Uno

2K 173 23

-¡Vamos Daniela! Se nos hará tarde.-grité frustrada

Quién lo diría un día que amanece soleado con cielo despejado termina cayéndose el cielo. Lo peor, es que estaba por perder mi vuelo si no me apuraba

Me hicieron caso omiso a mi idea de traernos el auto, el clima de aquí puede ser muy bipolar y uno nunca sabe cuando puede nevar.

-¿Ya te contestó Alonso?- me preguntó mi amiga

Alonso era mi novio, le llamé para preguntarle si nos podía venir a recoger pero no contestaba.

-No, tomemos un taxi

-¿Bromeas? Nos van a bañar los autos mientras pasan por los charcos

-Fue tu idea, decir que no vinieramos en auto.

Y sin más, toda histérica seguí mi camino a pie a al aeropuerto sin importar mojarme o que la maleta se dañe, que más da.

No estaba conciente de lo que hacía, estaba echa una fiera.

Pero lo último que supe fue que resbalé, pero no había caído en el suelo.

Si no, en los brazos de alguien.

-¿Te encuentras bien?-me preguntó un chico.

Era de mi estatura, creo que pelinegro, sus ojos a la luz de los faroles se veían hermosos.

-Sí, gracias. Estuvo cerca-dije nerviosa. Y él me había regalado una sonrisa.

Joder, no hagas eso- dije para mis adentros.

-Pff... lo sé- dijo el ojimiel.- Mi nombre es José Canela, puedes decirme Jos

-___ Navarro, es un gusto

-El gusto es mío, ___.-dio otra de sus sonrisas Colgate.

-Creo que deberíamos irnos, estamos empapados y no tardan en venir los rayos

-¡No! Quiero decir... te doy un aventón-dijo amable

No sabría si aceptar o no, recién lo conocía. Pero se había escuchado un trueno súper fuerte.

¡Estás por perder el vuelo! Mi subconsciente me hizo recapacitar

-Vamos a mi auto y ahí me dices -dijo Jos .

A pesar de que se vino más fuerte la lluvia, Jos me abrío la puerta como todo un caballero. Y antes de entrar al asiento de piloto puso mi maleta en la cajuela.

-Espero y no te moleste que te moje tu preciado auto

Pues como no, si era un auto deportivo

-No te preocupes, es algo material, es más, mirame, yo también estoy mojado-dio una leve carcajada.

Era tan amable.

-¿Sabes algo? Yo también voy para allá

-Oh, vaya

-Y bien, ¿cuál era tu destino?

-Tenía un vuelo programado, pero creo que lo perdí

- ¿Con esta lluvia?

-Pues...

-Quizá y se pospuso, igual yo te puedo ayudar a que consigas otro vuelo

-No es para tanto

-Oye no seas tan tímida, confía en mí, tal vez podemos ser buenos amigos

Jos era muy simpático definitivamente me cayó bien.

-Tienes razón

-Bien, llegamos, creo que -no terminó su oración por que le había entrado una llamada.-Oh, oh creo que hasta aquí te puedo acompañar, tengo que llegar a casa

Fue abrir mi puerta y luego la cajuela por mi maleta.

-Oh, muchas gracias, Jos

-Me caiste muy bien, quiero seguir en contacto contigo, toma -me dio una tarjeta- para lo que sea, cuentas conmigo, espero tu llamada -me guiñó el ojo

Y partió, me quedé sola a Daniela creo que no alcanza a llegar, supongo que tomará el siguiente vuelo.

Entré y vi mi reloj de suerte llegaba corriendo al chequeo, así que empezó mi adrenalina y empecé a correr y la gente se me atravesaba pero el suelo estaba medio resbaladizo y volví a caer.

Alguien me extendió su mano

-Gracias, mil disculpas estoy por perder mi vuelo-dije volviendo apresurar mi paso

Oh rayos, mi boleto

-Espera, tu boleto-dijo el chico alto y me lo dio- ¿505? Se acaba de atrasar, estarás aquí por un buen rato,eh -dijo el chico quien sonreía de oreja a oreja.

-Que decir-bufé- Mi nombre es ___ Navarro

-Oh, ¿Conoces a Alan Navarro?

-¡Sí! Es mi hermano

-Soy un amigo de él, soy Bryan Mouque.-dijo el chico castaño.

Quedé impactada al ver al chico de traje, muy elegante. El chico no paraba de sonreír.

Era lo más perfecto con lo que me he topado en toda mi vida.

El Chico del Vuelo 505 ➳Bryan Mouque¡Lee esta historia GRATIS!