Capítulo 27| Editado.

6.3K 576 32

              Alexander.

-Puede pasar a verla -avisó el doctor.

Sentí como me sudaban las manos. Por fin volvería a verla, volvería a escuchar su hermosa voz y vería sus preciosos ojos grises.

-Está bien -suspiré.

-Todo saldrá bien, Alex -me golpeó el hombro el beta de mi mate.

-¿Y si no se acuerda de mí? ¿Sí me odia? ¿Y sí me quiere echar a patadas de aquí? ¿Me rechaza? -me tiré de los pelos.

-Ya, tranquilo, te saldrán arrugas de tanto preguntar. ¿No que no la querías? -rió.

-Tengo sentimientos ¿sabes? Me preocupo por la salud de una chica cuya persona es mi mate.

-Bipolar -reímos.

Con Matthew nos hemos vuelto muy buenos amigos, nos apoyabamos y hacíamos muchas cosas juntos. Me agradaba su persona y creo que él a mí también.

-Ve por ella, vampiro.

Giré la perilla de la puerta y la abrí lentamente, asomé la cabeza y la vi. Allí estaba ella, acostada con cables alrededor de su cuerpo, me dolía tanto verla en ese estado pero por un lado estaba feliz, seis meses de aquel horrible momento la vuelvo a ver.

-Hola -susurro-. ¿Cómo te sientes?

-Me encuentro bien pero ¿te conozco? -dijo confundida.

¿Escucharon eso? Fue mi corazón rompiéndose poco a poco.

-¿Qué? ¿No te acuerdas de mí? -dije dolido.

-No lo siento -dijo apenada-. No recuerdo nada pero a ti te recordaría, jamás se me podría olvidar una cara tan guapa -empezó a reír-. De viste ver tu cara. Claro que te recuerdo, mi bobo vampiro.

-Que idiota -dejo salir un suspiro de amargura-. Me hiciste asustar.

-Ya, ya, ¿no me vendrás a dar un abrazo? -abrió sus brazitos hacia mi.

-No -contesté enojado pero me arrepentí al instante-. No, no llores, bebé. Perdón lo siento.

-Mi loba y yo nos sentimos rechazadas -dijo con un puchero que bese al instante.

-¿Ves? No te rechace -volví a llenar su cara con besos-. Te extrañe tanto, Gia. ¿Qué haría sin ti? -escondí mi cara en su cuello. Y sin poder resistirlo, lloré.

-Hey ¿porque lloras? -me acaricia la espalda.

-Te extrañe tanto -se me escapó un sollozo-. Sentí tanto miedo de quedarme sin tu presencia, de no escuchar más tus palabrotas, de que me celes o retes a los demás incluyéndome, de no ver tus ojos, no poder abrazarte -sentí mi cara arder y supe que ella estaba igual-, y un montón de cosas más. Jamás se me olvidara aquella escena en donde te vi tirada sangrando por la boca, fue horrible. Pero gracias a ello me di cuenta de cuanto te amo, Gia, y que quiero vivir contigo para siempre, tener veinte hijos y unos tres perros.

-¿Qué más, una jirafa también? -reímos, me seco las lágrimas y yo a ella.

-Gia rompiendo momentos desde 2016. Volviendo al tema principal, ¿quieres ser mi novia oficial y maltratadora de su mate? -asintió riendo y me tiró a la camilla besando toda mi cara-. Te amo.

-Yo también te amo mucho mi chupasangre. Quiero pasar mi vida contigo -apretó mi cara con sus manos-. Y tener veinte hijos...

-Y tres perros -la interrumpi.

-Y tres perros -repitió y volvimos a besarnos pero como tengo "tanta suerte" la puerta se abrió dejando ver a Caleb y a Matt riendo mientras el idiota arrastraba a Evans.

-¡Aiudaaa, Alex! -gritó mientras yo me reía por su "aiudaa" pobre chico.

-Voy. Ahora vuelvo.

-Vuelve pronto, chupasangre -dijo.

Su Luno © TERMINADA.¡Lee esta historia GRATIS!