Capitulo 09

242 34 1
                                                  

Cuando menos te lo esperas
Cuando menos lo imagino
Sé que un día no me aguanto y voy y te miro

Y te lo digo a los gritos
Y te ríes y me tomas por un loco atrevido
Pues no sabes cuánto tiempo en mis sueños has vivido
Ni sospechas cuando te nombré

Hyung Joon (POV)

-Hijo...- mamá está tocando otra vez a la puerta.-Jung Min está al teléfono.- cierro los ojos cuando escucho su nombre

Desde el día del funeral de Hyun no ha dejado de llamar, pero me he negado a contestarle. Jian vino, a ella no puedo negarme, no es como si ella tuviera la culpa de lo que yo siento por Jung Min, pero el tenerla frente a mí con ese anillo en su dedo solo hizo que me sitiera peor.

-Joonie...- mamá vuelve a tocar la puerta

Me hago bolita y me cubro con las sábanas en la cama, pongo una mano sobre mis costillas, aún me duelen un poco, pero no tanto como el corazón.

He pasado dos semanas pensando en porque me pasan éstas cosas a mí. Tal vez es que simplemente no estoy hecho para amar, o tal vez es que la persona especial para mí aún no ha nacido... quizás sí, y esa persona fue Hyun Joong y ahora ya no está más aquí...

-Hijo, por favor...- respiro hondo

-Dile que estoy dormido...- contesto, la escucho respirar hondo, dar unos pasos alejándose y hablar por el teléfono

Siento un vacío en el pecho, hay noches en las que pienso en Hyun, en la forma en que me hacía sentir, como si fuera especial y quisiera mostrarme a todos como su novio; a veces también pienso en esa primera vez que estuvimos juntos, mi primera vez, o en la última vez, en casa de sus padres, en su habitación, y no puedo evitar sentir calor y un vacío aún más profundo.

No sé cuánto tiempo ha pasado, abro los ojos cuando de nuevo alguien toca a mi puerta, me remuevo un poco intentando ignorarlos, pero entonces escucho la voz de Sukkie, sonrío, es la única persona que sabe todo de mí, que jamás me ha dejado solo.

-¿Puedo pasar?.- lo escucho preguntar

-Si...- contesto un poco débil

Estoy de espaldas a la puerta, escucho que se abre y luego se cierra, sonrío cuando siento que la cama se mueve detrás de mí, Sukkie frota su mano sobre mi brazo, y con la otra acaricia mi cabello.

No dice nada, simplemente sigue confortándome en silencio, se recuesta detrás de mí, abro un poco los ojos pero los vuelvo a cerrar cuando pasa sus brazos alrededor de mi y el calor de su cuerpo me tranquiliza, respiro hondo.

Sukkie nunca había hecho esto, pero se siente bien, hacía días que sentía como si no pudiera respirar bien, pero al sentirlo a él es como si mi pecho se hubiera abierto y el aire comenzara a llegar mejor a mis pulmones, respiro hondo de nuevo.

-Lo siento bebé...- abro los ojos cuando lo escucho hablar...- se que no he sido el amigo que esperabas...- bajo la mirada para ver lo brazos que están rodeándome, no son los de Sukkie, mi corazón se acelera.- pero realmente estoy muy preocupado por ti, no me gusta verte así, quisiera poder cambiar todo lo que ha pasado... yo...-

-¿Por qué estás aquí?...- murmuro

-Por que eres mi amigo...- puedo sentir que se ha puesto tenso de pronto

Respiro hondo de nuevo, hago una mueca, por eso no quería verlo, escucharlo decir esas palabras solo me lastiman más.

Intento alejarme, pero sus brazos no me dejan, me pegan más a su pecho, puedo sentir los latidos de su corazón en mi espalda, su respiración agitada en mi cuello, cierro los ojos, muerdo mi labio, no quiero, pero mi corazón se ha acelerado.

Buenos AmigosDonde viven las historias. Descúbrelo ahora