Niki

16.9K 1K 169
                                    

Luego de caminar siete cuadras es que finalmente llegamos al centro de la ciudad. Nos sentamos en una mesa de un local de Helados de Yogurth y hacemos nuestra orden; yo pedí mi favorito, helado de chocolate con galletas, y Vivian ha pedido uno de ciruela con fresa. 


Luego de que le ha guiñado el ojo al chico que tomaba la orden, un posible universitario que trabaja medio tiempo y se ve que no tiene más de veinte años, ella se dirige hacía mi nuevamente, poniendo sus pies en la silla que está paralela a ella. 


El día esta soleado, y hace un calor de mierda sobre todo en el lugar que estamos nosotras. Pareciera como si los rayos de sol se hubieran puesto de acuerdo para llegarme en el rostro.


Vivian es la primera persona que me ha preguntado cosas que nunca nadie me había ni siquiera mencionado; como mi color favorito, qué hago cuando no estoy en la escuela, y cuando le he mencionado que mi comida favorita es el pescado y papas fritas me ha fruncido el ceño; ella me ha dejado claro que su color favorito es el verde, que cuando no está en la escuela probablemente está en alguna fiesta o coqueteando con algún chico por mensajes de texto y que su comida favorita está lejos de ser algo que no parece comida.


"Me gustan las comidas más sofisticadas" Me ha aclarado ella "La comida India es mi favorita, sobre todo carne al  curry con salsa de espárrago"


Yo simplemente he asentido, como si tuviera la más mínima idea de lo que me ha estado hablando, pero en realidad ni siquiera sabía que podías hacer salsa con espárragos.


El chico trae nuestros helados y los reparte. Vivian toma su helado y le queda mirando. Él se va, un poco incómodo por la situación y luego ella me mira a mi.


—Lo he dejado completamente flechado.

¿En serio? A mí me ha parecido que lo ha dejado completamente confundido y se ha ido porque le ha perturbado un poco la situación; pero, está bien.

—Claro— contesto finalmente.

Saboreo mi helado de chocolate. Por un momento me he olvidado que es horario de clase y que a esta hora debería estar comenzando química..

¡Química! Mierda, ¡La prueba de química! ¿Como es que me he olvidado completamente de la prueba? Se supone que iba a estudiar en el recreo, y ahora ni siquiera sé si alcanzaré a llegar.

Miro el reloj de la heladería; quedan solamente cinco minutos. Mi mamá definitivamente se va a enterar de ésto; ya estoy frita, no hay manera de que en cinco minutos pueda ir, saltar la cerca, correr al salón de clases, sentarme y esperar mi examen de química como si nada hubiera pasado.

Comienzo a barajar mis opciones; podría simplemente quedarme fuera todo el día y si mi madre se entera le podría decir que me he sentido muy enferma y no podía dar la prueba en esas condiciones; pero, Dios, soy una horrible mentirosa. Ella probablemente me descubriría en menos de dos segundos.

Comienzo a sudar; no sé que hacer. Podría simplemente entregarme con el director y pedir disculpas, y que me de otra oportunidad, así puedo hacer la prueba otro día quizás con un poco más de exigencia.

O podría simplemente decirle a él que me he enfermado y así no llamará a mi madre por teléfono.

No, desde mi mente ya suena como una idea terrible.

ELLADonde viven las historias. Descúbrelo ahora