Capitulo 44.

66 1 0

Cuando baje del auto, me di cuenta de que, más que nada, estaba enfadada conmigo misma. Lo estaba por ser tan ilusa, por pensar cosas sin sentido, por dejarme llevar por el sentimiento del “amor”; que asco. Sin embargo, estaría almorzando con la familia de Niall, y no quería mostrarme enojada o con malhumor, así que pondría mi mejor ánimo. Cuando cruzamos un camino de piedra que conducía la casa, veo que estamos en una de dos pisos y de madera, muy hogareña y acogedora; sentí que tenía hasta el mismo carácter que Niall: amigable.

-Es la casa de mi hermano.-dice Niall mientras tocaba excesivamente el timbre.- Mi mamá vive en Irlanda, pero está aquí como de vacaciones. Y odia que toque mucho el timbre.-agrega riendo, sin parar de tocar como un maniático el pobre timbre.

A los minutos abre la puerta una mujer con pelo rubio por los hombros, con una hermosa sonrisa como la de Niall. Su cara denotaba fastidio por tener que escuchar sonar así el maldito timbre.

-Supuse que eras tú.- dice mirando a Niall, él sonríe y la abraza.- ¿Cómo estas, mi amor?

-Bien, feliz de verte.- responde Niall.

-Oh, tú debes ser Sam.- dice ignorando a Niall, por lo cual él hizo una mueca graciosa viendo como su madre lo olvidaba. Me observaba como si yo fuera una reliquia de oro.- ¡Que linda eres, Sam! Niall, nunca me habías dicho que tuviera unos ojos tan bellos.

-Mamá, no empieces…

-Oh, gracias.-digo con una sonrisa, mirando a la mamá de Niall.- Un placer conocerla…

-Maura, soy Maura linda.- contesta completando mi oración. Me da un pequeño abrazo y dice-: Vamos, entren.

¿Cómo no sabía el nombre de la mamá de Niall? ¿Tan tonta fui de no preguntarle? Eso hacía que me sienta avergonzada, fue muy descortés de mi parte. Al entrar, veo un amplio living con una chimenea con el fuego encendido, un gran sillón y un televisor; todo estaba en tonalidad beige y marrón, la madera que inundaba la habitación era lo que la hacía tan hogareña. Sentado estaba Greg, el hermano mayor de Niall, mirando un partido de fútbol. A los minutos, veo como Niall se sienta a su lado con algo de comida.

-Hey Greg, ella es Sam.-dice mientras le golpea el hombro, señalándome con la cabeza.

-Hola Sam.- dice mientras se levanta y me tiende la mano.- Soy Greg, un gusto.

-Hola Greg, un placer.-contesto con una sonrisa, estrechándole la mano. Era igual de atractivo que Niall, solo que un poco más adulto.

Maura me indica un pasillo, y me dirijo con ella a la cocina. Había una mesa redonda con un mantel y servilletas en tonalidades de rojo, y en frente una mesada larga en la que Maura estaba terminando de cocinar: ollas y fuentes ocupaban todo el lugar, y un olor inconfundible a comida casera (que me hizo recordar a mi mamá) también.

-Es la comida favorita de Niall: pastel de carne.- dice Maura sacando una fuente del horno.- Bueno, una de las tantas.

-Yo reí ante eso, tenía toda la razón. Luego contesto, con algo de nostalgia-: Mi mamá solía prepararlo.

Maura seguramente debía de saber mi situación, Niall le habría contado; pero sentí que yo también quería darle mi versión. Por lo tanto, apenas levantó la cabeza y dejo de cortar verduras y vio mi cara de tristeza, empecé a contarle todo. Se mostró muy atenta y considerada, aunque quizás ya sabía todo. Ella tampoco se quedó atrás y me contó algunas cosas: lo difícil que es no poder ver a Niall, lo triste que fue verlo partir de casa tan pronto, etcétera. Fue bueno hablar con ella, tenía otra visión de las cosas y me hizo verlas desde otro punto de vista; era una mujer muy sencilla.

El día transcurrió y, sin dudas, la pase genial. Comí riquísimo, Greg y Niall se complotaron y me hicieron reír muchísimo, Maura me mostró fotos de cuando eran pequeños y también vimos algunos videos, y me enteré de que Greg se casará dentro de unos meses; fue una tarde muy entretenida.

A eso de las seis de la tarde, ya era hora de irme. Niall se ofreció a llevarme, ya que mi departamento no quedaba cerca; y yo acepté sin oponerme, no podría irme de otra manera.

-Gracias por todo, Maura.- digo una vez que ya había saludado a Greg.- Tiene el mismo encanto que Niall.

-Gracias mi amor, tú eres una gran persona.- contesta mientras me abraza.- Espero poder verte de nuevo.

Ya en el auto, hablé con Niall sobre los planes de la semana. Él me dijo que tendrían varios asuntos importantes, desde una reunión sobre el tour hasta una firma de autógrafos; y yo le dije que me dedicaría a estudiar, ya que la semana que viene rendía el examen de ingreso. En eso, volví a recordar a Harry, y una sensación de angustia recorrió mi cuerpo. Niall lo notó, y decidió hacer algo al respecto.

-Sam, no te angusties.- empieza a decir, un poco desanimado.-Esto con Harry recién empieza, o quizás aún no empezó, así que tranquila.

-Tienes razón, no sé en qué estoy pensando.- contesto con un suspiro.- Voy a esperar, y voy a intentar no morir de la ansiedad.

-No podrás hacerlo, pero inténtalo. –Dice con una sonrisa.- Solo prométeme que estarás bien.

-Lo estaré, no te preocupes.- termino de decir sonriendo, intentando convencerlo de algo; pero Niall sabía que para mí no sería fácil.

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!