Run!

3.4K 272 6
                                                  

Scott

El mensaje que recibi ayer me tensó. Por un momento pense que había sido una broma de Demian asi que lo llame, pero el quedo igual o mas sorprendido que yo. Ese mensaje no me dejo dormir, no dejaba de pensar sobre quien había enviado ese mensaje y cuando sentí que apenas caía en el sueño la luz del sol me desperto de nuevo.

No dejaba de pensar en cuales serian las intenciones del remitente de dicho mensaje. Cuando menos lo pense el sol ya estaba en lo alto, sería como medio día.

Entonces la puerta se abrio y por ella entro el doctor, quien reviso mi expediente y luego a mi.

-Todo parece bien- dijo aun viendo los documentos -unos arreglos mas y podras irte de aqui- dijo saliendo de la habitación.

Por fin saldría de aquí y vería a mi amada. Por fin....

Entonces mi celular vibro. Mire la pantalla, un numero desconocido:

Felicidades por tu salida. Ahora podremos ver quien realmente es el merecedor de ella.

Al leer esto me llene de furia y marque el numero del remitente. No timbro, lo unico que se escucho fue "el numero que usted marco no existe".

De la furia arroje el celular al suelo y me puse de pie, ignore el leve ardor en mi costado. Mire por la ventana hacía abajo, busque a alguien, no sabía a quien pero lo busque.

Entonces lo ví. En medio del jardin, tenía una gorra puesta que no me dejaba ver su rostro. Pero vi su sonrisa, parecia que se divertia. Me estaba retando. Entonces se abrio la puerta, gire para ver quien era. Solo Rosemary. Me gire a la ventana de nuevo y ese maldito ya no estaba. De furia y frustracion golpee la pared con mis puños varias veces, no me importo el dolor. Ese maldito se estaba divirtiendo a costa mia, pero yo me encargare de borrarle esa estupida sonrisa.

Seguía golpeando la pared hasta que Rosemary me detuvo poniendose entre mis puños y la pared.

-¡¡Detente!! ¡¿Por que haces esto?!-

-Eso no te incumbe- le dije friamente.

-Yo... yo solo... solo vine a traerte tus cosas... ya te puedes ir...- dijo y salio corriendo. Supongo que llorando. No le creo.

No lo pense mas y me vesti. Baje a recepsion y firme unos papeles. Justo cuando estaba por salir del hospital, entro Demian con la respiracion agitada.

-Eres un....- trataba de calmar su respiración -maldito... no me dijistes que saldrías ya...- su respiración se nomalizaba.

Solo le sonreí. Y el igual.

-¿No se supone que deberias estar trabajando?- me burle.

-Ya lo has dicho, se supone- sonrío.

-Es por esto que no te puedo dejar a cargo del cafe-

Entonces mi celular vibro, ambos guardamos silencio, es como si Demian pensara lo mismo que yo.

La pantalla decía mensaje nuevo, numero desconocido:

Juguemos un juego. El que la encuentre primero puede hacer con ella lo que desee.

La furia lleno mi cuerpo. Con la mirada llena de rabia recorri el lugar, ese maldito estaba cercas y sabía como hacerme enojar.

Demian no entendía mi reaccion haci que le mostre el mensaje, el enojo se hizo presente en su rostro.

-Ese maldito estaba aqui, lo vi desde la habitación-

-Llama a Rachel ¡Rapido!- me dijo.

Tome el celular y marque el numero. Timbró una y otra vez pero no hubó respuesta. Lo intente de nuevo un par de veces mas, igual. No hubó respuesta. Mire a Demian.
Si encontraba a ese maldito lo mataría.

-¿No tienes idea de donde puede estar?-

-Nose- pense unos momentos y mire la hora -¡Aun esta en la universidad! ¡Si nos apresuramos podemos alcanzarla a tiempo!- el tiempo corría y mi mente estaba llena de una mezcla de rabia y preocupasion. Si ese maldito se atrevia a ponerle un dedo ensima, yo....

-Menos mal que traje el auto- Demian interrumpio mis pensamientos. Pero me sentí aliviado, en el auto haríamos menos tiempo.

Nos apresuramos a dirigirnos a la universidad, Demian no me permitio conducir dijo que a un no estaba en condiciones. Mientras él conducía yo seguía intentando contactar a mi amada pero seguía sin haber respuesta.

Nos detuvimos frente a la universidad. Nos bajamos del auto y comenzamos a buscarla. No la encontrabamos, no había rastro de ella. Mi corazón se estremeció, un dolor me inundo el pecho. No era posible que él la hubiera encontrado primero ¿o si?

-Disculpa- una voz que me parecio conocida me llamo -¿Tu eres Scott? ¿No es asi?- me gire y asenti. Al instante la reconoci, era la amiga de mi amada. -¿Estas buscando a Rachel?-

-¡Si! ¡¿Sabes donde esta?!-

-Creo que iría a visitarte- no la seguí escuchando y al instante corrí hacia donde estaba Demian y le hice señas, nos dirigimos al auto y de vuelta al hospital. Yo seguía intentando comunicarme con mi amada pero seguía sin haber respuesta alguna.

Comenzaba a desesperarme y Demian lo noto.

-Tranquilo, la encontraremos- dijo Demian mientras me daba una palmada en el hombro.

Llegamos al hospital, ni rastros de ella. La seguímos buscando. Nada.

El sol comenzaba a meterse y ni rastros de mi amada. Si ese maldito le había puesto un dedo ensima lo aniquilaria.

Mi celular vibro de nuevo. Mire la pantalla con esperanza de que fuera mi amada.

Era otro mensaje de numero desconocido:

Tick tock. El tiempo se acaba. La encontraras tu, o tal vez ya la encontre yo.

La furia me recorrio de nuevo y marque el numero del remitente. Otra ves esa contestadora diciendo que el numero no existia. ¡¡¡Acabare con ese maldito!!!

-¡Vayamos a su casa!- dijo Demian.

Nos subimos al auto y mientras le decia a Demian por donde era, intentaba contactar a mi amada.

Unas calles antes de llegar a su casa, decidi llamarla una ultima vez.

Mi corazón se lleno de esperanza, por fin mi amada contestaría.

-Bueno- mi cuerpo se tensó. Era la voz de un hombre. Me quede mudo de rabia y sorpresa y él colgo.

Tres capitulos en una semana. ¡Es un record! ¿Que les parecío este cap? ¡Opinen!

PD. Les debo la multimedia de los tres capitulos.

Gracias por leer.

XD

Ni la muerte podra tocarteDonde viven las historias. Descúbrelo ahora