-¿Quién?...- apenas pregunto mientras giro la perilla cuando la puerta se abre

-Hola!.- Hyun Joong está parado sonriéndome, frunzo el ceño

-¿Qué quieres?.- le pregunto, no puedo evitarlo, algo llama mi atención y lo recorro de arriba abajo

Hoy se ve muy bien, diferente a otros días. Con unos pantalones negros de mezclilla, con cadenas colgando en sus bolsillos, una polera a rayas holgada que cae bajo sus caderas, muy bien peinado y... con un olor realmente embriagante.

-Dije que vendría por ti, prometiste que vendrías conmigo al cine, ¿no lo recuerdas?.- levanto una ceja sorprendido

-Yo no dije que iría!.- claro que recuerdo su conversación de ese día, yo jamás acepté!

-Pero ya compre las entradas!.- hago una mueca

-Eso a mí que me importa! Ve con alguien más, yo tengo mucha tarea!.- tiro la puerta para cerrarla y me doy la vuelta

Pero la puerta no se ha cerrado, él ha metido el pie, tal y como lo hizo la otra vez. Entra al dormitorio, me sujeta de la cintura por la espalda. Eso me espanta un poco, y empiezo a golpearle el brazo.

-Oye!! Déjame!!.-

-No, hasta que me digas que iras conmigo...- sus manos se deslizan por debajo de mi playera

-Hey!!...- intento hacerlo parar... se siente extraño que me toque

-No, ya te dije que primero debes decirme que iras conmigo...- vuelve a insistir, ésta vez me lo susurra en el oído

Un cosquilleo recorre mi columna vertebral, no puedo evitar encoger un poco los hombros al sentir su aliento en mi oído, junto con el calor de su pecho en mi espalda y sus manos inquietas en mi cintura buscando volver a colarse por debajo de mi polera.

-Está bien! Pero ya, déjame...- finalmente cedo

-Perfecto! Anda, ve a cambiarte...- me dice al soltarme y darme un empujoncito rozando mis caderas y parte de mis glúteos

Estoy seguro que mis mejillas están completamente rojas. Éste chico en verdad se toma demasiadas atribuciones! Respiro hondo, decido solo cambiarme la polera, y ponerme una chaqueta antes de salir.

Hyun Joong luce muy satisfecho de haber logrado su objetivo. Pasa su brazo sobre mi hombro y de nuevo su mano empieza a acariciarme, ésta vez el brazo, eso me hace sentir un poco incómodo.

-Deja de tocarme Hyun Joong...- le digo

-No puedo...- frunzo el ceño.- eres demasiada tentación, mis manos se mueven solas, además eres lindo.- sonríe cuando nota que me apenado un poco por lo que dijo

-Oye, los hombres no son lindos.- hago una mueca

-Para mí lo eres...-

-Eres muy extraño...- frunce el ceño

-Hey! Yo te dije lindo, ¿Por qué me dices extraño?!.- no aguanto más y empiezo a carcajearme

En verdad, aunque intente, no puedo controlar mis ganas de reírme de todas las tonterías que dice, y la forma en que muestra su interés en mí también me agrada. Que alguien me diga que soy demasiada tentación, en verdad me hace sentir un poco ególatra.

A pesar de ese breve momento en que nos topamos a Jung Min en los pasillos de los dormitorios, el resto de la tarde fue realmente divertida.

Hyun Joong no solo me llevó a ver una película, sino que además hizo entretenido el después de ir al cine, sus comentarios y teorías sobre lo que había ocurrido con los extraterrestres son demasiado chistosas. No he parado de reír, y empiezo a creer que tal vez no sea mala idea darle una oportunidad.

Buenos AmigosDonde viven las historias. Descúbrelo ahora