Salsa 16

320K 5K 461

El viaje en auto fue en silencio, aunque raramente cómodo. Harry parecía estar peleando con algo interno por las pequeñas muecas de enojo que hacia con el rostro, prefería mirar por la ventana y sólo escuchar la música de fondo.

Llegamos a un lugar que apestaba de gente, realmente había cola aunque no me pareció la gran cosa por afuera, pero a las personas parecía gustarle. Harry ni se inmuto, estaciono en el primer lugar que encontró con agilidad, me preguntaba a que edad habrá empezado a manejar. Bajamos los dos apenas llegamos saludo, a el de seguridad con un choque de manos y una sonrisa que me dejo fascinada- 

-¿como anda esto Mike?-le dijo bajo la mirada de la gente de la fila- 

-Lleno como siempre, pero siempre hay lugar para ti - le dijo el pelado que era básicamente un armario. Pensé que tal vez Harry me iba a presentar pero el hombre solo me miro con una leve sonrisa y movió la cabeza en signo de saludo- diviértanse - dijo este golpeando la espalda de Harry lo que me pareció completamente fuerte, pero el ruludo pareció no importarle. Ambos pasamos a el lugar, casi se me cae la mandíbula al ver a donde me había traído, era un bar pero con una pista enorme de ¿salsa? Hombres y mujeres se movían apretados a el ritmo de una música movediza y sensual. 

-vamos a un lugar más alejado de la pista- me dijo Harry por arriba de la música, pareció haber leído mis pensamientos. Lo seguí entre la gente pasando a otra habitación más grande que tenía unos bóxers negros  para poder tomar o comer algo más íntimamente, gracias a dios encontramos una mesa disponible, apenas me senté investigue el lugar con la mirada había poca luz pero suficiente para ver a tu acompañante con claridad, parecía todo mucho más liberal, como si estuvieras en Miami o algun lugar de esos en los que no te importaría sentarte arriba del regazo de un hombre, total nadie te miraría. La gente sonreía y se divertía, las meseras con tragos de todos colores pasaban por cada mesa. Vi una pareja muy pegada a un costado de una de las barras el hombre le hablaba en el oído y ella reía. ¿Dónde me había ido a meter? Patrick y Liz tenían razón. Reí nerviosa, la mirada de Harry se despegó de la pantalla de su celular. Me miro confundido- 

-¿Qué es gracioso? - hice una mueca mirándolo- 

-creo que no fue buena idea venir-dije sin rodeos mirándolo, el dejo el celular a un costado y una sonrisa sin dientes se esparció en su boca- 

-eso me lo dirás cuando termine la noche - miro a la barra para luego volver a mirarme- estaba arreglando unas cosas pero ahora soy todo tuyo - dijo con un cambio de humor notable, sentí un leve cosquilleo al escuchar su última frase. Todo mio.  Una mujer de mediana edad digamos treintañera se acercó a nuestra mesa con una remera blanca y un short naranja bastante corto para ser llamado short, su pelo pelirrojo le llegaba hasta la cintura, tenía maquillaje de exceso pero eso no tapaba su belleza-  

-¡Harry! -dijo sonriendo, estaba realmente emocionada por verlo- 

-Mary -dijo este mientras se levantaba y la abrazaba- 

-Hace mucho que no venías, ya te estaba extrañando -dijo mientras bajaba suavemente la voz, me sentí algo incómoda se notaba que ellos habían tenido algo - 

-estuve algo ocupado - dijo el oji-verde mientras la recorría con la mirada - estas estupenda- ella río halagada- 

-Sabes como soy, me gusta cuidarme - dijo mientras se mordía el labio inferior. Harry se sentó en la silla, tenía ganas de salir corriendo. -¿qué quieres comer? -intente que no me molestara el hecho que la mesera ni me había registrado. 

-Me gustaría ver la carta -le dije a la pelirroja la cual recién ahora notaba mi presencia. Ella sonrió divertida- 

-¿La carta? Esto no es un restaurante fino- hice una mueca ella no lo había dicho de mala forma pareció más bien natural pero me hizo sentir como si fuera una nena tonta- 

Las reglas del boxeador (Incompleta)¡Lee esta historia GRATIS!