Reto 29

76 2 8

Consigna: Describe un personaje que tiene el peor de tus malos hábitos, pero exagerado al extremo. 


VICIO

Volvió a pensar que no lo haría de nuevo, y esta vez tampoco se creyó. Ella sabía perfectamente que esta noche lo haría de nuevo —como cada noche—. Pues solo se arrepentía de pasar toda la noche en las mil distracciones que internet y su teléfono le permitían, cuando debía dejar la cama y prepararse para ir a trabajar.

Pero pensó que hoy no había sido tan malo. Hoy al menos había dormido dos horas, aunque probablemente solo era una hora y poco más. Pues aunque dejó el teléfono a las 5:00am, porque ya no tenía batería, pasó un buen rato debatiendo si colgarse de nuevo con el teléfono enchufado. Como ya lo hubiese pasado tantas noches, o mañanas, ya.

«Debería dejarlo, ni siquiera es como que me dé algún beneficio» pensó mientras rogaba que el agua de la ducha se llevase un poco de ese cansancio que le hacía pesado el cuerpo.

Salió de la ducha y caminó por un café. Bebería dos litros al menos o se quedaría dormida en plena oficina. Volvió a actualizar twitter y nada había. Facebook también estaba muerto y en Instagram la última foto seguía siendo la misma de antes de bañarse. Inhaló hondo y sopló sonoramente el aire contenido por unos segundos. Después dio otro trago a su amargo café.

Comenzó a pasar las fotos de su galería, pues los libros que había en su teléfono los había terminado de leer ya. Precisaba con urgencia hacerse de algunos nuevos, pero no había tiempo justo ahora. Sería al volver del trabajo esta tarde, para leer toda la noche y toda la madrugada.

—Te vez cansada —dijo la voz que la sacaba de sus pensamientos. Quitó la mano de su frente y vio a su guapísimo jefe recargado en el marco de entrada a su oficina. Ni siquiera se preguntó cómo es que había llegado hasta allí, hacía tiempo que se perdía los trayectos.

—Tuve una mala noche —explicó ella sonriendo, aunque no era del todo así. Dijo él: —Termina pronto y vuelve a casa. —Ahora ambos sonrieron y él se fue.

—Deberías ir a dormir —sugirió otra voz. De nuevo alzó la mirada y esta vez no era nadie. Un eco susurró: —Necesitas dormir —y ella rebuscó, incluso en sus memorias, pero nada. Del dichoso dueño de esa voz solo obtuvo una risilla. Se estaba burlando de ella.

—¡Cállate! —ordenó ella en un grito y todo se tornó oscuro. Entonces hubo muchas más voces: «Duerme»... «Descansa»... «Revisa Facebook»... «Checa Instagram»... «Abre twitter»... «Ponte a leer»... infinidad de voces multitud de veces.

—¡Cállense, cállense, cállense! —gritó eufórica y un último susurro dijo: —Estás loca.

Su respiración agitada y el descompasado latir de su corazón respaldaban esa ligera capa de sudor que cubría a extensión su piel.

Se sentó en la cama y se llevó la mano al pecho. Respiró profundo y dio un trago al café que hace nada reposaba en la mesa del comedor frente a ella. —Descansa un poco —dijo su guapísimo jefe en la entrada de su oficina y, recargando su espalda al enorme celular detrás de ella, dejó que las letras de cien mil tuits y estados le llenaran la piel.

Miró fijo el techo y se perdió en las cien mil imágenes que se proyectaban. Sonrió con cansancio. Estaba cansada pero no cerró los ojos, después de todo necesitaba atestiguar que era lo que ocurría en el mundo.



¿Ustedes sabían que las alteraciones del sueño tienen un efecto devastador en el sistema nervioso y pueden terminar en la locura?. 

Tengo este mal hábito. No de amanecerme en el celular, pero si me duermo tarde y cada mañana me arrepiento, y no es que haga algo al respecto u.u Aunque si me he pasado que me duermo tempranito, a eso de las cinco de la mañana o después, pocas veces y cuando no debo levantarme temprano al día siguiente. Esas veces suelo dormir todo el día. Una de esas noches —que recuerdo bien— comencé a las 11:00pm leyendo "La pluma naranja" de  Cyn-Jaz y la terminé rayando las 6:00am xD Una divertida publicación que recomiendo un montón, pero léanla cuando tengan tiempo porque, una vez que empiezas, no puedes parar de leerla.

Y bien, gracias por leer. Besos hermosuras.

52 RETOS DE ESCRITURA 2016¡Lee esta historia GRATIS!