NUEVO: Tap - Historias en forma de chat para tu 📲 . Disponibles en español
Obtenlo ya

Reto 23

81 3 5

Consigna: Escribe una historia en la que la vida de una mujer cambia drásticamente en solo 3 minutos.


CAMBIO DE VIDA

DÍA 364

Casi ha pasado un año desde que la conocí y no me canso de seguirle los pasos. Lo que me tiene cansado es ver cómo le sonríe a todo el mundo menos a mí, cómo habla con todos excepto conmigo, cómo todos —menos yo— son parte de su vida.

7:30am. La luz de su habitación se enciende.

8:00am. Las cortinas del ventanal de su sala se corren. Ella cocina y desayuna mientras charla con el gato blanco que también desayuna.

8:30am. Deja su departamento mientras el gato blanco, tras el cristal de su ventana, me mira o saluda.

8:32am. Sale del edificio de departamentos donde vive y camina a la estación del tren.

8:40am. Ambos tomamos el tren al centro de la ciudad. En diferentes vagones.

8:50am. Recorremos las calles de la ciudad hasta el edificio de oficinas donde ella labora. Yo una cuadra detrás de ella. Siempre una cuadra detrás.

8:57am. Entra al edificio donde trabaja y yo al café al frente de sus oficinas. Allí paso toda la mañana fingiendo estudiar. De vez en cuando sonrió amablemente a Marisa, la mesera que pasa de un lado a otro todo el tiempo. Ella me conoce bien, y cómo no podría si lleva un año viéndome pasar cada mañana de lunes a viernes sentado en el mismo lugar. Aunque no me conoce en realidad. A quien ella conoce es a ese estudiante de arte que trabaja en un proyecto de pintura llamado: "365 días tras el mismo cristal" por el cual estoy siempre allí, pintando un cuadro que conozco demasiado bien, jugando con los tonos y luces. Y creo que está de más decir que soy bueno pintando, como está de más aclarar que eso es solo una gran mentira. Ese estudiante de arte no existe. Solo soy un acosador fingiendo ser un estudiante de arte.

4:30pm. Me dispongo a dejar mi incomodo asiento. Pago lo que he comido y me despido de Marisa diciendo "Nos vemos luego". Ella asiente sonriendo.

5:03pm. Sale de su trabajo acompañada de montón de chicas parlanchinas que no se comparan en belleza y perfección con ella.

5:21pm. Entran al restaurante donde comeremos el día de hoy. Yo a muchas mesas de ella. Allí imagino que no hay distancia entre nosotros. Imagino que es conmigo con quien come, que es a mí a quien sonríe. Pero eso es solo mi fantasía.

6:07pm. Se despide de sus amigas y camina de nuevo a la estación del tren. Yo la sigo, siempre la sigo.

6:45pm. Subimos a nuestros respectivos vagones para volver a casa.

7:03pm. La veo entrar en su edificio. Subo a mi departamento, ese departamento frente al de ella que uso desde hace un año que la vi por primera vez.

7:05pm. La luz de su departamento se enciende, acaricia el gato blanco y va a su habitación donde la luz se enciende también.

7:16pm. Vuelve a la sala en pijama y con el cabello suelto y alborotado. Sale sin maquillaje y con la computadora portátil en las manos. La veo poner esa novela japonesa, que puede ser la misma de hace un año o puede ser la trigésima desde entonces. De pronto mira su celular. Toma la llamada entrante poniéndose en pie sin poner pausa al vídeo en la imagen. Casi corre hacía la puerta y la abre para encontrar un hombre cuyo celular descansa entre su hombro y oreja. Ella brinca en su lugar sutilmente y se tira a los brazos de ese chico que, en todo un año, jamás había visto. Él la recibe gustoso y la hace girar en el aire. La deja en el piso y la abraza fuerte, besando cada parte de su cabeza y rostro que tiene al alcance. La novela sigue andando mientras él cierra la puerta sin apartar sus labios de la chica que yo amo. Eso rompe nuestra rutina. Me hierve la sangre al ver como la acaricia y muero de rabia al verlos perderse en su habitación, en esa habitación en que no debería estar acompañada. No debería estar con él.

11:39pm. Aun no sé nada de ella. No dejó su habitación.


DÍA 365

7:30am. La luz de su habitación se enciende.

8:00am. Ambos salen de la habitación envueltos en risas, caricias y besos.

8:15am. Ella desayuna entre besos de ese hombre.

8:30am. Deja su departamento después de un último beso para el hombre en el que retozó la noche anterior en que yo no dormí odiando saberla entre sus brazos.

8:35am. Un paño con cloroformo cubre su nariz y boca.

8:36am. Pierde el conocimiento.

8:37am. Es transportada en un taxi a un destino desconocido. Un destino donde seremos solo ella y yo.



¿Qué tal?... A mí me encanta y es que, definitivamente, su vida cambió en tres minutos.

Gracias por leer. Besos hermosuras. 

52 RETOS DE ESCRITURA 2016¡Lee esta historia GRATIS!