El villano [Parte 1]

3.2K 200 33

- ¡Lo hicimos, gatito! – comentó ladybug mientras sonreía a su compañero.

- Vaya que este nos costó trabajo... Pero, ¿Sabes? Aun extraño a los Akumas... Me lo creas o no.

- ¡Qué cosas dices Chat Noir! Estén o no estén los Akumas, siempre tenemos que cuidar París, sabes bien que siempre habrán...

- "Personas malas que querrán aprovecharse de los demás"... - Dijo Chat Noir, terminando la frase de su compañera con un tono burlón.

- Si –Prosiguió ella, un poco molesta – Pero eso al parecer ya lo sabes. Bueno gatito, debo irme, tengo... Trabajo pendiente.

- Oh ¡vamos My Lady! ¿Qué es tan importante que no puedas quedarte con este humilde admirador tuyo? – Preguntó Chat Noir con una sonrisa tímida en sus labios, mientras tomaba la mano de Ladybug entre las suyas – No te pido mucho, que te parece... ¿Solo una pequeña cita? Nos escondemos con nuestros atuendos, lentes de sol, una gorra ¡Nadie nos notará!

- ¡Bien sabes que eso no pasará! – Comentó ella entre risas por la descabellada idea que su amigo acababa de tener – Bueno mi gatito, debo irme, nos veremos luego. Queda pendiente de la radio de policías, tal vez mas tarde encontremos otro intento de robo en algún lado.

Con un ágil movimiento, Ladybug lanzó su yo-yo a un edificio cercano, para perderse entre las repletas calles de París, dejando a Chat Noir nuevamente suspirando.

Narrado por Marinette: [Si, aproximadamente 6 años han pasado desde que me transformé por primera vez en Ladybug, por si te preguntabas, hace poco acabo de cumplir 21 años. Ya no soy la misma pequeña jovencita que era antes, es más, ahora yo... ¿Espera, que quieres decir con que te confunde quien habla?... Tienes razón, déjame ser un poco más clara. Me llamo Marinette, una joven como cualquier otra, con una vida normal. Voy a la Universidad, estudio modas... ¡Estoy cursando ya mi cuarto año! Y solo puedo decir, que me encanta. Sin embargo hay algo que nadie sabe... y ese es mi secreto. Mi horrible y oscuro secreto.]

La joven buscó un escondite para poder destransformarse. Se arregló un poco el cabello, despeinandose el moño y dejando que su cabello callera por sus hombros, vaya ¡como extrañaba esas coletas! Desde que el decidió que prefería a las mujeres con cabello largo, no había sido capaz de cortárselo.

- Marinette –Dijo Tikki preocupada – Realmente... no tienes que entrar allí nuevamente.

- Vamos Tikki... Llevo con esto tres años... - Respondió Marinette con una sonrisa forzada

- Pero... ¡Debe haber una forma! Cada vez veo mas y mas como la felicidad deja tus ojos, ya no puedes seguir con esto... Tal vez Chat Noir podría ayudar ¿Qué tal Alya? Alguien... No deberías pasar por esto sola.

- No puedo hacerlo de otra manera y lo sabes Tikki... Es la única manera de que el nuevo Hawkmoth deje a París libre, y es la única razón por la cual Adrien y Chat Noir siguen vivos. No quiero que Adrien pase por lo mismo que su... que su padre.

- Marinette...

- Anda, vamos. Escondete en mi cartera. Tengo suficientes galletas para que pases el rato.

Al momento que la joven comienza a caminar, su pequeña amiga entra en su bolso refugiándose en la oscuridad de este mismo. Una vez enfrente de la enorme casa, la joven hace lo que tantas veces en el pasado ha hecho. Toca tres veces, dejando un pequeño tiempo entre ocasión, y espera hasta las puertas abren de par en par. Entra, escuchando el esperado golpe de las puertas cerrarse tras ella, y cuenta... 1... 2.... 3.... 4.... 5.

Cinco segundos exactos, y la luz enciende, mostrando la enorme sala, como siempre, admira lo pulcra que esta se encuentra. Sus nítidos sofás de cueros blancos, las paredes las cuales se encontraban tapizadas con un tono de verde suave. Las mil y un pinturas que se encontraban en las paredes, muchas en las que la estrella era ella misma en posiciones que dejaban poco a la imaginación de las personas.

Volteó a ver hacia el estudio que tan bien conocía esperando a aquella persona aparecer. Suspirando levemente, cambió la expresión de su rostro a una llena de alegría, y caminó a paso largo hacia la puerta del lugar adonde sabía que él la esperaba; y allí estaba, sentado en la mesa con las piernas cruzadas, sonriéndole cariñosamente.

- Marinette... ¡Amor mio! – Dijo mientras con un salto bajaba de la mesa para caminar rápidamente hacia ella – Como he esperado este momento. – Continuó mientras tomaba la mano de la joven y le besaba tiernamente la frente.

- Evillustrator... - contesta Marinette mientras rie nerviosa – Si... fue apenas hace unos pocos días que nos vimos.

- Si pero sabes bien que para mí un par de días sin verte es una tortura, y dime amada mía, ¿Lista para terminar la pintura? Ademas, ¿Por qué no te quedas de paso esta noche? Hace mucho que no estás conmigo.

- Y-Yo... Nath-

- ¡EVILLUSTRATOR! – Grita mientras golpea con una de sus manos la pared cercana, al momento en que la piel visible alrededor de sus ojos se torna roja, y la ya tan conocida seña de un akumatizado aparece.

La joven levanta un brazo en defensa propia y da un paso atrás, recordando la última vez que él perdió el control. Tragando saliva y con la cola entre las piernas, en sentido figurado, se acerca nuevamente para tratar de tomarle su brazo y con una sonrisa nerviosa prosigue

- C-Claro Evillustrator... A-Amor mío... ¡Me quedaré si es que tú lo deseas así! 

Ámame [Miraculous Ladybug Fanfic]¡Lee esta historia GRATIS!