Capítulo 28| Editado.

Comenzar desde el principio

-No tenía idea... -susurré. Se veía tenso.

-Por supuesto que no. Mira -miró a su derecha mientras apretaba la mandíbula. Se abalanzó sobre mi en una milésima de segundo y me estampó contra la pared agarrando el cuello de mi camiseta-. Te quiero lejos de ambos, lejos de la manada y el internado, quiero que desaparezcan y tu familia, y no vuelvan jamás. Rechazaras a Gia y a Mattew le dirás que nunca fue tu amigo, que lo que dijiste a ambos eran nada más que mentiras.

-Jamás te haría caso -le pateé sus canicas, le di un fuerte golpe en el estomago y lo agarré de los pelos-. No abandonaría a Gia por nada en el universo, estuve segundos, minutos, horas, semanas y meses para que despierte y estar junto a ella.

-Bien -habló con dificultad mientras caía sangre de su boca debido al golpe-. Está bien. Te tendré vigilado.

-Chicos, ¿qué ocurre? -dijo Mattew que salió de la nada.

-No pasa nada, Matt -informó Caleb.

-¡¿Qué no pasa nada?! -dije alterado-. ¡El idiota de este chico quiere que me largue de aquí!

-¿Qué? No logro entender. Caleb ¿qué pasa? No veo porque Alexander deba irse.

-¿Tú...? -quiso preguntar dolido-. Deja lo prefieres a él que a mí.

-¿Esos son celos? -preguntó incrédulo.

-¡Claro que no! -respondió nervioso-. Y-yo sólo quiero que vaya a su casa a tomar el con su madre -suspiró alterado-. ¿Saben qué?

-¿Qué? -preguntamos los dos confundidos.

-Me tienes harto -y me empezó a golpear y yo -obviamente- se los devolví.

Eh, basta los dos! -gritó Matt-. ¡Que paren!

No sé cómo pero Mattew nos pegó en donde más les duele a los hombres.

-Dios, dos veces en un
día, creo que no tendré descendencia -apenas y pudo hablar Caleb.

-Te pasa por idiooota -balbuceo.

Luego de un rato se limpió la boca ya que seguía cayéndole sangre, dio la vuelta desapareciendo de mi vista.

-¡Ay por favor! -grité y le di una patada a la silla-. Estoy harto de que traten de manejar mi vida.

-Bueno después hablamos -se despidió el beta de la manada.

-Evans -me dirijo hacia la habitación en donde lo deje. Al abrir la puerta cayó de boca-. Maldito chismoso.

-Lo siento pero es que eso ¡estuvo increíble! Alex se volvió mi héroe y en un hombre golpeador -fingió llorar-. Alabado seas gran Alex -se arrodillo y beso mis zapatillas.

-Tonto

-Bueno ya que estas aquí podríamos comer algo ¿verdad? Mientras me arrastraba pude ver un restaurante que queda cerca de aquí -hizo los ojitos del gato con botas.

-Está bien, vamos.

Ahora que lo pienso realmente, ¿por qué razón Caleb quiere que me aleje de Mattew?

¡Dios, lo olvide! Tenia que recoger los papeles del alta.

Maldito chico de ojos celestes.

Su Luno © TERMINADA.¡Lee esta historia GRATIS!