— Mamá me ha dicho que te despierte porque son las once menos cuarto y dice que vas a salir con tus amigas —me informó.

— ¿Me habéis dejado cena? —me levanté de la cama.

— No —se rió y bufé molesta.

Tendría que prepararme algo porque no es bueno beber con el estómago vacío.

— Mamá te ha hecho un bocadillo de pechuga de pollo, de esos que te gustan —dijo y se fue a su habitación que se encontraba al lado de la mía.

Antes de bajar a la cocina para comerme el bocadillo dejé lista la ropa que utilizaría esta noche.

Camila POV.

Iba en el coche de Lauren con Dinah y Normani. Nos dirigíamos a un club muy conocido a la que iban muchos universitarios.

Me había puesto una falda holgada de color negro que me llegaba hasta la mitad del muslo, una camisa blanca con un lazo en el cuello y unos tacones negros.

Lauren llevaba uno de sus pantalones negros rasgados, una camiseta gris de tirantes que era pequeña y ajustada, su chaqueta de cuero y unos tacones negros. Me encanta cómo se ve.

No sé lo que somos después del beso en la playa. Tampoco lo hemos mencionado, cuando vino a recogerme solo nos saludamos con una sonrisa, en parte porque se encontraban Dinah y Normani, y supongo que no saben que nos besamos.

La ojiverde aparcó cerca del club y Vero que venía con Lucy en su coche detrás nuestro todo el camino, también lo hicieron.

Una vez dentro del lugar pedimos bebidas para empezar la noche.

— Te ves muy sexy —susurró Lauren en mi oído provocando escalofríos en mi cuerpo.

— Gracias, tu también —le dije nerviosa.

— Vamos a bailar —dijo Dinah emocionada y arrastró a Normani a la pista de baile.

Vero miró a Lucy cómo preguntándole si ella quería salir a bailar. Lucy sonrió y se fueron junto a las otras dos.

— ¿Quieres bailar? —me preguntó la chica de ojos verdes.

— Sí —sonreí y agarradas de las manos nos fuimos al centro de la pista.

La ojiverde me pegó a su cuerpo haciendo que nuestros rostros estuvieran a centímetros de distancia.
Empezamos a bailar al ritmo de la música. Lauren bailaba muy bien y yo también.

Me giré quedando de espaldas a ella. Lauren puso sus manos en mis caderas y esta vez bailamos de forma sensual.

Sentí la respiración de la ojiverde en mi cuello y cerré mis ojos cuando me dio un beso suave en él. Mientras continuábamos bailando, ella me besaba el cuello lentamente provocando que suspirara cada vez que lo hacía.

— Me encantas —mordió el lóbulo de mi oreja.

— Lauren...—susurré con un jadeo.

Me dí la vuelta para quedar frente a ella porque si seguía besándome el cuello perdería el control.

Lauren bajó sus manos a mi culo y me pegó otra vez a ella. Mordió mi labio inferior con delicadeza y no pude evitar soltar un gemido. Ella sonrió con suficiencia.

— Deberíamos ir con las demás —le dije al oído para que pudiera escucharme porque la música estaba muy alta.

Ella asintió y fuimos donde estaban las otras. Se encontraban sentadas en un sofá al fondo.

— Os estabais divirtiendo mucho, ¿no? —dijo Vero burlona.

Las demás se limitaban a mirarnos sin decir nada.

Después estuvimos bebiendo y bailando todo el tiempo. Nos estábamos divirtiendo bastante. Hace tiempo que no me la pasaba tan bien.

Alguien me tocó el brazo cuando estaba en la pista de baile con las demás, me giré y me encontré con Hailee.

— Pensé que nunca te volvería a ver —dijo con una gran sonrisa.

— Lo mismo digo.

— Estás preciosa —me halagó e hizo que me ruborizara.

— Gracias —dije.

— ¿Puedo bailar contigo? —preguntó.

Asentí con la cabeza y empezamos a bailar.

Hailee mantenía un poco la distancia, la notaba un poco nerviosa, supongo que no quería sobrepasar los límites.
Pensé en lo que dijo Vero sobre que le gustaba y puede que tenga razón o no. Su comportamiento tímido me hacía pensar que si.

Poco a poco vi cómo empezaba a tener más confianza. Se acercó más a mi, y me agarró de las caderas.

Me miró a los ojos para después enfocarse en mis labios. Hailee acortó más la distancia en la que nos encontrábamos y estaba segura de que iba besarme, pero no pudo porque llegó alguien a evitarlo.

— Camila —dijo mi nombre una voz ronca en mi oído.

Giré mi rostro y me encontré con esos ojos verdes penetrantes.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!