampoco se me notaba mucho y no hacia gran cosa-dije yo.

-Que equipo?-dijo él.

-Secreto. Pero se muchas cosas y nos puede ayudar. Puede ser un año divertido-dije yo.

-Ya no me disgustas tanto-dijo él con una sonrisa.

-Pues tu me sigues callendo mal, señor ego-dije yo

-Tu arreglalo, claro que si-dijo él.

Llegamos al hotel y me acompaño a la habitación.

-Bueno, gracias-dije yo.

-Nada. Si me necesitas, llámame, vale?-dijo él levantando una ceja.

-Adios-dije yo cerrando la puerta en su cara.

Me tumbe sobre la cama y me relaje, había sido un día muy completo. Y él fin de semana no había hecho mas que empezar.

Camino A La Gloria¡Lee esta historia GRATIS!