Say me

4.4K 311 23
                                          

Rachel

Las cosas comienzan a mejorar, se que solo a pasado un dia pero ya me siento mejor, esta mañana no me costo trabajo despertarme, al contrario hoy tengo mucha energia.

Esta mañana yo hize el desayuno y cuando mi madre y Alex se levantaron ya estaba la mesa servida.

Despues de desayunar me dirigi a la universidad, con un policia escoltandome igual que ayer.

Al entrar no pude evitar sentirme observada de nuevo, pero era extraño, era como si alguien apuntara a mi cabeza.
Me gire y lo ví. Etan me estaba viendo y se dirigia hacia mi.

-Hola lindura ¿Donde esta tu amigo el gallina?- dijo burlandose.

-¿No crees que ya estas muy grande para ese tipo de comentarios?- interrumpio Jade, salvandome. Me tomo de la mano y me arrastro lejos de ahí.

-Ultimamente estas atrayendo mucho a idiotas como él ¿no lo crees?- me dijo Jade una vez que estuvimos a una distancia considerable.

-Ni que lo digas. ¿Y Jake?-

-No ha llegado aun, aunque despues de lo de ayer no me sorprenderia que faltara algunos dias-

Yo solo asenti y entramos al salon. Es verdad, Jake no tenia muy buen aspecto. Me pregunto que habra ocasionado la pelea.

Mis pensamientos fueron interrumpidos por el profesor. Entonces mire a mi alrededor.

Nathan no vino otra vez. Había inentado llamarle pero nada, es como si hubiera desaparecido de la faz de la tierra.

Poco a poco mis pensamientos conenzaron a divagar hasta llegar al muchacho del cafe. Creo que su nombre era Scott. Me pregunto si estara bien. Tal vez, tal vez ¿debería ir a visitarlo? Me pregunto si no sera raro que me aparesca asi como asi.

-Tierra llamando a Rachel. Tierra llamando a Rachel- era Jade quien movia una mano frente a mi rostro. Ya era hora del receso, se había pasado el tiempo muy rapidamente.

Estabamos a punto de salir del salon para comer, cuando Etan entro por la puerta y se dirigío hacía mi.

-Ahora si no te me escapas- lo escuche murmurar, pero Jade fue mas rapida y me tomo del brazo y me arrastro fuera del salón. De ahí ambas corrimos a los baños, perdiendo asi a Etan, lo unico que pudimos oir fueron las maldiciones que salían de su boca.

-¿Y a ese le pasa?- dijo Jade recuperando el aliento.

-Ni me preguntes que no lose- suspire -¿Crees que tenga algo que ver con la pelea que tuvo con Jake?-

-Nose, pero Jake me dijo que él y Etan ya se conocian desde mucho antes-

-¿Cuando hablaste con Jake?-

-Ah, esque no te dije, el domingo estuvo todo el día en mi casa-

No pude evitar verla con una mirada picara y burlona.

-Asi que estuvieton solos ¿eh?- dije burlandome, aunque yo siempre he pensado que harian bonita pareja.

-¡Maldita! ¡No es lo que crees! ¡Solo somos amigos!- se defendio.

-Si solo fuera eso no te enojarias- me burle mientras observaba como la cara de Jade cambia a color rojo brillante -Ya pues, ya pues, me callo- sonreí y ambas reímos.

Ni la muerte podra tocarteDonde viven las historias. Descúbrelo ahora