Epílogo y extras

147 6 5
                                                  

49º Sur, 101.30º Este.
Cráter Anuchin, cara oculta de la Luna.
48 horas después.

La Valhalla se encontraba depositada sobre la superficie plana del cráter. La capitana Brunilda estaba sentada en su sillón de mando. Toda la tripulación estaba preparada para iniciar el despegue.

- Todos los sistemas están listos. ¿Órdenes? –preguntó la navegante Fruor.

- Que la Valhalla despegue. Una vez esté a distancia de salto, activad el Bifrost –ordenó.

- ¿Cuál es el destino?

- A casa, volvemos a casa... –respondió mientras la nave empezaba a elevarse.

- Iniciando el sistema Bifrost, punto de salto fijado y... ¡Un momento! –exclamó Fruor.

- ¿Qué sucede? –preguntó la capitana Brunilda.

- No puede ser, la nave no nos deja saltar directamente.

- ¿Cómo que no nos deja? Eskandal, ¿el sistema Bifrost ha sido dañado en la batalla? –preguntó.

Eskandal empezó a interactuar con los sistemas a toda velocidad, revisándolos uno a uno.

- No puede ser... –dijo en voz alta.

- ¿El qué? –interrogó Brunilda, visiblemente molesta por la situación.

- La nave nos bloquea la ruta de salto directa. Ha cerrado todo el sistema de navegación de larga distancia. Estoy intentando saltarme sus bloqueos pero están más allá de mis conocimientos.

- ¿Cómo es posible? ¿Estamos atrapados entonces?

- No, parece ser que quiere que tomemos una ruta mucho más larga. Es como si quisiera que volviéramos por ella... –murmuró Eskandal.

- Como que la nave quiere. No me importa lo que cueste, pero quiero que hagas funcionar el sistema cuanto antes. No podemos permitirnos un retraso de este tipo. Las cosas se podrían complicar en el Consejo.

- Me temo que solo hay una persona que pueda interactuar con la nave a este nivel... –empezó a sugerir.

- ¿El muchacho? Ya veo. Freya, ha llegado el momento de despertarlo –ordenó Brunilda mirando a la valkiria.

Freya la miró desaprobadora, quería protestar, pero asintió y salió del puente de mando. Sabía que era inevitable. A pesar de todo por lo que había tenido que pasar el chico y su estado actual, parecía que no iba a poder dejarle descansar más, pensó. Desde que lo habían rescatado, justo al final de la batalla, había estado en una especie de estado de shock inconsciente. De tanto en tanto, profería gritos y llamaba a personas. Eva y Raquel fueron los nombres que más pronunciaba con amargura en su voz, siempre con lágrimas en sus ojos. No quería siquiera imaginar que era lo que estaba pasando por su mente. Pero tenía claro que estaba sufriendo mucho. No sabía como reaccionaría cuando lo forzaran a despertar, pero no tenían otra alternativa. Quedaba un largo viaje de regreso a casa y, por lo que intuía, el Gran Padre les había deparado muchas más pruebas a superar...


NOTA DEL AUTOR

Querido lector de Wattpad, si has conseguido llegar hasta aquí no puedo más que agradecerte que hayas tenido el valor y coraje de sobrevivir al despertar y estar listo para unirte a los #MarcadosporOdín.

Si realmente has disfrutado con esta novela y te has quedado con ganas de más, te invito a que te unas a los #MarcadosporOdín y accedas así a todo el universo extendido compuesto actualmente por tres capítulos de bonificación y cerca de 80 contenidos extendidos que no solo amplían la historia, sino que buena parte de ellos prosiguen tras el final del libro relatando los hechos que acaecen entre este y la siguiente entrega de la saga.

Para ello tan solo tienes que ir a nuestra web http://www.lamarcadeodin.com y adquirir el Pase Online en nuestra tienda por 4€.

De esta forma no solo accederás a los nuevos contenidos, sino que me ayudarás para que el segundo libro pueda ser una realidad lo antes posible. No solo eso, cuantos más apoyo tenga nuevos contenidos podremos producir y ofreceros más extras para todos.

Sin más, agradecerte de nuevo haberme dejado compartir contigo el inicio de mi gran sueño de 'La marca de Odín.

Recuerda... Todo está conectado

Xavier Marcé
www.lamarcadeodin.com


La marca de Odín: El despertarDonde viven las historias. Descúbrelo ahora