CAPÍTULO ONCE

1.9K 180 32
                                                  

●◇●◇●◇●◇●◇●◇●

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

●◇●◇●◇●◇●◇●◇●

HAUNTED CAPÍTULO CUATRO ; PARTE DOS

Llevaban un par de horas allí parados, sentados el uno frente al otro. El silencio había dejado de ser incómodo, Savannah se había acostumbrado al zumbido que le provocaba la cercanía del ángel y él no parecía incómodo con su presencia. A veces había levantado la cabeza y se le había encontrado observándola y ella simplemente había sonreído en respuesta.

Había ido a prepararse algo de cena, preguntándole a Castiel si quería algo para caer en la cuenta de lo que le había dicho unas horas antes, sintiéndose completamente ridícula. Cuando volvió se encontró al ángel sacando el teléfono móvil y se sentó de nuevo frente a él, curiosa por saber lo que hacia.

—Voy a llamar a Sam y Dean— dijo mientras parecía rebuscar sus teléfonos en la agenda.

Puso el móvil sobre la mesa y le dio al botón de manos libres.

—Hey, Cas. ¿Va todo bien?— contestó la voz de Sam al otro lado del teléfono.

—Si, todo bien. Sólo estaba buscando otros casos...— "Así que eso es lo que ha estado haciendo durante este rato" Pensó la chica para sí misma. Estaba claro que al ángel no le gustaba quedarse atrás en la acción y parecía frustrado al no haber podido salir con los chicos a la cacería— ...por la zona a la que os dirigís. Aún no he encontrado nada que encaje.

—Hola, chicos— saludó Savannah haciéndoles saber que estaba escuchándoles.

Hey, Savannah—saludó el menor de los Winchester al oír la voz de la cazadora.

Cas, sólo tienes una cosa que hacer ahora, y es curarte— Savannah sonrió al oír la preocupación en la voz de Dean por su amigo—. ¿Entiendes?

—Pero puedo ayudar— se quejó Castiel.

La carcajada de la castaña no tardó en oírse al ver la mueca de niño frustrado que ponía el de la gabardina delante de ella. No iba a quitarle la razón a los Winchester sobre aquello. El aspecto del ángel no tenía ni punto de comparación a cuando había sido preso del hechizo de la bruja, pero aún así estaba claro que aún necesitaba descansar. De vez en cuando le sorprendían ataques de tos, o escalofríos, y Savannah temía por qué el ángel se le echase encima como lo había hecho días atrás.

Castiel por su parte no pudo evitar la sonrisa en su rostro al ver a Savannah riéndose, tratando de taparse la boca para que el sándwich que se estaba comiendo no saliese disparado de la misma.

Sí, claro que puedes, Cas. Pero ahora mismo debes centrarte en ponerte mejor— sentenció Sam, haciendo desaparecer la sonrisa del rostro del ángel—. Esto es un trabajo fácil. No hay problema, así que intenta relajarte. Lee un libro, ponte a ver Netflix...

HAUNTED ▸ SUPERNATURAL #FANDOMAWARDS2K17Donde viven las historias. Descúbrelo ahora