¿Origen?

4.6K 304 48

- ¡Vamos Adrien, debes resistir! – Me decía Tikki mientras me encontraba sentado en un callejón. Ya no soportaba más esta labor, ahora más que nunca los akumas aparecían a poseer gente y yo tenía que encargarme de ellos.

- Dejame descanzar un poco más, Tikki, ese último me dejó exhausto.

Cerré mis ojos. Ese último Akuma me había dejado malherido, nada tan grave como para ir a un hospital, pero si para dejarme adolorido un par de días. Cerré mis ojos, era de noche, mi padre se preguntaría adonde estoy... Si es que llegase a darse cuenta que no estoy en casa.

Un par de meses habían pasado desde que encontré los Miraculous en mi bolsón, cuando la pequeña criatura, Plagg, salió de mi anillo quedé fascinado. Luego de derrotar al primer Akuma me di cuenta de que no había forma de hacer esto solo, fue cuando abrí el otro paquete. Era un par de aretes, y ya que mis orejas no están perforadas, no había forma de liberar a la pequeña criatura.

- ¡Yo puedo liberarla! – Comentó Plagg mientras me sonreía exigiendo queso.

Y asi fue como terminé con dos Kwamis, aquel que me transforma en Chat Noir, y aquel que me ayuda a buscar a su nueva portadora.

¿Qué? Acaso esperabas una mejor explicación. Vamos amigo, estoy tirado en un callejón con un kwami rojo apoyado en mi hombro, estoy cansado.

Está bien, déjame explicarte un poco más. Mi nombre es Adrien Agreste, un día obtuve un poder sin igual, que me ayudaría a transformarme en el increíble ¡Chat Noir! Apuesto, guapísimo, ágil, increíble, asombroso... Puedo continuar toda la noche. En fin, todo lo que yo soñaba ser como Adrien podía serlo como Chat Noir. Pero había algo que no estaba en mis planes... Combatir contra el mal era parte del contrato, pero purificar a los akumas... Eso era algo fuera de mi rango, y es exactamente para ello que necesito encontrar una portadora para Tikki. Guardo a los akumas en un lugar especialmente destinado para ellos, pero realmente está cerca de colapsar y dudo que fuera buena idea mandarlos a todos a volar por las calles de París.

Ok, ok ¿En que estaba?... ¡Ah, sí! El callejón.

Me encontraba malherido y tirado como gato abandonado en un basurero (¿Ven lo que hice allí? ¡Soy tan gracioso!) Cuando escuché pasos y a alguien acercándose.

- ¿Estás bien? – preguntó una voz.

Abrí los ojos y vi a una cara conocida. Era... ¿Marinette? Creo que ese es su nombre, no estoy seguro. Era divertido ver su cara de preocupación, ya que en clase me odiaba puesto que me creía alguien igual que Chloe.

- Oye... te ves herido... ¿Necesitas ayuda?

Marinette se acercó más a mí, sorprendida al darse cuenta quien era, corrió acercándose para poder auxiliarme. Se arrodilló a lado mío mientras buscaba en su bolsillo algo que pudiera servirme.

- Ten, toma, sé que no es mucha ayuda pero esto me sobró de mi almuerzo – dijo mientras me ofrecía un medio sándwich.

- ¡Wow, princesa! Incluso trajiste uno que era de atún. – comenté sonriendo.

Marinette ignoró mis palabras, estaba más concentrada viendo mis lesiones. Con una servilleta, limpió mi rostro sucio y me ayudó a ponerme de pie.

- Vamos, no puedes quedarte aquí tan noche, déjame llevarte a un lugar seguro – terminó.

- No, no, princesa. Soy yo el que debería escoltarte a casa, además, ¡Ya me encuentro mucho mejor! Y no puedo dejar que camines por aquí tu sola.

- Gato tonto – sonríe- mi casa está enfrente, solo salí a botar la basura.

Sonrojado le sonreí mientras me despedía de ella besándole la mano. Tomé mi bastón y comencé a saltar por los techos hasta llegar y entrar a mi cuarto por la ventana. Transformándome nuevamente en mi aburrido yo, le di un poco de queso a Plagg y fui a tomar una ducha. "Mañana será otro día" me repetía cansado una y otra vez.

- Vamos, Adrien ¡No te des por vencido! Presiento que la encontrarás en poco – trataba de animarme Tikki mientras me acostaba en mi cama.

- Eso espero Tikki, no creo poder soportar por mas este trabajo solo.

- ¡Bueno, ahora duerme, que mañana tienes clases y debes prepararme mi queso! – Comentó Plagg mientras apagaba las luces para así poder dormir.


La elegida [Marichat fanfic]Read this story for FREE!